Quinto Domingo del Tiempo Ordinario – San Marcos 1, 29-39 –

Quinto Domingo del Tiempo Ordinario – San Marcos 1, 29-39 –

Quinto Domingo del Tiempo Ordinario – San Marcos 1, 29-39 – 7 de febrero de 2021

Jesús sana a la suegra de Pedro

“Tan rápido como salieron de la sinagoga, fueron con Santiago y Juan a la casa de Simón y Andrés. 30. La suegra de Simón estaba en la cama con fiebre; y sin demora le hablaron de ella. 31. Acercándose a él, la tomó de la mano y la levantó; enseguida se le fue la fiebre y se puso a servirles. 32. Por la tarde, tras la puesta del sol, le llevaron a todos los enfermos y endemoniados. 33. Toda la ciudad se encontraba reunida delante de la puerta. 34. Sanó a muchos oprimidos por distintas patologías y expulsó varios diablos. No les permitió charlar, por el hecho de que lo conocían. 35. Por la mañana, habiéndose levantado bastante antes del amanecer, partió y fue a un espacio desierto, y allí se puso a orar. 36. Simón y sus compañeros fueron a procurarlo. 37. Lo hallaron y le dijeron: “Todos te buscan”. 38. Y él les respondió: “Vamos a los pueblos vecinos, a fin de que yo también pueda predicar allí, que para eso vine”. 39. Se apartó de allí, predicando en todas las sinagogas y en toda Galilea, y echando fuera demonios. (= Mt 8,2-4 = Lc 5,12-16)” Biblia Católica En línea

Frente al sufrimiento y la desesperanza, estamos impulsados ​​a llevar a todos la buena noticia del Evangelio. Jesús nos llama a formar parte en su misión liberadora, consolando los corazones afligidos y siendo solidarios con los enfermos y los que padecen. Celebremos la Pascua del Señor, que se manifiesta cada vez que nos esmeramos por resguardar y defender la vida”. (Liturgia diaria)

El Papa retirado Benedicto XVI mencionó que “el Evangelio que estamos oyendo en este momento empieza con un episodio realmente bonito, muy hermoso pero también lleno de concepto. El Señor va a casa de Simón Pedro y Andrés y halla a la suegra de Pedro enferma de fiebre; la toma de la mano, la contribuye a levantarse y la mujer se cura y comienza a servir. En este episodio predomina de forma simbólica toda la misión de Jesús. Jesús, viniendo del Padre, va a la casa de la humanidad, en nuestra tierra, y encuentra una humanidad enferma, enferma de fiebre, de esa fiebre que son las ideologías, las idolatrías, el olvido de Dios. El Señor nos da la mano, nos levanta y nos sana”.

“Jesús sigue su misión evangelizadora, curando a los enfermos que encuentra. le tiende la mano a la suegra de Pedro y la levanta. Entonces ella se pone a trabajar. El Señor acoge y sana a los enfermos que se le acercan. Las fuerzas del mal que postran a los seres humanos son aniquiladas por Jesús, que las reduce al silencio. Tras un día intenso, Mestre precisa reposar y buscar fuerzas con el Padre”. (Liturgia día tras día)

Conclusión: (Arquidiócesis de Campinas)

“La historia de la suegra de Pedro que, después de saber a Jesús, “se puso a servir” a los de la casa, nos ten en cuenta que el acercamiento liberador con Jesús debe desembocar en un compromiso por la liberación de nuestros hermanos y hermanas. Quien está con Jesús y acepta ser parte de la activa del “Reino”, se compromete a la transformación de todo el mundo… a los enfermos, a los marginados, a los oprimidos, a los ofendidos, a los perseguidos, a los que sufren ”.

Oración: (Padre Reginaldo Manzotti)

Señor, sana mis lesiones del alma y de quien me sugiero orar…(Di los nombres) Señor Jesús, tú que sabes sanar los corazones afligidos, sana mi corazón. Te pido que sanes los pésimos recuerdos que torturan mi corazón. Te pido que vengas a mi vida y sane los traumas que me dañaron en la infancia y a lo largo de toda mi vida. Señor Jesús, Tú conoces mis inconvenientes y los pongo todos en Tu corazón de Buen Pastor. Te pido, mediante la enorme herida abierta en Tu corazón, que sane las heridas de mi alma. Cura las lesiones de mis recuerdos, a fin de que ninguno me recuerde el mal, la angustia y la preocupación. Sáname, Señor, a fin de que logre perdonar a todas y cada una la gente que me han ofendido. Libérame de todo dolor y de todo lo que me hace inútil de perdonar. Sana Señor, las heridas de mi alma que son las causas de los males físicos. Concédeme Señor, la curación del dolor que me oprime por la muerte de personas queridas. Concédeme la paz y la felicidad por la certeza de que Tú eres la Resurrección y la Vida. Señor, te ofrezco mi corazón: acéptalo, purifícalo y dame los sentimientos de tu divino corazón. Señor, cura las lesiones de mi alma. Señor, cura las heridas de mi alma. Señor, cura las lesiones de mi alma. Amén.

Jane Amábile – Con. Divino Espíritu Beato

Como esto:

Como Cargando…

Entrada archivada bajo: Reflejo de la Palabra. Etiquetas: Quinto Domingo del Tiempo Ordinario.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Quinto Domingo del Tiempo Ordinario – San Marcos 1, 29-39 –
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios