NOTICIAS

Reflexiones sobre el Muro Occidental, cincuenta años después

El Muro Occidental en Jerusalén (Golasso/Wikipedia)

Las fotografías pueden capturar momentos excepcionales de una manera icónica, haciendo que la experiencia original esté “presente” tanto emocional como pictóricamente.

La foto de los marines estadounidenses izando la bandera estadounidense en el monte Suribachi de Iwo Jima “significa un cuerpo de marines para los próximos 500 años”, dijo el secretario de Marina James Forrestal en 1945. La imagen de John F. Kennedy, Jr. El saludo cuando el ataúd de su padre salió de la Catedral de San Mateo de Washington en 1963 ayudó a cimentar el mito de “Camelot” en su lugar aparentemente inexpugnable en la vida pública estadounidense. Las imágenes de “Earthscape” tomadas por los astronautas del Apolo 8 en la Navidad de 1968 continúan desempeñando un papel no insignificante en el movimiento ambiental actual.

Y luego está la icónica foto de David Rubinger de jóvenes paracaidistas israelíes en el Muro Occidental del Templo de Herodes en Jerusalén el 7 de junio de 1967. Los rostros de esos jóvenes soldados, con expresiones que transmiten sorpresa, asombro y asombro, cuentan una historia de regeneración nacional. que conmovió mi corazón cuando era adolescente, una historia que continúa inspirando hoy. Sin embargo, la reunificación de Jerusalén hace cincuenta años casi nunca sucedió.

El Reino Hachemita de Jordania había controlado Jerusalén Este desde 1948. El rey jordano, Hussein, era un hombre serio con pocas razones para estimar al voluble hombre fuerte egipcio, Gamal Abdel Nasser, quien estaba ocupado tratando de socavar el gobierno de Hussein. Y a pesar de las depredaciones que los jordanos habían cometido en partes de la Jerusalén posterior a 1948 bajo su gobierno, incluida la conversión de lápidas judías en pavimentos de letrinas, las relaciones entre Israel y Jordania eran mucho más racionales que entre Israel y Egipto. Sin embargo, cuando llegó el momento crítico a fines de mayo de 1967, Hussein, bajo una enorme presión, firmó una alianza con Egipto y se unió al ataque árabe contra Israel, un error que le costó Cisjordania y los sectores orientales de Jerusalén.

Como resultado, los paracaidistas israelíes se pararon en el Muro de los Lamentos. Y un sistema de gobierno judío estuvo a cargo del más sagrado de los sitios judíos por primera vez desde que Tito destruyó el Templo en el año 70 d.C.

He estado en Jerusalén cuatro veces, la más reciente en noviembre de 2015, y en cada ocasión he visitado el Muro Occidental y orado allí: por la “paz de Jerusalén” de la que habla el Salmo 122; para los amigos judíos de todo el mundo; para mi propia familia y amigos, especialmente aquellos en particular necesidad. Sin embargo, mi visita a la Ciudad Santa en 2015 fue especialmente alentadora porque sugirió que algo parecido a un debate real sobre religión y sociedad finalmente está surgiendo en Israel.

En visitas anteriores, a partir de 1988, di conferencias en la Universidad Hebrea y hablé sobre programas organizados por organizaciones académicas y cívicas, la discusión siempre fue sobre religión y sociedad. Excepto que no fue una discusión, o al menos no fue un comienzo, ya que hasta hace poco, el debate sobre religión y sociedad en Israel significaba judíos ultraortodoxos versus judíos completamente secularizados, lo que no dejaba mucho espacio. para una conversación seria.

Noviembre de 2015 fue diferente. Mientras dirigía un seminario de una semana sobre la secularización profunda y sus efectos en Europa (y en el proyecto democrático en todo el mundo), conocí a académicos israelíes más jóvenes, profundamente inmersos en su judaísmo y entusiastas estudiantes de filosofía política, que intentaban articular un Justificación teológica judía de los derechos humanos, la democracia, el estado de derecho, etc. Eran, en su mayoría, ortodoxos modernos y disfruté mucho de nuestros intercambios, uno de los cuales se puede leer en YouTube. Su trabajo representa la posibilidad de crear algo que ha faltado en la sociedad y la cultura israelíes durante demasiado tiempo: una filosofía pública basada en la religión para dar forma al debate típicamente estridente de Israel sobre el presente y el futuro del país. Desarrollar ese cuerpo de pensamiento no va a ser fácil. Pero no iba a suceder en absoluto cuando los únicos actores en el escenario fueran los ultraortodoxos y los secularistas más duros, así que ahora hay una oportunidad.

En este quincuagésimo aniversario de la reunificación de Jerusalén, también debemos agradecer a las autoridades israelíes el cuidado que han puesto para hacer posible una auténtica peregrinación por toda la Ciudad Santa, que hoy está mucho más abierta a personas de todas las religiones que cuando el la ciudad se dividió entre 1948 y 1967. La admirable administración de Jerusalén por parte de Israel se reconoce con demasiada poca frecuencia; es a la vez un deber y un placer reconocerlo aquí.

Para volver al salmista, “Por la paz de Jerusalén, orad… ¡Que la paz reine en vuestros muros/en vuestros palacios, paz!”

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS