Un científico explica cómo Dios hizo de la Tierra el hogar de la humanidad

(Greg Rakozy | Unsplash.com)

Qué mentira tan convincente difundió la Ilustración. El mundo se dividió repentinamente en dos: el reino de la fe y el reino de la razón. La pequeña brecha entre estos reinos se convirtió en un abismo en manos de los protestantes, que no tenían el Magisterio o la formación filosófica para dar sentido al avance de la ciencia. Mientras que el reino de la fe dio origen al Diseño Inteligente, el reino de la razón produjo innumerables ateos que afirmaban que la ciencia podía proporcionar todas las respuestas.

de Gerard Verschuuren Al principio deshace esta falsa dicotomía no solo para el ateo que no logra explicar por qué estamos aquí, sino también para el cristiano que trata de nadar contra la corriente del descubrimiento científico. Verschuuren es un biólogo especializado en genética humana que también tiene un doctorado en filosofía de la ciencia. Su currículum como científico y hombre de fe le brinda una perspectiva única que los católicos necesitan para resistir la corriente.

Al principio está escrito para el laico que está interesado en entender dónde cae la Fe dentro del espectro del conocimiento. Afortunadamente, para aquellos de nosotros que no tenemos títulos avanzados en ciencias, Verschuuren comienza explicando algunos conceptos básicos, como escalas de tiempo y diferentes técnicas de datación.

Antes de entrar en los aspectos medulares pero fascinantes del universo físico, es necesaria una explicación de las causas primarias y secundarias de Tomás de Aquino, a menudo mal entendidas, porque esta comprensión de dónde se encuentran los seres humanos mortales y el universo finito con respecto a Dios, quien creó tiempo y espacio, es fundamental. Esta distinción de causas es la que nos lleva a un Creador que es amor, tal como se ha revelado en las Escrituras. Él es también la Causa Primaria que no necesita ser esclava de los acontecimientos de las causas secundarias, es decir, la naturaleza. Él sostiene todo lo que existe.

Con una mejor comprensión de la Causa Primaria, Vershuuren explica lo que sucedió después de que Dios creó el Universo de la nada. La regularidad de las leyes físicas de la naturaleza, la precisión de las constantes físicas y el ajuste fino de las coincidencias antrópicas apuntan a un Legislador. El autor desarrolla estos argumentos al presentar ideas opuestas de aleatoriedad y principios antrópicos débiles y fuertes, todos los cuales intentan explicar por qué el universo es perfecto para que exista vida en la Tierra.

Luego, Verschuuren aborda la noción de caos en el capítulo titulado “La evolución del universo”. Afirma que lo que muchos llaman caótico es a gran escala simplemente probable: “Mientras que un solo evento aleatorio puede no ser predecible, el comportamiento agregado de los eventos aleatorios sí lo es”. Los científicos no pueden explicar la previsibilidad de esta aleatoriedad llamándola “ciega” y “sin memoria ni favoritos”. Sin embargo, como católicos, una vez que salimos de las causas secundarias, de las que se ocupa la ciencia, podemos ver la mano de la Divina Providencia. Si bien esta creencia en la Divina Providencia no hará que la aleatoriedad sea más predecible, podemos esperar que los científicos prueben la aleatoriedad estadística.

La serie de eventos aleatorios que formaron la Tierra preparó una atmósfera para que florecieran y se multiplicaran las formas de vida basadas en el carbono. ¿Cómo podría Dios seguir estando a cargo si hay tanta aleatoriedad? El autor cita a William Carrol para responder a esta pregunta: Santo Tomás de Aquino “argumenta que Dios hace que los eventos casuales y aleatorios sean los eventos casuales y aleatorios que son, tal como hace que los actos libres de los seres humanos sean actos libres”.

Finalmente, en la segunda mitad del libro, Verschuuren ahonda en la pregunta de por qué llegó la vida a la Tierra. Presenta las tres explicaciones comunes y expone cada una de ellas: 1) la ley estadística de los grandes números lo hizo posible; 2) la intervención divina de Dios se encargó de ello; y 3) las leyes de la naturaleza lo hicieron posible.

Este capítulo, sin duda, fue la sección más interesante del libro para mí, ya que la afirmación de la Iglesia Católica de que la fe y la razón no se oponen entre sí fue una de las principales razones por las que me hice católico. Como ateo, por inexplicable que fuera, me suscribí a la primera opción: que la vida tal como la conocemos surgió a través de coincidencias y azares, como los monos golpeando al azar las máquinas de escribir para producir las obras de Shakespeare. No hace falta decir que la posibilidad de que ocurra un evento tan improbable es un intento desesperado de evitar otras explicaciones.

La segunda explicación se propaga como la Teoría del Diseño Inteligente, que argumenta que Dios guió activamente el proceso de evolución a través de intervenciones divinas periódicas. La teoría de la “complejidad irreductible” ha atraído a muchos en los círculos cristianos. Sin embargo, hay objeciones a la irreductibilidad de esta complejidad ya la inteligencia de este diseño. La teoría del DI reduce a Dios a una causa secundaria que necesita intervenir periódicamente para arreglar lo que ha puesto en marcha. Sin una distinción adecuada entre las causas primarias y secundarias, los teóricos del DI no logran comprender que Dios no necesita seguir dando cuerda al reloj. Verschuuren cita a Santo Tomás: “El mismo efecto no se atribuye a una causa natural y al poder divino de tal manera que sea en parte hecho por Dios y en parte por el agente natural; más bien, es hecho enteramente por ambos, de una manera diferente” (suma contra gentiles, 3, 70, 8).

La tercera opción, afirma Verschuuren, ofrece el escenario más satisfactorio al tomar el diseño en serio y permitir que la aleatoriedad funcione dentro del diseño. Eventos aleatorios como extinciones masivas, edades de hielo, erupciones volcánicas, composición de la atmósfera e impactos de meteoritos contribuyeron eventualmente al amanecer de la humanidad. Una vez que el Planeta Tierra se convirtió en el hogar perfecto para los seres humanos, apareció una nueva forma de vida que no se parecía a ninguna otra. El autor describe las cinco facultades que distinguen al ser humano: el lenguaje, la racionalidad, la moralidad, la autoconciencia y la autotrascendencia. Estas facultades no pueden explicarse suficientemente en términos científicos.

Verschuuren concluye este capítulo con una analogía visual de lo que él llama el Diseño Cósmico: “El camino hacia la humanidad es un proceso que serpentea como un río. Por un lado, sigue un camino coincidente y aleatorio. Por otro lado, a pesar de su fluir sinuoso, también se mueve en una dirección específica, dirigida por un camino de menor resistencia… En otras palabras, la evolución sigue el camino de menor resistencia en el paisaje del diseño cósmico” (131- 132). Esta analogía proporciona una alternativa a la evolución caótica atea y al Dios incompetente de la teoría del diseño inteligente. Aquí podemos imaginarnos en nuestras mentes finitas cómo la Causa Primaria puede haber dirigido el curso del mundo natural para que Su amor pueda ser presenciado.

Al principio explica la evolución del universo y del Planeta Tierra usando términos simples para que los católicos puedan ver que la Causa Primaria está más allá de las causas secundarias de las que se ocupa la ciencia. Este es un libro para personas que tienen que capear las preguntas de los ateos o partidarios de la identificación. Dentro de sus páginas, el católico puede confiar en la rica filosofía y teología de los santos que nos recuerdan que la fe y la razón trabajan juntas: “La ciencia siempre crea una realidad fragmentada que solo la religión puede unir” (90).

En el principio: un científico católico explica cómo Dios hizo de la Tierra nuestro hogarPor Gerard Verschuuren, Ph.D.Sophia Institute Press, 2019