Texto completo: Discurso del Papa Francisco en un encuentro interreligioso en la Llanura de Ur

El Papa Francisco asiste a una reunión interreligiosa en la Llanura de Ur, Irak, el 6 de marzo de 2021. (Crédito: Colm Flynn/CNA).

Ur, Irak, 6 de marzo de 2021 / 03:25 am (CNA).- Aquí está el texto completo preparado del discurso del Papa Francisco en una reunión interreligiosa, pronunciado el 6 de marzo de 2021 en la Llanura de Ur, Irak.

Queridos hermanos y hermanas, este bendito lugar nos devuelve a nuestros orígenes, a las fuentes de la obra de Dios, al nacimiento de nuestras religiones. Aquí, donde vivió Abraham nuestro padre, parece que hemos regresado a casa. Fue aquí donde Abraham escuchó el llamado de Dios; desde aquí emprendió un viaje que cambiaría la historia. Somos los frutos de ese llamado y de ese camino. Dios le pidió a Abraham que levantara los ojos al cielo y contara sus estrellas (cf. Gn 15,5). En esas estrellas vio la promesa de su descendencia; nos vio Hoy nosotros, judíos, cristianos y musulmanes, junto con nuestros hermanos y hermanas de otras religiones, honramos a nuestro padre Abraham haciendo como él: miramos al cielo y caminamos por la tierra.

1. Miramos hacia el cielo. Miles de años después, cuando miramos hacia el mismo cielo, aparecen esas mismas estrellas. Iluminan las noches más oscuras porque brillan juntas. El cielo imparte así un mensaje de unidad: el Todopoderoso arriba nos invita a no separarnos nunca de nuestro prójimo. La alteridad de Dios nos orienta hacia los demás, hacia nuestros hermanos y hermanas. Sin embargo, si queremos preservar la fraternidad, no debemos perder de vista el cielo. Que nosotros, los descendientes de Abraham y los representantes de las diversas religiones, sintamos que, sobre todo, tenemos este papel: ayudar a nuestros hermanos y hermanas a elevar la mirada y la oración al cielo. Todos necesitamos esto porque no somos autosuficientes. El hombre no es omnipotente; no podemos hacerlo por nuestra cuenta. Si excluimos a Dios, terminamos adorando las cosas de esta tierra. Los bienes mundanos, que llevan a tantas personas a despreocuparse de Dios y de los demás, no son la razón por la que caminamos por la tierra. Alzamos los ojos al cielo para levantarnos del fondo de nuestra vanidad; servimos a Dios para ser liberados de la esclavitud de nuestros egos, porque Dios nos insta a amar. Esta es la verdadera religiosidad: adorar a Dios y amar al prójimo. En el mundo de hoy, que muchas veces olvida o presenta imágenes distorsionadas del Altísimo, los creyentes estamos llamados a dar testimonio de su bondad, a mostrar su paternidad a través de nuestra fraternidad.

Desde este lugar donde nació la fe, desde la tierra de nuestro padre Abraham, afirmemos que Dios es misericordioso y que la mayor blasfemia es profanar su nombre odiando a nuestros hermanos. La hostilidad, el extremismo y la violencia no nacen de un corazón religioso: son traiciones a la religión. Los creyentes no podemos callarnos cuando el terrorismo abusa de la religión; de hecho, estamos llamados sin ambigüedades a disipar todos los malentendidos. ¡No permitamos que la luz del cielo sea eclipsada por las nubes del odio! Nubes oscuras de terrorismo, guerra y violencia se han acumulado sobre este país. Todas sus comunidades étnicas y religiosas han sufrido. En particular, me gustaría mencionar a la comunidad yazidi, que ha llorado la muerte de muchos hombres y ha sido testigo de miles de mujeres, niñas y niños secuestrados, vendidos como esclavos, sometidos a violencia física y conversiones forzadas. Hoy oremos por los que han soportado estos sufrimientos, por los que todavía están dispersos y secuestrados, para que pronto puedan volver a casa. Y oremos para que la libertad de conciencia y la libertad de religión sean reconocidas y respetadas en todas partes; estos son derechos fundamentales, porque nos hacen libres para contemplar el cielo para el que fuimos creados.

Cuando el terrorismo invadió el norte de este amado país, destruyó sin sentido parte de su magnífico patrimonio religioso, incluidas las iglesias, los monasterios y los lugares de culto de varias comunidades. Sin embargo, incluso en ese momento oscuro, algunas estrellas siguieron brillando. Pienso en los jóvenes voluntarios musulmanes de Mosul, que ayudaron a reparar iglesias y monasterios, construyendo amistades fraternales sobre los escombros del odio, y en los cristianos y musulmanes que hoy restauran juntos mezquitas e iglesias. El profesor Ali Thajeel también habló del regreso de los peregrinos a esta ciudad. Es importante hacer peregrinaciones a los lugares santos, porque es la señal más hermosa en la tierra de nuestro anhelo del cielo. Amar y proteger los lugares santos, por tanto, es una necesidad existencial, en memoria de nuestro padre Abrahán, que en varios lugares elevaba al cielo altares del Señor (cf. Gn 12,7.8; 13,18; 22,9). ¡Que el gran Patriarca nos ayude a hacer de nuestros respectivos lugares sagrados oasis de paz y encuentro para todos! Por su fidelidad a Dios, Abraham se convirtió en bendición para todos los pueblos (cf. Gn 12,3); que nuestra presencia aquí hoy, siguiendo sus huellas, sea un signo de bendición y esperanza para Irak, para Oriente Medio y para el mundo entero. El cielo no se ha cansado de la tierra: ¡Dios ama a cada pueblo, a cada uno de sus hijos e hijas! No nos cansemos nunca de mirar hacia el cielo, de mirar hacia esas mismas estrellas que en su día contempló nuestro padre Abraham.

2. Viajamos en la tierra. Para Abraham, mirar al cielo, más que ser una distracción, era un aliciente para caminar en la tierra, para emprender un camino que, a través de su descendencia, lo llevaría a todo tiempo y lugar. Todo empezó desde aquí, con el Señor que lo sacó de Ur (cf. Gn 15,7). El suyo fue un viaje hacia el exterior, uno que involucró sacrificios. Abraham tuvo que dejar su tierra, hogar y familia. Sin embargo, al renunciar a su propia familia, se convirtió en padre de una familia de pueblos. También nos sucede algo similar: en nuestro propio camino, estamos llamados a dejar atrás aquellos lazos y ataduras que, al mantenernos encerrados en nuestros propios grupos, nos impiden acoger el amor desbordante de Dios y ver a los demás como hermanos y hermanas. Necesitamos ir más allá de nosotros mismos, porque nos necesitamos unos a otros. La pandemia nos ha hecho darnos cuenta de que “nadie se salva solo” (Fratelli tutti, 54). Aún así, la tentación de alejarse de los demás es interminable, pero al mismo tiempo sabemos que “la noción de ‘sálvese quien pueda’ degenerará rápidamente en una situación de todos contra todos que sería peor que cualquier pandemia” ( ibíd., 36). En medio de las tempestades que estamos experimentando actualmente, tal aislamiento no nos salvará. Tampoco lo hará una carrera armamentista o la construcción de muros que sólo nos harán más distantes y agresivos. Ni la idolatría del dinero, que nos encierra en nosotros mismos y crea abismos de desigualdad que engullen a la humanidad. Tampoco nos puede salvar el consumismo, que adormece la mente y embota el corazón.

El camino que el cielo señala para nuestro camino es otro: el camino de la paz. Exige, especialmente en medio de la tempestad, que rememos juntos en el mismo lado. Es vergonzoso que, mientras todos hemos sufrido la crisis de la pandemia, especialmente aquí, donde los conflictos han causado tanto sufrimiento, cada uno deba preocuparse simplemente por sus propios asuntos. No habrá paz sin participación y aceptación, sin una justicia que asegure la equidad y el progreso de todos, comenzando por los más vulnerables. No habrá paz a menos que los pueblos tiendan la mano a otros pueblos. No habrá paz mientras veamos a los demás como ellos y no como nosotros. No habrá paz mientras nuestras alianzas sean contra otros, porque las alianzas de unos contra otros solo aumentan las divisiones. La paz no exige vencedores o perdedores, sino hermanos y hermanas que, a pesar de todos los malentendidos y heridas del pasado, transitan del conflicto a la unidad. Pidámoslo orando por todo el Medio Oriente. Aquí pienso especialmente en la vecina Siria devastada por la guerra.

El Patriarca Abraham, que hoy nos reúne en la unidad, fue un profeta del Altísimo. Una antigua profecía dice que los pueblos “convertirán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces” (Is 2, 4). Esta profecía no se ha cumplido; por el contrario, espadas y lanzas se han convertido en proyectiles y bombas. ¿Desde dónde, entonces, puede comenzar el camino de la paz? De la decisión de no tener enemigos. Cualquiera que tenga el coraje de mirar las estrellas, cualquiera que crea en Dios, no tiene enemigos contra los que luchar. Él o ella tiene un solo enemigo al que enfrentarse, un enemigo que está a la puerta del corazón y llama para entrar. Ese enemigo es el odio. Mientras unos tratan de tener enemigos más que de ser amigos, mientras que muchos buscan su propio provecho a costa de los demás, el que mira a las estrellas de la promesa, el que sigue los caminos de Dios, no puede ser contra alguien, sino a favor de todos. . No pueden justificar ninguna forma de imposición, opresión y abuso de poder; no pueden adoptar una actitud de beligerancia.

