Sacerdote golpeado y arrestado en medio de protestas en Cuba

Un hombre ondea una bandera cubana durante una manifestación contra el gobierno del presidente cubano Miguel Díaz-Canel en La Habana, 11 de julio de 2021. – Miles de cubanos participaron el domingo en raras protestas contra el gobierno comunista, marchando por una ciudad coreando “Abajo con la dictadura” y “Queremos la libertad”. (Crédito: Adalberto Roque/AFP vía Getty Images)

Camagüey, Cuba, 12 de julio de 2021 / 12:03 pm (CNA).

El padre Castor Álvarez fue golpeado y arrestado en Camagüey mientras defendía a jóvenes manifestantes en medio de las protestas del gobierno comunista de Cuba el domingo.

Las protestas tuvieron lugar en toda la isla el 11 de julio.

Según información confirmada por la agencia hermana de la CNA, ACI Prensa, el sacerdote se encuentra recluido en la comisaría de Montecarlo, en Camagüey, acusado de desórdenes públicos.

Se supo el 12 de julio que el gobierno quiere procesar al sacerdote durante 96 horas por varios cargos. Según una fuente relacionada con la Iglesia en Cuba, el arzobispo camagüeyano Wilfredo Pino Estévez “intentó verlo esta mañana. Lo llamaron después cuando estaba en la Arquidiócesis para que volviera a la comisaría”. La fuente también dijo que los jóvenes católicos detenidos ayer en Camagüey y Florida, a casi 30 millas al noroeste de Camagüey, “siguen presos”.

Sacerdotes, religiosas y laicos programaron una manifestación pacífica a partir de las 8:00 am del 12 de julio ante la comisaría para exigir la libertad del padre Álvarez.

El padre Rolando Montes de Oca, sacerdote de la Arquidiócesis de Camagüey, dijo a ACI Prensa que “existen, en efecto, varios elementos que ayudan a entender” el origen de las protestas.

“La situación económica en este momento es complicada y se ha agravado mucho más con una maniobra económica que hizo el gobierno a principios de año, que se llama reordenamiento económico o algo así, que al final ha hecho la vida mucho más difícil”. dijo el sacerdote.

“La inflación es enorme y las necesidades básicas como los alimentos se han vuelto muy difíciles de conseguir. Hay una situación muy mala de pobreza material”, dijo.

El padre Montes de Oca también dijo que además de la crisis económica, hay un gran sufrimiento por la pandemia del COVID-19: “Estamos en medio de la crisis del COVID-19. Hay mucha información sobre personas que mueren, personas que no reciben atención médica. Los hospitales están colapsados. Vemos imágenes de enfermos en los pasillos, incluso en camillas en el suelo”.

El sacerdote también dijo que “hay una tremenda falta de medicamentos. Muchas personas no tienen un analgésico. Por ejemplo, no hay aspirinas. No estamos hablando de medicamentos de alta gama. Nadie los tiene. Son prácticamente inexistentes, a veces ni siquiera en los hospitales”.

Mientras el país sufre, “el gobierno ha negado que haya un colapso a nivel médico (diciendo) que todo está bajo control. Mientras tanto, la realidad dice algo completamente diferente”.

“Es una situación que nos retrotrae a los cubanos a un período de crisis, que es una especie de trauma nacional, el período especial de los años 1992, 1993 y 1994, en que hubo apagones de muchas horas”.

Los apagones ahora ocurren “casi a diario. Esto y el calor de Cuba y los mosquitos hacen que el clima sea casi insoportable”.

El padre Montes de Oca dijo que todo eso es “parte de la explicación” de las protestas que se dieron “prácticamente en todo el país”.

El cura dijo que “ha habido mucha presión dentro de la olla y esta ha estallado”.

“Esto que está pasando en Cuba es único, al menos en las últimas seis décadas. Tengo 40 años y nunca había visto algo así: todas las protestas y toda la represión violenta del gobierno”.

“El presidente ha hablado en TV nacional y ha dicho que se ha dado la orden de lucha y estamos preparados para todo”.

“Obviamente ha culpado a Estados Unidos de toda la situación que atraviesa Cuba y ha dicho que hay que ir contra estos manifestantes y ha llamado a todas las fuerzas comunistas a ir contra los manifestantes con todo”, dijo el sacerdote.

“Y sí, ha habido mucha violencia contra los manifestantes, que eran pacíficos”.

El presidente Miguel Díaz-Canel el 11 de julio llamó “a todos los revolucionarios a salir a las calles a defender la revolución en todas partes”.

“No vamos a entregar la soberanía de nuestro país”, dijo el mandatario y agregó que “la orden de lucha está dada, los revolucionarios deben salir a las calles”.

El padre Montes de Oca dijo que “no sé qué va a pasar ni adónde vamos con todo esto. Ojalá pudiera pasar algo bueno, pero no sé”.

“Espero que Dios ponga su mano y al final triunfe la paz y la justicia”, dijo.

El gobierno comunista en Cuba se estableció poco después de la conclusión de la Revolución Cubana en 1959, que derrocó al gobernante autoritario Fulgencio Batista.

Bajo el comunismo, se cerraron iglesias y escuelas, y los sacerdotes fueron exiliados o asignados a campos de reeducación. La Iglesia fue llevada a la clandestinidad hasta que las tensiones religiosas en el país comenzaron a disminuir en 1991.