NOTICIAS

Reflexiones de un sacerdote algo (pero no del todo) marginado

(Imagen: iweta0077 | us.fotolia.com)

La Cuaresma de 2020 estaba programada para ser una de mis temporadas de Cuaresma más ocupadas en años. Algo “en el aire” cambió todo eso, sin embargo, el “tiempo muerto” me ha dado la oportunidad de considerar una serie de prácticas y actitudes que la crisis actual ha sacado a la luz.

Dos “vacas sagradas” litúrgicas fueron restringidas muy pronto.

El primero fue la suspensión del “signo de la paz”. Ahora, en aras de una divulgación completa, debo declarar que nunca he sido fanático del signo de la paz, considerándolo una terrible distracción en el momento más solemne de la Sagrada Liturgia. Por lo tanto, durante décadas nunca he invitado a la congregación a “compartir unos con otros” el “paz” (eso, por supuesto, está completamente a discreción del sacerdote celebrante hacerlo, o no). Es interesante que, a lo largo de los años, algunas personas (generalmente personas de la tercera edad) se me acercan después de Misa al borde de la apoplejía: “¿Qué pasó con el signo de la paz, Padre? ¿Has olvidado? Realmente dependo de eso”. ¡A veces me he preguntado si algunas de esas mismas personas estarían tan perturbadas si yo hubiera omitido la consagración! Para ser claros: de hecho, hay una dimensión “horizontal” en la Eucaristía, sin embargo, el signo de la paz (como generalmente se hace) reduce la liturgia a un evento social, con un apretón de manos insípido o un gesto tonto en los bancos. Quizás su ausencia durante semanas les dará a los sacerdotes la idea de que devolverlo puede no ser lo mejor para mantener un sentido genuino de lo sagrado.

La segunda “vaca sagrada” fue el retiro de la recepción de la Preciosa Sangre directamente del cáliz. El hecho de que eso se destaque para la suspensión es un indicador de lo que muchos de nosotros afirmamos cuando comenzó la práctica, a saber, que es antihigiénico. Sus promotores afirmaron que el Centro para el Control de Enfermedades le dio luz verde. El CDC no dijo eso; más bien, informó que el riesgo de contagio no era masivo. Si alguien alguna vez mirara un cáliz que regresaba al altar después de la Sagrada Comunión y contemplara la saliva, tendría más que dudas sobre el empleo de esa forma de Comunión. Por supuesto, esa es una de las razones por las que, durante mucho tiempo, los sacerdotes y los llamados “ministros eucarísticos” estaban vertiendo los restos de los Contenidos Sagrados en el sacrarium (en contra de la ley litúrgica). El primer punto a señalar es que la recepción bajo ambas especies no es necesaria para una Comunión válida. Dicho esto, una vez más, quiero ser claro: no me opongo a la recepción de la Sagrada Comunión bajo ambas formas; es un “signo” más pleno del Sacramento. Sólo me opongo a que los fieles laicos reciban directamente del cáliz. Lo que siempre he hecho, desde mi primera Misa, fue distribuir la Sagrada Comunión por intinción, el procedimiento por el cual el sacerdote sumerge la Sagrada Hostia en la Preciosa Sangre y la coloca directamente sobre la lengua del comulgante. Este es el método utilizado por los otros veintidós ritos de la Iglesia católica, así como por todas las iglesias ortodoxas orientales. La intinción también se recomienda en la Instrucción General del Misal Romano; los sacerdotes deberían considerar adoptar ese método una vez que todos volvamos a estar operativos.

En algunas diócesis, se les ha dicho a los fieles laicos que tienen prohibido recibir la Sagrada Comunión en la lengua, debido al peligro de contagio. Esto es evidentemente falso en dos aspectos. Primero, nadie (incluido un obispo) puede prohibir lo que la ley universal no solo permite sino que ordena (la Comunión en la mano se otorga solo a modo de indulto, que es una versión canónica de un permiso a regañadientes). En segundo lugar, y de igual importancia, los expertos médicos son unánimes al juzgar que el peligro de contagio es mucho mayor en la comunicación de mano a mano que de mano a lengua (ver la carta pastoral de la Arquidiócesis de Portland). A decir verdad, la crisis está siendo utilizada por no pocos malévolos aspirantes a liturgistas para forzar una práctica entre los laicos que esperan que pase a ser de uso normal una vez que termine la crisis de salud.