Queridos amigos, ¿es todo esto posible? El padre Abraham, que supo esperar contra toda esperanza (cf. Rm 4, 18), nos anima. A lo largo de la historia, con frecuencia hemos perseguido metas que son demasiado mundanas y que hemos recorrido por nuestra cuenta, pero con la ayuda de Dios, podemos cambiar para mejorar. Nos corresponde a nosotros, la humanidad de hoy, especialmente a nosotros, creyentes de todas las religiones, convertir los instrumentos del odio en instrumentos de paz. Nos corresponde a nosotros apelar firmemente a los líderes de las naciones para que la creciente proliferación de armas deje paso a la distribución de alimentos para todos. Nos corresponde a nosotros silenciar las acusaciones mutuas para hacer oír el grito de los oprimidos y desechados de nuestro mundo: ¡demasiadas personas carecen de alimentos, medicinas, educación, derechos y dignidad! A nosotros nos corresponde arrojar luz sobre las turbias maniobras que giran en torno al dinero y exigir que el dinero no acabe siempre y solo reforzando el lujo desenfrenado de unos pocos. Depende de nosotros preservar nuestra casa común de nuestros objetivos depredadores. Nos corresponde a nosotros recordarle al mundo que la vida humana tiene valor por lo que es y no por lo que tiene. ¡Que la vida de los no nacidos, los ancianos, los migrantes y los hombres y mujeres, cualquiera que sea el color de su piel o su nacionalidad, sea siempre sagrada y cuente tanto como la vida de todos los demás! A nosotros nos toca tener el valor de levantar los ojos y mirar las estrellas, las estrellas que vio nuestro padre Abraham, las estrellas de la promesa.

El viaje de Abraham fue una bendición de paz. Sin embargo, no fue fácil: tuvo que enfrentar luchas e imprevistos. También nosotros tenemos un camino duro por delante, pero como el gran Patriarca, necesitamos dar pasos concretos, ponernos en camino y buscar el rostro de los demás, compartir memorias, miradas y silencios, historias y vivencias. Me llamó la atención el testimonio de Dawood y Hasan, un cristiano y un musulmán que, impertérritos ante las diferencias entre ellos, estudiaron y trabajaron juntos. Juntos construyeron el futuro y se dieron cuenta de que son hermanos. Para avanzar, también necesitamos lograr algo bueno y algo concreto juntos. ¡Este es el camino, especialmente para los jóvenes, que no deben ver truncados sus sueños por los conflictos del pasado! Es urgente enseñarles la fraternidad, enseñarles a mirar las estrellas. Esta es una verdadera emergencia; será la vacuna más eficaz para un futuro de paz. ¡Para ustedes, queridos jóvenes, son nuestro presente y nuestro futuro!

Solo con los demás se pueden curar las heridas del pasado. Rafah nos contó el heroico ejemplo de Najy, de la comunidad sabean mandean, que perdió la vida en un intento por salvar a la familia de su vecino musulmán. ¡Cuántas personas aquí, en medio del silencio y la indiferencia del mundo, han emprendido caminos de fraternidad! Rafah también nos habló de los indecibles sufrimientos de la guerra que obligó a muchos a abandonar su hogar y su país en busca de un futuro para sus hijos. Gracias, Rafah, por haber compartido con nosotros tu firme determinación de quedarte aquí, en la tierra de tus padres. Que aquellos que no pudieron hacerlo y tuvieron que huir, encuentren una amable acogida, como corresponde a los que son vulnerables y sufren.

Precisamente a través de la hospitalidad, un rasgo distintivo de estas tierras, Abraham fue visitado por Dios y le dio el don de un hijo, cuando parecía que toda esperanza había desaparecido (cf. Gn 18, 1-10). Hermanos y hermanas de diferentes religiones, aquí nos encontramos en casa, y desde aquí, juntos, queremos comprometernos a cumplir el sueño de Dios de que la familia humana se haga hospitalaria y acogedora con todos sus hijos; que mirando al mismo cielo, caminará en paz por la misma tierra.

Fotografías en texto cortesía de Vatican Media.