Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario – Amad a vuestros enemigos

Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario – Amad a vuestros enemigos

Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario – Amad a vuestros contrincantes – San Lucas 6, 27-38 – 24 de febrero de 2019

“27 Les digo a vosotros que me escucháis: amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os detestan, 28. Bendecid a los que os maldicen y orad por los que os agravian. 29. Al que te pegue en una mejilla, ofrécele asimismo la otra. Y cualquier persona que tome tu manto, no impida que tome también tu túnica. 30. Da a todo el que te pida; y al que toma lo tuyo, no lo reclames. 31. Lo que deseéis que les hagan los hombres, hacedlo también con ellos.* 32. Si amáis a los que les aman, ¿qué recompensa mereceis? Los pecadores también aman a los que los adoran. 33. Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué recompensa tenéis? Porque también los pecadores. 34. Si prestas a esos de quienes esperas recibir, ¿qué recompensa mereces? Asimismo los pecadores prestan a los pecadores, a fin de que reciban lo mismo. 35. Por el contrario, amad a nuestros contrincantes, haced el bien y prestad, sin esperar nada de esto. Y vuestra recompensa va a ser grande, y vais a ser hijos del Altísimo, porque él es bondadoso con los desagradecidos y pésimos. 36 Sed misericordiosos, como tu Padre es misericordioso. 37. No juzguéis, y no vais a ser juzgados; No condenes y no seras condenado; Perdona, y vas a ser perdonado; 38. dad, y se os dará. Una decisión correcta será puesta en vuestro regazo, llena, apretada y rebosante, pues con la misma medida con que midáis, vais a ser medidos también”. Fuente: Biblia Ave María

“Bendito sea el Señor bondadoso y compasivo, celebremos la Eucaristía, memorial de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. En él, estamos invitados a presenciar el cariño misericordioso de Dios y reflejar este amor con nuestra vida, superando el espíritu de odio y venganza para ofrecer paso al perdón y la amabilidad”. (Liturgia diaria)

El Papa Retirado Benedicto XVI explicó: “El Evangelio de este domingo tiene dentro una de las expresiones mucho más típicas y capaces de la predicación de Jesús: “Amad a nuestros enemigos” (L.c. 6, 27). Está tomado del Evangelio de Lucas, pero asimismo se encuentra en Mateo (5,44), en el contexto del discurso programático que se abre con las reconocidas “Bienaventuranzas”. Jesús lo pronunció en Galilea, al comienzo de su historia pública: prácticamente una “declaración” presentada a todos, con la que solicitaba a sus discípulos que se adhirieran, proponiéndoles en términos radicales su modelo de vida. Pero, ¿cuál es el significado de esta palabra tuya? ¿Por qué Jesús pide querer a los contrincantes, esto es, un amor que supere las habilidades humanas? (18 de febrero de 2007)

El Papa Francisco lo ha dicho de esta manera: “Jesús no quiere ofrecer un nuevo orden civil, sino más bien el mandamiento del amor al prójimo, que incluye también el cariño a los contrincantes: “Amad a nuestros contrincantes y orad por los que les persiguen” (v. 44). ). Y esto no es fácil. Esta palabra no debe interpretarse como aprobación del mal hecho por el enemigo, sino como una invitación a una perspectiva superior, a una perspectiva generosa, semejante a la del Padre celestial, que —afirma Jesús— “hace salir su sol sobre el malos y buenos, y la lluvia cae sobre justos y también injustos» (v. 45). De hecho, el enemigo es asimismo un individuo humana, construída como tal a imagen de Dios, si bien el día de hoy esta imagen esté oscurecida por una conducta indigna”. (19 de febrero de 2017)

El padre Guido Mottinelli enseñó: “Cuando Jesús enseña a “amar a nuestros contrincantes”, muestra que la convidación es a ser misericordiosos, como el Padre es misericordioso con nosotros. Si, por una parte, necesitamos ser contemplados por la misericordia divina, singularmente en el instante del arrepentimiento y de la buena resolución que preceden al sacramento de la confesión, por otro lado descubrimos, cada vez más, el valor del perdón del Padre, que nos lleva a fortalecer la debilidad humana, con buena voluntad y compromiso desprendido”.

Conclusión:

“El cariño de quien cree en Jesús no puede ponerse un límite a personas del mismo círculo familiar o de amistad: “Si sólo saludas a tus hermanos, ¿qué estás haciendo bastante?”. Sería incompleto y estaría alejadísimo del modelo de amor que es el mismo Dios. Su amor es universal; No hace distinción de personas, cultura o credo. A todos, sin salvedad, Dios les da las ventajas del sol, de la lluvia y de toda la naturaleza”. (Día a Día – Ed. Paulus)

Oración:

“Que la Virgen María nos ayude a seguir a Jesús por este sendero exigente, que exalta realmente la dignidad humana y nos hace vivir como hijos de nuestro Padre que está en los cielos. Ayúdanos a practicar la paciencia, el diálogo, el perdón, ya ser artesanos de comunión y fraternidad en nuestra vida cotidiana, singularmente en nuestra familia”. (Papa Francisco)

Jane Amábile – Con. Divino Espíritu Beato

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Reflejo de la Palabra. Etiquetas: Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario – Amad a vuestros enemigos
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios