Siete últimas palabras desde la cruz: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”

Detalle de “Cristo en la cruz con María y San Juan” (c. 1457-1460) de Rogier van der Weyden [WikiArt.org]

Los “tratos” más importantes de la historia se concretaron en el Calvario a través de unos intercambios verdaderamente admirables, redundando siempre en beneficio del creyente individual. Esto es especialmente cierto en nuestra presente reflexión.

La Madre de Cristo es entregada al cuidado del Discípulo Amado. Superficialmente, parece que Jesús simplemente está asegurando el bienestar de Su Madre después de Su muerte. Sin embargo, una mirada más atenta sugiere que el discípulo es el que realmente está siendo cuidado.

A lo largo del Nuevo Testamento encontramos referencias a María. De hecho, en cada coyuntura clave en la vida de Nuestro Señor, vemos a María en el horizonte. Cuando Dios comenzó su plan para nuestra redención, envió a Nazaret un ángel, quien saludó a una mujer como “muy favorecida” o “llena de gracia” para ser la compañera humana en esta tarea divina (cf. Lucas 1:28).

Cuando el Niño nació en Belén, vino a nuestro mundo no del cielo sino del vientre de la Virgen María (cf. Lc 2, 7). Cuando el Niño fue presentado al Todopoderoso en el Templo de Jerusalén el cuadragésimo día, el anciano profeta Simeón destacó a su Madre María para una mención especial como mujer destinada a ser la Madre de los Dolores (cf. Lc 2,35). Doce años más tarde, después de otra visita al Templo, el Niño Jesús volvió con su Madre y su padre adoptivo a Nazaret y se sometió a ellos (cf. Lc 2,51).

Fue María quien empujó a su Hijo a la acción en Caná para realizar su primer milagro, lanzándolo a su ministerio público (cf. Jn 2, 3s). Y fue María la que estuvo a su lado al pie de la cruz y fue entregada a Juan como Madre de la Iglesia (cf. Jn 19, 25s), para usar la hermosa frase del Papa Pablo VI. Finalmente, mientras la Iglesia esperaba nacer en el Cenáculo, mientras los discípulos oraban por el don de Pentecostés del Espíritu, Lucas nos dice que María estaba en medio de ellos (cf. Hch 1,14).

Tres pasajes de origen juanino merecen ser ponderados con mayor profundidad, dos de ellos ya apuntados de pasada. Los comentaristas bíblicos más serios están de acuerdo en que Juan tiene la teología y el estilo literario más desarrollados de todos los escritores del Nuevo Testamento. La estructura del Evangelio de Juan es una obra maestra en la que incluso la disposición del material y la presentación de ciertas personas hacen avanzar la agenda teológica.

Por ejemplo, el “discípulo amado” deliberadamente anónimo se considera generalmente como un símbolo del cristiano ideal en cada época que permanece con Jesús hasta el final, y más allá. Otra figura de prominencia, sin embargo, es la Madre del Señor, que aparece solo dos veces (sin nombre también y simplemente llamada por su Hijo como “mujer” – para establecer la conexión entre ella y la mujer original, la madre de todos los vivientes, en Génesis).

El ministerio terrenal del Señor terminó en el Calvario con el Discípulo Amado y la “mujer” puestas en una relación única entre sí por el Cristo moribundo. Al discípulo amado, representante de todo cristiano comprometido, en ese momento le fue dada la Madre de Cristo para ser su propia madre. La maternidad física de María se amplió así para incluir ahora una maternidad espiritual de la Iglesia, los hermanos y hermanas de su Hijo. Así como ella trajo el Cuerpo físico de Cristo al mundo, ahora desempeñaría un papel en nombre de Su Cuerpo místico, la Iglesia. Mary no pidió este papel; era nada menos que el último deseo de su divino Hijo para ella y para su Iglesia.

El tema de la mujer que es la Madre de la Iglesia alcanza su clímax en Apocalipsis 12. Los lectores se quedan cortos al tratar de desentrañar el simbolismo. ¿La mujer, en labor de parto, es María o la Iglesia? El autor de Apocalipsis fue un escritor tan hábil que ambas interpretaciones son posibles, y probablemente ambas sean intencionadas. Los católicos ven los paralelos como más que una feliz coincidencia, ya que los roles de María y la Iglesia se cruzan en muchos puntos.

La clase de 1954 de la Universidad de Seton Hall erigió un santuario a la Santísima Madre como regalo de graduación durante ese Año Mariano. Siendo un joven seminarista, pasándolo todos los días más de una década después, me llamó la atención la devoción simple, varonil pero profunda de la inscripción: Filii ad Matrem (“Hijos de la Madre”). Eso capta la esencia de una consideración sana y bíblica por la Madre de Dios, porque une todos los ingredientes necesarios: el Hijo, la Madre, la Iglesia del Hijo que comparte Su Madre.

Cuando el Discípulo accedió a “cuidarla”, se hizo a sí mismo (y a todos los que lo sucederían como discípulos) un favor mucho mayor que el que le hizo a ella. En el designio de la Providencia, su acción se convirtió en la ocasión para unir inseparablemente al Hijo con sus hermanos y hermanas, todos los cuales pueden reclamar una Madre común, “que ocupa un lugar en la Iglesia que es el más alto después de Cristo y también el más cercano para nosotros” (lumen gentium, n. 54).

(Nota del editor: Esta es la tercera de siete reflexiones del P. Stravinskas sobre las siete últimas palabras, antes del Viernes Santo. Originalmente se predicaron el Viernes Santo de 2017 en el “Tre Ore” en la Iglesia de los Santos Inocentes, Manhattan).

• “Las Siete Últimas Palabras desde la Cruz: ‘Padre, perdónalos…’” (23 de marzo de 2018)• “Las Siete Últimas Palabras desde la Cruz: ‘Hoy estarás Conmigo en el paraíso’” (24 de marzo de 2018)

“Cristo en la cruz con María y San Juan” (c. 1457-1460) de Rogier van der Weyden [WikiArt.org]