Dicho esto, es necesario examinar el recurso a la Sagrada Comunión que se ha vuelto absolutamente normativo, es decir, la presunción de que la asistencia a Misa implica automáticamente la recepción de la Sagrada Eucaristía. El Papa Pío X, para abordar la herejía jansenista de la indignidad total de uno para recibir la Sagrada Comunión, promovió una recepción más frecuente del Santísimo Sacramento. La Iglesia, sin embargo, generalmente no es muy buena con el péndulo, de modo que durante los últimos cincuenta o sesenta años por lo menos, ese péndulo ha oscilado exactamente en la dirección opuesta. Si bien un católico tiene la grave obligación moral de asistir a Misa los domingos y días de precepto, no tiene la obligación de recibir la Sagrada Comunión cada vez. De hecho, la Iglesia establece como requisito mínimo la recepción al menos una vez durante la Pascua. Una vez más, no estoy pidiendo un regreso a la era anterior a Pío X; Sin embargo, estoy sugiriendo que puede haber demasiado de algo bueno, como diría el proverbio: “La familiaridad engendra desprecio”.

En este momento tan anormal en la vida de la Iglesia, correspondería a los católicos serios “ofrecer” su incapacidad de tener acceso a la plena Comunión Eucarística por varias intenciones: en expiación por la recepción personal en tiempos pasados ​​mientras estaba en un estado grave pecado o incluso de forma irreflexiva y rutinaria; en solidaridad con aquellos hermanos y hermanas nuestros que viven en situaciones políticas donde el acceso a los sacramentos es imposible o peligroso; en comunión fraterna con aquellos que no pueden (y no lo hacen) por diversas situaciones personales recibir lícitamente el Sacramento (por ejemplo, los divorciados vueltos a casar). La Iglesia nos ha recordado (y ordenado) un ayuno eucarístico antes de recibir la Sagrada Comunión (totalmente ignorado). ¿No valdría la pena aprovechar la indisponibilidad actual del Sacramento para experimentar otro tipo de ayuno eucarístico, es decir, el ayuno de la Eucaristía, hecho en un espíritu de reparación por dar por sentado un Don tan santo? Este también sería un “momento de enseñanza” para que los sacerdotes instruyan a su pueblo sobre el gran valor de la tradición de hacer una “comunión espiritual”. Seguramente esto no trae las gracias de la plena Comunión Eucarística, pero ayuda a expresar el deseo anhelante de ese “Pan que da vida al mundo” (Jn 6,33); Nuestro Señor está verdaderamente complacido con la expresión de tan piadosos sentimientos y no tardará en conferir sus gracias y bendiciones.

Dado que las diócesis han pedido la suspensión de las Misas públicas (y otros servicios), la mayoría de los obispos se han apresurado a alentar a sus sacerdotes a continuar celebrando la Santa Misa, aunque no haya ninguna congregación presente. Esto es de suma importancia, y el hecho de que algunos liturgistas alemanes se hayan pronunciado en su contra debería confirmar el valor del estímulo por una variedad de razones.

En primer lugar, es un sano recordatorio de que lo más importante que la Iglesia puede hacer por el mundo (sí, incluso y especialmente) en un momento de crisis global es ofrecer el Sacrificio del Hijo Eterno a Su Padre Celestial; de modo particular, el Sacrificio Eucarístico se ofrece por las necesidades de la Esposa de Cristo, la Iglesia. Este acto subraya la razón absolutamente trascendente de la existencia de la Iglesia.

En segundo lugar, ofrecer Misa sin la presencia de una congregación restaura de manera poderosa la comprensión de la naturaleza cósmica del Santo Sacrificio. En verdad, se ve, el sacerdote-celebrante no está “solo” en su acción litúrgica; en el Prefacio de cada Misa, invita a todos los ángeles y santos a asistir a la acción sagrada que va a tener lugar en el altar. Así, toda la Comunión de los Santos está presente: la Iglesia en la tierra (en la persona del sacerdote), las almas del Purgatorio y toda la Corte del Cielo. Todas y cada una de las celebraciones de la Eucaristía reúnen a la Iglesia sincrónicamente (la Iglesia hoy en todo el mundo) y diacrónicamente (la Iglesia a lo largo de los siglos). En otras palabras, la acción litúrgica es siempre mayor que cualquier reunión particular de los fieles de Cristo.

Por último, pero no menos importante, la celebración “privada” de los Sagrados Misterios por parte del sacerdote enfatiza el papel principal del sacerdote en la Iglesia, es decir, como intercesor. extraordinario. En la era posterior al Vaticano II, en demasiadas formas y lugares, el sacerdote ha sido reducido (y con demasiada frecuencia se ha reducido a sí mismo) a un mero funcionario o “mago sacramental”. El hecho de que el sacerdote pueda ofrecer el más sublime acto de adoración al Dios Uno y Trino sin una asamblea visible debe reforzar su autocomprensión. Cinco mil laicos (incluso los más santos del mundo) pueden reunirse pero no pueden realizar la Eucaristía sin uno de los ministros ordenados de Cristo. Esto nunca debe conducir a una actitud clericalista de superioridad; por el contrario, debe crear en un sacerdote un profundo sentido de humildad: “Yo, un simple hombre, puedo hacer lo que nadie más puede hacer, gracias a la gracia y al poder que me ha dado el Espíritu Santo de Cristo en el día de mi muerte”. mi ordenación sacerdotal”.

El último punto que quiero hacer fue reforzado por los textos litúrgicos dados a nosotros en este día en el que escribo estos pensamientos, a saber, el viernes de la tercera semana de Cuaresma. La Antífona de Entrada nos hizo aclamar: “Tú solo eres Dios”. La Colecta nos hizo rogar al Todopoderoso que nos “alejemos constantemente de los deseos rebeldes y obedezcamos por tu propio don la enseñanza celestial que nos das”. Oseas, hablando por el Señor, pronunció el desafío: “Israel, vuélvete al Señor tu Dios; vuestra iniquidad fue la causa de vuestra ruina.”

¿Adónde voy con esto? Esta maldita crisis de salud debería ser un recordatorio muy saludable de que Dios es Dios y nosotros no. Dios todavía está a cargo. Como nos recuerdan las Sagradas Escrituras, “Dios no puede ser burlado” (Gal 6,7). Así como este es un desastre global, también ha habido un alejamiento casi global de Dios y las cosas de Dios. El Dios de la Primera Alianza no dudó en mostrar Su poderío cuando Su Pueblo se desvió del camino recto y angosto. En la Nueva Dispensación, demasiados creyentes autoproclamados no solo se han desviado, sino que han considerado que su desvío no tiene importancia: “Mi Dios nunca castigaría a nadie”. Sin embargo, el Dios revelado por Jesús, aunque casi increíblemente paciente, no es incapaz de pedir cuentas a las personas por sus fechorías, lo que hace que Jesús proponga una pregunta retórica: “O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé y los mató, ¿no ¿Pensáis que ellos fueron más culpables que todos los demás que habitaban en Jerusalén? (Lc 13,4). No he escuchado a muchos (o ninguno) clérigos, católicos, protestantes o judíos, sugerir que esta plaga podría ser una llamada de atención divina. Tal posibilidad no debe descartarse de plano.

los “Ubermensch” de la era moderna necesita comprometerse en una evaluación sobria de nuestra humanidad, fragilidad y mortalidad. A pesar de todos los avances de la ciencia y la medicina (por los cuales debemos estar muy agradecidos), debemos admitir humildemente que este acontecimiento tan inesperado e imprevisto debería ponernos de rodillas. En primer lugar, reconocer el dominio de Dios sobre Su creación; en segundo lugar, rogar a nuestro Dios bueno y providente que inspire a los médicos y científicos a encontrar remedios que salven vidas (bajo su guía divina) e igualmente que inspire a todos a aprender algunas lecciones valiosas, tanto humanas como eclesiales.

Con humildad, entonces, podemos hacer nuestras las sabias palabras del Cardenal San Juan Enrique Newman:

. . . [God] no me ha creado para nada. haré bien; Yo haré Su obra. Seré un ángel de paz, un predicador de la verdad en mi propio lugar, sin tener la intención de hacerlo si guardo Sus mandamientos.

Por lo tanto, confiaré en Él, sea lo que sea, nunca puedo ser desechado. Si estoy enfermo, mi enfermedad le puede servir, en la perplejidad, mi perplejidad le puede servir. Si estoy en dolor, mi dolor puede servirle. No hace nada en vano. Él sabe de lo que se trata. Puede llevarse a mis amigos. Puede que me arroje entre extraños. Él puede hacerme sentir desolado, hacer que mi espíritu se hunda, esconder mi futuro de mí. Aún así, Él sabe de lo que se trata.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS