Recordando Vidas de Consecuencia


Todas las vidas tienen una consecuencia, porque cada ser humano es una idea de Dios, y cada uno es alguien por quien el Hijo de Dios, la segunda Persona de la Santísima Trinidad, entró en la historia, sufrió, murió y resucitó de entre los muertos para mostrar dentro de la historia una nueva humanidad glorificada. Por lo tanto, para cada vida, como señaló la Sra. Loman en Muerte de un vendedor, “se debe prestar atención”. O como nos recordó CS Lewis en El peso de la gloria“no existen común gente”, porque todos los que conoces tienen un destino eterno.

Aún así, aunque cada vida es fascinante, algunas dejan una huella más profunda en la historia que otras, y son aún más fascinantes por ello. Durante siete décadas, ha sido un privilegio para mí conocer a muchos de esos hombres y mujeres. Con algunos, he trabajado de cerca; otros, incluso conocidos más casuales, los he admirado desde una mayor distancia. Durante mis primeros años como practicante de la columna del periódico semanal, de vez en cuando recordaba una vida importante a modo de tributos (o lamentos) de obituarios. Sin embargo, el tiempo se mueve mucho más rápido a medida que avanza la vida. Y a medida que el tiempo parece acelerarse, también lo hace el número de muertes en el círculo de conocidos, colegas y amigos.

En cualquier caso, a principios de este año se me ocurrió que había estado escribiendo bastantes columnas de obituarios en los últimos años y que una colección de ellas, debidamente editada, podría convertirse en un libro interesante si se combina con piezas similares escritas en los más antiguos. pasado lejano. Mis amigos de Ignatius Press estuvieron de acuerdo y el resultado acaba de publicarse: No olvidado: elegías y reminiscencias de un elenco diverso de personajes, la mayoría de ellos admirables.

Los 68 pequeños ensayos del libro cubren mucho territorio, geográficamente y en términos de personalidades humanas. Hay santos que he conocido (Juan Pablo II) y mártires cuyas causas de beatificación he tratado de ayudar a promover (Franz Jägerstätter y Francis X. Ford, MM). Hay políticos y estadistas que torcieron el curso de la historia en una u otra dirección (Lindy Boggs, Václav Havel, Henry Hyde, Scoop Jackson, Max Kampelman, Pat Moynihan, Anwar Sadat y Sargent Shriver). Hay hombres cuyos libros leí una vez en la universidad y en la escuela de posgrado que luego se convirtieron en amigos y colegas (Peter Berger, James Billington, Avery Dulles, SJ, Leszek Kołakowski, Richard John Neuhaus, Michael Novak y James Schall, SJ).

Hay leyendas del rock’n’roll (Denny Doherty y Cass Elliott de The Mamas and The Papas), un veterano comunista y maestro del banjo de cinco cuerdas (Pete Seeger) y tres héroes en el Salón Nacional de la Fama del Béisbol (Frank Robinson, Jackie Robinson y Earl Weaver). Hay príncipes de la Iglesia (Bernardin Gantin, Francis George, OMI, Lubomyr Husar, MSU y Aaron Jean-Marie Lustiger). Hay un hombre que una vez odié y luego llegué a amar (Chuck Colson). Hay compañeros escritorzuelos, mucho más talentosos que yo (Fouad Ajami, Bill Buckley, Charles Krauthammer, Tom Wolfe y Herman Wouk).

Y luego están mis padres y mi difunto yerno.

Elegí deliberadamente la palabra “diverso” en mi subtítulo porque la “diversidad” está recibiendo mucha atención en estos días. Y debo confesar que mucho de lo que escucho sobre la “diversidad” me parece intoxicado ideológicamente: “diversidad” significa la categorización preventiva y presuntuosa –mejor, encasillar– de las personas por raza, sexo, naturaleza del deseo, o esa fantasiosa y peligrosa quimera, “género”. Por el contrario, virtualmente todas las vidas consecuentes recordadas (y en la mayoría de los casos celebradas) en No olvidado manifestar la “diversidad” de una manera mucho más noble. Porque la mayoría de los que forman parte de mi elenco de personajes encarnan, de manera bastante diversa, la vida creativa, con propósito y vocacional que es posible para todos, independientemente de las casillas que marquemos en un formulario del censo.

No somos criaturas preprogramadas, como los humanos artificialmente fabricados de Nuevo mundo valiente cuyo destino terrenal está predeterminado en una probeta. No: en la visión bíblica de las cosas, cualquiera puede vivir las virtudes con la ayuda de la gracia, y la maldad es una tentación siempre presente para todos nosotros. Esa es la condición humana y sugerir lo contrario es degradar la dignidad humana.

A pesar de todas sus diferencias, los hombres y mujeres de mi álbum de elegías y reminiscencias enseñan lecciones importantes sobre lo que significa vivir una vida digna. Algunos, sin duda, lo enseñan a lo largo de la antigua vía negativa, el camino que no debemos transitar. Pero esa es otra razón por la que ellos, como aquellos que son los “esplendores inmortales” de Lewis, no deben ser olvidados.