¿Quieres experimentar el amor de São José en tu familia? Sacerdote

Lima, 29 de enero. 21/05:00 am (ACI).- En el marco del Año de San José convocado por el Papa Francisco, el p. Paulo Saavedra López, decano del Instituto Santa Rosa de Chosica (Perú), ofreció cinco consejos que tienen la posibilidad de ayudar a vivir el amor en la familia, tal como lo hizo el padre adoptivo de Jesús.

El sacerdote, que también es vicario de la parroquia de Santo Toríbio y devoto de São José, reflexionó sobre la Carta Apostólica “Patris Corde”, publicada el 8 de diciembre de 2020, 150 años después de la declaración de São José patrono de la Universal Iglesia. Con este texto, el Papa Francisco asimismo anunció el Año de San José del 8 de diciembre de 2020 al 8 de diciembre de 2021.

Pie. Saavedra meditó sobre el primer punto de la carta, titulado “Amado Padre”, y en afirmaciones a ACI Prensa, la agencia en español del conjunto ACI, ofreció el siguiente consejo:

1. Querer es entregarse a los demás

El sacerdote señaló que en este apartado se ve que “el Papa busca profundizar en esta vocación de amor que tiene todo padre”. En el hogar, “el cariño es una de las expresiones de la entrega básica en la familia”, que se expresa “en la ayuda mutua entre todos sus miembros: los hijos, los padres, y si asimismo están presentes, los abuelos y primos”. .

El Santo Padre “invita a reconocer que José tuvo su vocación de Amor, por el hecho de que en su casa recibió al Mesías y le sirvió y, por consiguiente, tuvo la aptitud de dar la vida por amor al hijo de Dios”, dijo el sacerdote.

2. Amar es silenciar prudentemente

La entrega de amor de san José se dio “en la facilidad del hogar, en el trabajo, en las cosas muy diarias. Es un amor que se expresa de una forma muy humilde, muy sencilla”, ha dicho el p. Saavedra.

“En ocasiones, en la familia, nos complicamos mucho para vivir la vida familiar y no nos damos cuenta de que no hace falta ser tan explícitos y decir: ‘Mira, amo a mi familia y hago esto por ellos’. No, no es tanto decir, sino más bien realizar y tener pequeños gestos que comuniquen este amor”, continuó.

En ese sentido, recordó a las familias que más que expresiones, el amor en la vivienda se expresa más que nada en pequeñas y fáciles proyectos diarias, y entre todos esos movimientos resaltó “el silencio” vivido por São José.

“Entre los gestos que valoro bastante es el silencio”, ha dicho. “Cuando hay algo un tanto difícil que tendremos en la familia, que iremos a pelear o que el tema está un tanto tenso, si alguien comienza, que el otro no siga, pero almacena este silencio de amor que pasa y puede pasar en casa”, agregó.

3. Querer es enseñar y hablar con paciencia

Es esencial no asumir “que las acciones del resto familiares son para enfadarme o irritarme, sino más bien comprender que lo hacen porque en el fondo buscan algo bueno, pero los caminos a veces no son tan oportunos, son no es el más destacable”, señaló Pie. Saavedra a ACI Prensa.

Por ejemplo, “una cosa o sea: ‘Hijo, prepárate que va a comenzar la videolección’, y otra es chillar: ‘¡Apúrate! ¡Levántate, ve próximamente a clase!’, afirmaba lo mismo. , pero no de la misma manera.”, afirmó.

“Por eso creo que la figura de san José, muy silencioso, nos hace comprender”, como dice el Papa, que “es mejor comunicar con amor y paciencia el bien que queremos recibir del resto, por el hecho de que allí en nuestra paciencia, la corrección personal, en la espera y en el silencio es en el momento en que más frutos conseguimos en las acciones de los demás con quienes convivimos”, resaltó.

El sacerdote comentó que es sencillo y muy fácil actuar como el primer caso del ejemplo, “lo bien difícil es hablar para enseñar a los demás con Amor Doméstico a apreciar lo que es esencial en el trato y en la relación con los demás”.

4. Querer es ser útil en lo sencillo y cotidiano

“La simple y humilde colaboración en casa, hecha por la felicidad de Dios, tiene mucho más mérito que salir a la calle a ser un gran evangelista y chillarle a mi altavoz afuera”, ha dicho el p. Saavedra a ACI Prensa.

Por ejemplo, “lavar los platos, arreglar la ropa, arreglarle la plancha a mi mamá, poner agua en la botella”, añadió.

“¡Qué precioso es aprovechar el tiempo tratando de aproximarnos! En lugar de perder el tiempo discutiendo, apartando o no comentando, pues no me gustaba de qué manera me charlaba a tal punto que transporta a una falta de entendimiento. y comunicación”.

“José nos enseña a vivir la familia con paciencia, con silencio, con entrega, en lo familiar, en lo simple”, señaló el sacerdote. “Recomiendo bastante a los padres vivir este amor doméstico de São José, que nos enseña a fortalecer la vida familiar”, alentó.

5. ¿Cómo crecer en la devoción a San José en familia?

El pie. Saavedra ha dicho a ACI Prensa que aparte de esforzarse por vivir el amor familiar como san José, es requisito “ponerse en sus manos” y soliciar su intercesión para que Dios nos conceda la felicidad que requerimos para lograr este propósito.

“San José nos muestra esta entrega incondicional, discreta, humilde a Dios en sus proyectos, pues él es el responsable de las cosas de Dios. ¿Cuáles son las cosas mucho más importantes de Dios? La Virgen María y Jesús”, señaló.

“José tenía una enorme compromiso… y no ha dicho: ‘Ay, yo solo lo voy a hacer’, sino ‘Dios me ayudará’, y así ha sido. Nos ofrece un caso de muestra y San José les dirá: ‘Si venís a mí, os diré que vayáis a Él, mirad cómo nos quiere, de qué forma se da, de qué manera viene a nosotros. Y entonces él nos ofrece ese acompañamiento”, agregó.

El sacerdote recordó que en el apartado “Amado Padre” el Papa nos comunica que “San José se considera el asegurador de la Iglesia y no solo de la Iglesia, sino de todos, de los institutos religiosos, de las cofradías, de los pueblos”. Por eso, aconsejó “encomendarnos a él, a fin de que sus acciones nos ayuden a valorar la mejor forma de accionar y desenvolvernos en la vivienda, en familia”.

Además, nos animó a continuar el ejemplo de santa Teresa de Ávila, devota de san José, de ir al padre adoptivo de Cristo en oración personal. Ella nos comunica: “Busca a San José, díselo”.

Explicó que “ir a São José es ir con devoción y seguridad de que es padre, que entiende lo que es una familia. ¿De dónde saca él esta fuerza y ​​esta felicidad, de Dios, porque dio su vida a Dios?

El sacerdote sugirió rezar al santo de este modo en la oración: “Mira, necesito paciencia, necesito algo de silencio, José, ven, ayúdame. Necesito que me protejas de la ira, de las reacciones inoportunas. Te estoy pidiendo que me ayudes a considerar siempre y en todo momento con Amor a cada uno de los miembros de mi familia, que me des la posibilidad de pensar bien en ellos, antes de acusar”.

“¡Qué bello sería que un padre y una madre, solos, juntos o separados, regresaran con fe a San José para localizar un camino en esta sociedad que sabemos que está tan dividida!”, a fin de que la preocupación “es la necesidad de todos”, que es “la genuina y moralmente buena necesidad de todos”, concluyó.

Anunciado originalmente en ACI Press. Traducido y adaptado por Nathália Queiroz.

Verifique también: