Ryan Anderson: la enseñanza de la iglesia es un ‘recurso sin explotar’ para responder a las guerras culturales

(Imagen: Josh Applegate/Unsplash.com)

Washington DC, 3 de febrero de 2021 / 10:00 am (CNA).- Las enseñanzas de la Iglesia son un “recurso sin explotar” para que los católicos respondan a problemas como el aborto y la ideología de género, dice un destacado académico católico.

Ryan Anderson (Crédito: EPPC)

“Más o menos toda la tradición es un recurso sin explotar en este momento”, dijo Ryan Anderson, el nuevo presidente del Centro de Ética y Políticas Públicas (EPPC), en una entrevista con CNA el martes.

“Estados Unidos es una nación dividida con mucha decadencia institucional. Los testigos audaces de la verdad y el vivir fielmente la verdad es la mejor manera de liderar el camino”, dijo.

En una entrevista con CNA, Anderson, un destacado orador y autor sobre el matrimonio, la sexualidad, la libertad religiosa y la ley natural, ofreció consejos a los católicos sobre la discusión de temas como el aborto y la ideología de género, y señaló santos que podrían servir como modelos para esto. evangelización.

Los entrevistados siguieron el artículo de opinión de Anderson en el Wall Street Journal, donde argumentó que las apelaciones a la libertad religiosa son insuficientes para el éxito en las “guerras culturales”.

Los estadounidenses religiosos se encuentran cada vez más luchando contra los mandatos gubernamentales coercitivos que violan sus conciencias, señaló, como el aborto financiado por los contribuyentes o tener que aceptar la ideología de género. En estos casos, muchos estadounidenses apelan a su libertad religiosa como defensa, pero también deberían buscar atraer a otros a su lado, dijo.

“Tendremos la mejor oportunidad de ganar peleas sobre las restricciones al aborto o los procedimientos de cambio de sexo infantil cuando los conservadores estén dispuestos a afirmar que sus creencias son verdaderas, no simplemente protegidas por la ley”, dijo Anderson.

Las “guerras culturales” no son meramente religiosas, dijo Anderson a CNA en una entrevista.

El Tribunal Supremo dictaminó el verano pasado en Bostock contra el condado de Clayton que las protecciones de los derechos civiles se extiendan a la orientación sexual y la identidad de género. Como resultado, podrían surgir conflictos sociales que no son solo religiosos sino que tienen que ver con cuestiones básicas de la naturaleza humana.

Por ejemplo, los hombres biológicos que se identifican como mujeres transgénero podrían citar la decisión de la corte de usar baños para mujeres, vestuarios o refugios para personas sin hogar a pesar de las preocupaciones de otras mujeres que usan esas instalaciones, dijo Anderson. Podrían participar en deportes femeninos en contra de los deseos de sus competidoras. Podrían exigir que un médico los ayude con la transición, incluso si el médico piensa que el procedimiento es dañino.

Estos escenarios sí “plantean preocupaciones sobre la libertad religiosa”, dijo Anderson, “pero, ante todo, se equivocan con la persona humana, para todos.

Como respuesta, los católicos deben dar testimonio de la verdad de la persona humana, dijo, “proponiendo un camino más excelente, a tiempo y fuera”, de lo que la cultura afirma que es verdad.

“Esto implicará una evangelización básica y una catequesis sobre teología, al mismo tiempo que aprovechará lo mejor de la biología, la psicología, la sociología y la filosofía”, entre otras disciplinas, dijo, “para mostrar que no hay tensión entre la fe y la razón”.

Los católicos deberían usar el “recurso sin explotar” de la tradición de la Iglesia, agregó, en particular los escritos de San Agustín, Santo Tomás de Aquino y los papas modernos, comenzando con el Papa León XIII.

La enseñanza social de los papas modernos “ofrece innumerables recursos sobre una visión holística de la persona humana, la familia, la Iglesia y el papel adecuado del Estado”, dijo Anderson.

Cuando se le preguntó qué santos podrían servir como inspiración para que los católicos se involucren con la cultura más amplia, Anderson respondió que el “llamado de atención del Papa San Juan Pablo II a ‘no tener miedo'” puede impulsar a los católicos y los “fundamentos filosóficos” de Santo Tomás. Tomás de Aquino “resultará esencial”.

San Felipe Neri, agregó, “era conocido por su alegría, su humor, su amor por la música y el compañerismo, y por sus interminables horas escuchando confesiones, explicando la fe y llegando a los marginados de la sociedad. Este tipo de testimonio gozoso nos será muy útil”.