NOTICIAS

Salmo 32: El gozo del perdón

Detalle de “La penitencia de David” de los hermanos Limbourg (c 1390 – 1415) [Wikipedia]

Nota del editor: Este es el segundo ensayo de una serie sobre Los Siete Salmos Penitenciales. Una lista completa de los ensayos se encuentra al final de este ensayo.

Salmo de David1 Bienaventurado aquel cuya transgresión es perdonada,cuyo pecado es cubierto.

2 Bienaventurado el varón a quien el Señor no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño.

3 Cuando no declaré mi pecado, mi cuerpo se consumió en mi gemir todo el día.

4 Porque de día y de noche tu mano se agravó sobre mí; mi fuerza se secó como por el calor del verano.

5 Te reconocí mi pecado, y no oculté mi iniquidad; dije: “Confesaré mis transgresiones al Señor”, entonces tú perdonaste la culpa de mi pecado.

6 Por tanto, que todo el que es piadoso te ofrezca oración; en el momento de la angustia, en la avalancha de muchas aguas, no lo alcanzarán.

7 Tú eres un escondite para mí, tú me preservas de la angustia, tú me rodeas con liberación.

8 Te instruiré y te enseñaré el camino en que debes andar; te aconsejaré con mis ojos puestos en ti.

9 No seáis como un caballo o un mulo, sin entendimiento, al que hay que refrenar con freno y freno, de otra manera no os acompañará. 10 Muchas son las angustias del impío, pero el amor firme rodea al que confía en el Señor.

11 Alegraos en el Señor, y gozaos, oh justos, y cantad con júbilo, todos los rectos de corazón. (Salmo 32)

A GK Chesterton sin duda le hubiera encantado este salmo. Cuando se le preguntó por qué se había hecho católico, respondió: “Para que me perdonen los pecados”. Todo este salmo es un himno al perdón divino.

En el típico paralelismo hebreo, encontramos el adjetivo “bienaventurado” en los dos primeros versículos. ¿Qué significa ser “bendecido”? ¿Qué es la bienaventuranza? Algunas traducciones defectuosas han presentado “feliz” como sinónimo de “bienaventurado”, pero por eso son “defectuosas”. Uno puede ser feliz en una prisión o en un manicomio si, por ejemplo, obtiene una buena comida o puede ver una buena película. La felicidad es efímera. La bienaventuranza, por el contrario, es una condición permanente, ya que participa de la vida misma de Dios. Nótese, sin embargo, que la bienaventuranza (o bienaventuranza) no puede coexistir con el pecado o el mal. Por lo tanto, el requisito perenne de la Iglesia de estar en estado de gracia para recibir la Sagrada Comunión, una norma propuesta enérgicamente por San Pablo en su Primera Epístola a los Corintios (ver 11: 27-29).

Los siguientes dos versículos sacan a relucir las implicaciones de no confesar los pecados de uno, revolcándose así en el pecado. Como vimos en el Salmo 6, permanecer en un estado de pecado trae sufrimiento tanto psicológico como físico. En una de mis parroquias, había un cirujano, un hombre muy devoto, que tenía la política de que nunca operaría a un católico que primero no se hubiera confesado, recibido el Sacramento de los Enfermos y la Sagrada Comunión. Cuando le pregunté cuál era la razón de su política, respondió sucintamente: “¡Hace mi trabajo más fácil, padre!”. De manera similar, Carl Jung (el padre de la psiquiatría moderna), que no es amigo de la religión en general ni del catolicismo en particular, señaló que nunca había tratado a un paciente que fuera católico practicante, fiel a la confesión regular.

A continuación, se nos permite escuchar a escondidas una conversación entre el salmista y Dios. La honestidad brutal del autor es refrescante: “¡No jugué contigo, Dios!” Y el resultado fue la experiencia del perdón inmediato. A partir de su experiencia del perdón, el ex pecador quiere ahora hacer conocer a los demás el valor de la contrición, que protege de todo tipo de agresiones posibles. Dios el Señor responde instándolo a permanecer en el camino correcto, siguiendo la enseñanza divina provista con mansedumbre y amor. El Todopoderoso también le recuerda al hombre que debe responder a los santos impulsos como un ser humano dotado de intelecto y libre albedrío, a diferencia de los animales que son llevados a la obediencia por la fuerza. En otras palabras, “responde al amor con amor”.

Lo que nos lleva al versículo 10, donde se establece un contraste entre el injusto y el justo. El primero sufre por su infidelidad, lo sepa o no. El que confía en Dios, en cambio, está rodeado de “amor inquebrantable”. Esa expresión es un intento de traducir la palabra hebrea muy cargada, hesed, que aparece más de 250 veces en el Antiguo Testamento. El sitio web hesed.com ofrece una muy buena traducción/explicación: “el amor constante, siempre fiel, implacable, constantemente perseguidor, lujoso, extravagante, desenfrenado y furioso de nuestro Padre”. Es igualmente el amor de una madre por el hijo de su vientre. Este “amor constante” de Dios es un elemento esencial de Su mismo Ser, por el cual Él nos es fiel incluso cuando le somos infieles.

Una comprensión profunda de este concepto, o mejor, esta realidad motivó a Francis Thompson a escribir su obra maestra autobiográfica de 182 líneas, “El sabueso del cielo”, todo lo cual la Hna. Stella Grace nos hizo memorizar a nosotros, los estudiantes de inglés de segundo año de la escuela secundaria. Thompson comienza describiendo sus esfuerzos por evadir al Amante Divino:

Huí de Él, por las noches y por los días; Huí de Él, por los arcos de los años; Huí de Él, por los caminos laberínticos De mi propia mente; y en medio de las lágrimas me escondí de Él, y bajo la risa que corría. Arriba vislumbré esperanzas aceleré; ritmo, Velocidad deliberada, instancia majestuosa, Latían —y una Voz latía Más instantánea que los Pies— “Todas las cosas te traicionan a ti, que me traicionas a Mí”.

Unos 150 versos después, el poeta se da cuenta de que todas sus andanzas han sido en vano:

Ahora, de esa larga persecución, viene el soplo; esa voz me rodea como un mar que se rompe: “¿Y está tu tierra tan estropeada, hecha pedazos en pedazos en pedazos? , ¡cosa fútil! ¿Por qué alguien debería apartarte del amor? Al ver a nadie más que a mí, le da mucha importancia a la nada” (Él dijo), “Y el amor humano necesita méritos humanos: ¿Cómo has merecido, de toda la arcilla coagulada del hombre, el coágulo más lúgubre? ¡Ay, ¡No sabes lo poco digno que eres de cualquier amor! ¿A quién encontrarás para amarte innoble, sálvame, sálvame sólo a mí? búscala en Mis brazos. Todo lo que el error de tu hijo cree perdido, lo he guardado para ti en casa: ¡Levántate, toma Mi mano y ven! tendido acariciante? “¡Ah, el más cariñoso, el más ciego, el más débil, soy Aquel a quien tú buscas!

los Sabueso del Cielo, la encarnación misma (la Encarnación, podemos decir) de hesed no es otro que Nuestro Señor Jesucristo, quien literalmente “nos amó hasta la muerte”, una muerte soportada, precisamente para que pudiéramos “obtener el perdón de nuestros pecados”.

El salmista termina este himno al perdón divino recordándonos que la única respuesta apropiada a hesed es alegría ilimitada. Esa alegría, sin embargo, no es algo que uno mantenga embotellado; es algo que necesita ser compartido. A lo largo de los Evangelios, encontramos personas cuyo contacto salvífico con Cristo no sólo los ha cambiado personalmente sino que los ha convertido en evangelistas. Pensamos inmediatamente en la mujer samaritana (Jn 4) o, más aún, en el endemoniado curado por Nuestro Señor, que recibió el encargo de ser heraldo de la misericordia divina nada menos que de la Misericordia Encarnada: “Vuélvete a tu casa, y declara cuánto ha hecho Dios por ti.’ Y se fue, proclamando por toda la ciudad cuánto había hecho Jesús por él” (Lc 8, 39).

Esa debe ser la respuesta de cada uno de nosotros después de hacer una buena y digna confesión.

Nota final:

Ensayos sobre los Siete Salmos Penitenciales:

• Los siete salmos penitenciales en tiempo de pandemia/Salmo 6 (4 de abril de 2020)• Salmo 32: La alegría del perdón (5 de abril de 2020)• Salmo 38: La súplica de sanación de un arrepentido que sufre (6 de abril de 2020)• Salmo 51: Oración de limpieza y perdón (7 de abril de 2020)• Salmo 102: Oración al Rey Eterno por ayuda (8 de abril de 2020)• Salmo 130: Esperando la redención divina (9 de abril de 2020)• Salmo 143: Oración por Liberación de los enemigos (9 de abril de 2020)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS