Reflexión para el Segundo Domingo de Cuaresma

Reflexión para el Segundo Domingo de Cuaresma

Jesús por el momento no era un Profeta más, sino más bien el Hijo amado del Padre, en quien puso todo Su gusto ahora quien debemos oír siempre.

Padre César Augusto 2 Beatos

Este domingo, la liturgia se preocupa de mostrarnos que nuestra vida debe ser un camino eterno con Jesús, tomando como un ejemplo a Abraham, que lo deja todo para proseguir su vida con Dios y debe estar listo para afrontar con valentía las adversidades que se le presenten. acercamiento en el viaje. .

La llamada llevada a cabo a Abraham -su vocación- puede verse como el comienzo del Pueblo de Dios. Nuestro Patriarca vive bien en su tierra, tiene mujer, familia y varios bienes. Dios, al invitarte a estar con Él, te solicita que dejes todo y vayas donde Él te indique. Abraham obedece y se va con su mujer y su sobrino, sirvientes y recursos. Confía en la promesa del Señor de que va a tener descendencia y tierra, que será el origen de un gran pueblo.

¿Qué le pasó a Abrahán? ¿De qué manera deja la seguridad ganada por los suyos y inicia una aventura? ¿Qué seguridad tiene? ¿Cómo te encuentras seguro de que fue Dios quien te habló y te solicitó esta aparente disparidad?

Dios no se apareció a Abraham de una forma física, tangible y le habló expresiones, pero Abraham tuvo una visión espiritual de la realidad donde vivía. Supo leer la acción de Dios en los acontecimientos de la vida y entendió, reflexionando en la oración, lo que Dios le solicitaba.

Abraham tuvo el valor de dejar el modelo de vida que le daba seguridad y, desprendiéndose, siguió adelante en lo que el Señor le solicitaba mediante signos entendidos en la oración.

Todo aquel que presta atención a los hechos de la vida -que conocemos por el jornal, la radio, la televisión, internet, y especialmente los que mencionan de forma directa a nuestra vida privada- y muestra todo esto al Señor, a fin de que a la luz del Beato Espíritu, podrá reflexionar, sabrás cuáles son los llamados de Dios para tu vida y lograras considerarte hijo de Abraham, integrante de este Pueblo que es guiado por el Señor y que no tiene miedo de los retos y de vivir en la inseguridad de este mundo. Tu protección está en el Señor, que hizo los cielos y la tierra. De ahí que se siente libre de dejar la tranquilidad y la seguridad y, con su familia, tras un cierto discernimiento, parte hacia lo irreconocible, pero correcto por el Señor.

En el Evangelio, Mateo, como siempre y en todo momento, desea mostrar a todos que Jesús es el verdadero Mesías. Él, desde el principio del pasaje de hoy, emplea terminologías ya conocidas en el Viejo Testamento, cuando leemos el relato de la Creación: “Seis días después”. ¿Seis días tras qué? ¿De la Creación del Mundo, de la Creación del Hombre? En el momento en que leemos Éxodo: “una montaña alta”. ¿Como? del Sinaí? Entonces charlará de una “nube luminosa”. Asimismo leemos sobre ella en Éxodo.

¿Cómo tenemos la posibilidad de interpretar el mensaje de Mateo?

En su Evangelio, siempre y cuando Jesús hará algo muy importante, sube a la montaña. Jesús reitera varias ocasiones lo que hizo Moisés. Moisés está envuelto en una luz, también Cristo.

Después del sexto día que Dios descansó, contamos la finalización de la Creación. En el Evangelio, el sexto día quiere enseñar la plenitud de lo que Dios ha preparado para el hombre. Mateo nos presenta a Jesús como el verdadero Moisés, el que da al nuevo Pueblo de Dios la novedosa ley, el que revela definitivamente a Dios! Jesús nos revela el proyecto del Padre.

Todos y cada uno de los que tienen una afinidad, una privacidad con Jesucristo, realizan esta atención reflexiva para poder ver si, en su historia diaria, el Señor no les pide algo. Para estas personas, nada es “casualidad”. Para ellos, esa palabra no existe. Lo que supuestamente surgió sin bastante, de forma espontánea, gratuita, pero interfiriendo en mi vida, ha de ser mirado, meditado como un mensaje de Dios para mí.

Para los tres apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, la transfiguración de Jesús fue una ocasión para medrar en su atención al Maestro. Jesús por el momento no era un Profeta más, sino más bien el Hijo amado del Padre, en quien puso todo Su agrado ahora quien debemos escuchar siempre y en todo momento.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Reflexión para el Segundo Domingo de Cuaresma
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios