Reflexión para el domingo de Pentecostés

Reflexión para el domingo de Pentecostés

Reflexión para el domingo de Pentecostés

Papa Francisco y ColombaPapa Francisco y Colomba

Quiere hacernos comprender que el Espíritu que condujo a Jesús a su misión de salvar a la Humanidad es el mismo que ahora lleva a la Iglesia, comunidad de seguidores de Jesús, en la continuidad de la misma misión.

Padre César Augusto – Ciudad del Vaticano

El autor del Evangelio de este domingo, el evangelista Juan, nos dice que la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles sucedió el día de Pascua.

Quiere hacernos comprender que el Espíritu que condujo a Jesús a su misión de socorrer a la Humanidad es el mismo que en este momento conduce a la Iglesia, comunidad de seguidores de Jesús, en la continuidad de la misma misión. La Iglesia hace presente a Cristo Redentor en la historia.

Cuando los acólitos se reúnen en la tarde del primer día de la semana, el Señor hace aparición en la mitad de ellos y les comunica la paz. Les muestra los signos de sus sufrimientos para decirles que, a pesar de su fachada gloriosa, el recuerdo de la Pasión es imposible dejar de lado, que la gloria vino por la Cruz.

Es el primer día de la semana, no lo olvidemos. Precisamente con este sentido de lo nuevo, de lo nuevo post-pascual, es decir, de lo nuevo eterno, que no caduca, que no envejece, Jesús hace la novedosa creación soplando el Espíritu sobre sus seguidores. Es una referencia a la creación del hombre, reportada en el cap. 2º, vers. 7 del Génesis, en el momento en que afirma que Dios sopló en su nariz aliento de vida y el hombre cobró vida. En el relato de este hecho en la tarde de Pascua, tenemos la creación de la Red social cristiana.

La misión se da poco después: perdonar los errores e inclusive retenerlos, si es requisito. El pecado es lo que impide la realización del emprendimiento del Padre, que es la alegría del humano. Pues perdonar los errores significa pelear a fin de que los proyectos de Dios se realicen y, evidentemente, devolver la reconciliación a quienes se arrepienten de sus acciones contrarias a este plan.

Por el bautismo y la confirmación somos una parte de esta comunidad que debe continuar la misión redentora de Jesús. ¡Que honor!

Que nuestras acciones, así sea en la familia, en el trabajo o entre amigos, ayuden con la alegría y la alegría de quienes nos cubren. De esta forma vamos a estar dando gloria a Dios, por el hecho de que la gloria de Dios es la felicidad del hombre.

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Reflejo de la Palabra. Etiquetas: Domingo de Pentecostés.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Reflexión para el domingo de Pentecostés
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios