Sacerdote atribuye a san José milagro de avión que se rompió sin

MADRID, 17 de marzo. 21/10:00 horas (ACI).- El incidente de un avión que se partió en dos sin dejar ningún fallecido reforzó la devoción de un sacerdote español a San José, al afirmar ser un santurrón que “tiene mucho poder ante el Trono de Dios”.

En un artículo reciente anunciado por la comunidad católica Hozana, el p. Gonzalo Mazarrasa recordó cómo el accidente del “avión prodigioso” de Aviaco en 1992 fortaleció su devoción a San José.

El avión McDonnell Douglas DC-9 partió de Madrid el 30 de marzo. Al procurar arribar en Granada, la aeronave se partió en dos. El conduzco de la aeronave era el hermano del entonces futuro sacerdote, que ese año estudiaba en Roma.

Según la prensa local, solo 26 de los 94 usuarios terminaron lesionados y no hubo muertos. El programa de la televisión de españa “El Hormiguero” lo describió como “el avión prodigioso”.

Pie. Mazarrasa recordó que por aquellos días “yo estudiaba en Roma en 1992 y vivía en el Colegio Español de San José, que ese año cumplía su centenario. San Juan Pablo II vino a celebrar y cenó con nosotros”.

“Tuve la gracia de cantarle una canción que había escrito once años antes, con motivo de su atentado en la plaza de San Pedro”, apunta.

Un par de días después, prosigue, “Terminé una oración de treinta días para pedir cosas imposibles al Santurrón Patriarca y un avión se partió en 2 al arribar en una ciudad de España con casi cien personas: el conduzco era mi hermano”, Jaime Mazarrasa.

“Solo hubo una persona dificultosamente herida que entonces se recobró. Ese día aprendí que San José tiene bastante poder ante el Trono de Dios”, aseguró.

Pie. Mazarrasa ha subrayado que “este año he vuelto a rezar la oración de los treinta días al Esposo de María, en este mes de marzo; Llevo treinta años haciéndolo y nunca me ha defraudado, al revés, siempre y en todo momento ha superado con creces mis esperanzas”.

El sacerdote español aseguró que “sé en quién confío. Para ingresar en este mundo, Dios solo necesitó una mujer. Pero también era preciso que un hombre cuidara de ella y de su Hijo, y Dios pensó en un hijo de la Casa de David: José, el Esposo de María, de quien nació Jesús, llamado Cristo”.

“El ángel le ha dicho a José en un sueño que no se creía digno de llevar consigo a su casa la Madre del Señor y el Arca de la Novedosa Alianza, que no dudara en llevarlo a cabo, ya que pondría el nombre de Jesús sobre ella, ya que Él salvaría a su Pueblo de vuestros errores. Sus temores se disiparon, José obedeció y llevó a su casa a su esposa María”, continuó.

El Padre Mazarrasa nos animó a soliciar a “San José que nos enseñe a acoger a María con Jesús en nuestra casa para que vivamos siempre para servirles. Cómo lo logró”.

Compruebe asimismo: