Voz de uno que llora en el desierto – Sermón de San Agustín

Voz de uno que llora en el desierto – Sermón de San Agustín

Voz de uno que llora en el desierto – Sermón de San Agustín

La Iglesia festeja el nacimiento de Juan como un acontecimiento sagrado. Entre nuestros antepasados, no hay ninguno cuyo nacimiento se celebre solemnemente. Festejamos la de Juan, celebramos también la de Cristo: este hecho indudablemente tiene una explicación. Y si no entendemos darlo tan bien, como exige la importancia de esta solemnidad, por lo menos meditémoslo mucho más fecunda y profundamente. Juan nace de una anciana estéril; Cristo nace de una joven virgen.

El padre de João no piensa que logre nacer y se queda mudo; María cree, y Cristo es concebido por la fe. Este es el tema que deseábamos meditar y prometimos abordar. Y si no somos capaces de sondear todas y cada una de las profundidades de tan gran misterio, por carecer de aptitud o de tiempo, Aquel que charla dentro de vosotros, aun en nuestra sepa, os enseñará mejor. Pensáis en él con amor filial, lo habéis recibido en vuestro corazón, os habéis convertido en sus santuarios.

Juan aparecía así como el punto de encuentro entre los 2 Testamentos, el viejo y el nuevo. El mismo Señor lo llama límite cuando afirma: La ley y los profetas hasta Juan Bautista (Lc 16,16). Representa lo viejo y comunica lo nuevo. Por representar el Viejo Testamento, nace de progenitores jubilados; porque anuncia el Nuevo Testamento, es proclamado profeta en el vientre de su madre. De hecho, aun antes de nacer, exultaba de alegría en el seno de su madre, por la llegada de María. Antes de nacer, ya está designado; se revela de quién sería el precursor, antes de ser visto por él. Todas y cada una estas son las restricciones humanas. Al final, nace. Recibe el nombre y la lengua del padre se libera. Relacionemos lo sucedido con el simbolismo de todos estos hechos.

Zacarías se queda mudo y mudo hasta el nacimiento de Juan, el precursor del Señor; solo entonces recobra su voz. ¿Qué significa el silencio de Zacarías? ¿No es el sentido de la profecía que, antes de la predicación de Cristo, se encontraba, en cierta manera, velada, escondida, clausurada? Pero con la llegada de aquel al que se referían, todo se abre y se aclara. Visto que Zacarías recupere su voz en el nacimiento de Juan tiene el mismo significado que la rasgadura del velo del templo en el momento en que Cristo murió en la cruz. Si Juan se anunciara, Zacarías no abriría la boca. El lenguaje se suelta, pues nace el que es la voz. Porque cuando Juan estaba proclamando al Señor, le preguntaron: ¿Quién eres tú? (Jn 1,19). Y él respondió: Soy la voz del que llora en el desierto (Jn 1,23). Juan es la voz; el Señor, sin embargoEn el principio era la palabra (Jn 1,1). João es la voz en el tiempo; Cristo es, desde el comienzo, el Verbo eterno.

Fuente: Liturgia de las Horas

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Santos. Etiquetas: San Juan Bautista.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Voz de uno que llora en el desierto – Sermón de San Agustín
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios