Trigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario – Dios No Es

Trigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario – Dios No Es

Trigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario – Dios no es Dios de fallecidos, sino de vivos – San Lucas 20, 27-38 – 10 de noviembre de 2019

27. Unos saduceos, que niegan la resurrección, se aproximaron a Jesús y le solicitaron: 28. él, y dale simiente a su hermano. 29. Ahora bien, había siete hermanos, el primero de los cuales tomó una esposa, pero murió sin hijos. 30. El segundo se casó con ella, pero él asimismo murió sin hijos. 31. Entonces el tercero se casó con ella. Y de esta forma sucesivamente los siete, que fallecieron sin dejar hijos. 32. Al final, la mujer también murió. 33. En la resurrección, ¿de quién será ella mujer? Pues los siete la tuvieron por mujer.”* 34 Jesús respondió: “Los hijos de este planeta se casan y se dan en matrimonio, 35 pero los que van a ser juzgados dignos del siglo venidero y de la resurrección de los muertos no tendrán ni mujer ni mujer marido. 36. Nunca pueden morir, pues son iguales a los ángeles y son hijos de Dios, pues han resucitado. 37. Por otra parte, que los fallecidos resucitarán es lo que reveló Moisés en el pasaje de la zarza ardiente (Ex 3,6), llamando al Señor: Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob. 38. Ahora bien, Dios no es Dios de muertos, sino más bien de vivos; pues todos viven para él”. Fuente – Biblia Católica En línea

“Con los corazones unidos en el cariño y la esperanza, celebramos la presencia del Señor en la mitad de nosotros. Él es el Dios de la vida y el Padre de cada uno de los que formamos su familia. Le damos gracias por permitirnos vivir para él y por ofrecernos la seguridad de la resurrección en Cristo, la vida en plenitud que todos anhelamos y que nos encontramos llamados a promover en nuestra vida diaria, con obras y expresiones”. (Liturgia día tras día)

El padre Víctor Silva Almeida Filho dijo que “la El interrogante de los saduceos a Jesús se apoya en la ley judía del levirato, que procuraba proteger a la viuda (Deuteronomio 25:5-10). En el momento en que el hombre muere sin dejar hijos, su hermano debe tomar a su mujer para cuidarla y también engendrar descendencia. Entonces, “en la resurrección, ¿de quién va a ser mujer la mujer?” Esta pregunta dibuja un imaginario erróneo de la resurrección como repetición de esta vida, anulando la noticia que la resurrección crea, genera, por el momento no regida por leyes físicas o biológicas, sino por el cariño de Dios del que participa la criatura resucitada”.

El padre Paulo Ricardo mencionó que “la relación entre marido y mujer, como tal, no subsistirá en el cielo, aunque los que en este planeta estaban unidos por los nudos del matrimonio permanecerán unidos en la patria celestial por los lazos mucho más firmes y duraderos del caridad. En el cielo, en otras palabras, todos van a estar unidos entre sí por el cariño fraterno ahora Dios, nuestro Amado, por la gloria y la visión beata. Por consiguiente, el hecho de que en el Paraíso no existan lazos conyugales, no es motivo de desánimo, ya que allí habrá pasado toda figura temporal, y se realizarán las bodas eternas entre las ánimas y el Cordero Santo…”.

El Padre Guido Mottinelli explicó: “Cuando pensamos en la Resurrección final, no podemos concebir en absoluto la vida eterna como una continuación de la composición terrenal, con días y noches, alegrías y tristezas, círculo de amigos, ambiente familiar, últimos días de la semana programados, etc. Es verdad que en el mucho más allí, como dice la liturgia eucarística, “nadie padecerá más, nadie llorará mucho más, absolutamente nadie estará triste”. Vamos a recibir la recompensa por todo cuanto conseguimos sembrar y cosechar bien en la tierra. La victoria de Jesús sobre la muerte va a ser asimismo nuestra victoria para la vida eterna.

“Los saduceos, que no creían viable probar la resurrección de las Escrituras, idean una historia para avergonzar a Jesús sobre este tema. El Profesor aclara que la resurrección es una situación completamente distinta a la vida que poseemos en este planeta, ya que no está sosten a las leyes de la sociedad ni de la biología. Dios es el Dios de los vivos y nos quiere siempre y en todo momento vivos, en esta vida y en la venidera”. (Liturgia diaria)

Conclusión:

“En el texto de el día de hoy, Jesús busca aclarar el sentido de la resurrección, que no debe comprenderse como la reanimación de un cadáver o la prolongación de la existencia presente. La verdad después de la muerte no va a ser una pura reiteración de la experiencia terrenal ni estará sosten a leyes físicas o biológicas”. (Padre Nilo Luza)

Oración: (Del Padre Reginaldo Manzotti)

¡Jesús resucitado, quita las piedras de mi sendero!

Oh Dios de enorme misericordia e sin limites bondad, por las gloriosas Santas Llagas de tu Hijo, vengo a implorarte que quites esta piedra que tanto perturba mi vida espiritual y temporal y que me aleja de Ti:

(Dime cuál es el problema a superar)

Jesús Resucitado, por Tus gloriosas Santas Llagas, clamo por Tu clemencia y el poder de la Resurrección. Quita estas piedras del camino.

Señor Jesucristo que habiendo resucitado de entre los muertos nos abriste las puertas de la eternidad, espanta las tinieblas, la discordia, el conflicto y quita las piedras de mi camino, de mi familia y de mi entorno laboral.

Señor Jesús, al enseñarle Tus gloriosas Santas Llagas a Tomás y mencionarle que tocara Tu costado abierto, lo sanaste de su incredulidad. Te pido, Señor, que me dejes refugiarme en Tus Santas Llagas y, por los méritos de estos signos de Tu amor, sanar mi falta de fe.

Jesús resucitado, en el poder de tu Resurrección, clamo tu misericordia por esta causa:

(Solicita tu deseo)

¡Jesús resucitado, quita las piedras del sendero!

Jesús Resucitado, en Tus gloriosas Santas Llagas, de infinita misericordia, reclamo Tu poder.

Amén.

Jane Amábile – Con. Divino Espíritu Beato

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Reflejo de la Palabra. Etiquetas: Trigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Trigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario – Dios No Es
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios