¿Quién es Benedicto XVI? El cardenal Filoni comparte su testimonio

Cardenal Fernando Filoni. (Créditos de las fotos: Daniel Ibáñez/CNA. / null)

Ciudad del Vaticano, 28 de enero de 2022 / 14:00 pm (CNA).

¿Quién es Benedicto XVI? Esta es la pregunta que ha surgido en la mente de muchos en los últimos días; días de gran sufrimiento para él y para la Iglesia.

Al comienzo de su pontificado en 2005, quiso decir que se veía a sí mismo como un humilde servidor en la viña del Señor, pensando en la parábola del Evangelio de Mateo (21, 33-43). En esa parábola, Jesús critica el comportamiento de aquellos que, con su infidelidad, arruinaron la viña plantada con sacrificio y devoción. En esa viña, amada por Dios, el dueño había enviado obreros para que estuviera bien cultivada. Le pertenecía a él y los trabajadores debieron cuidarlo y no tomar posesión de él.

Papa emérito Benedicto XVI. Paul Badde/CNA.

He conocido personalmente a Benedicto XVI sobre todo porque al comienzo de su ministerio papal me llamó a Roma desde Filipinas, donde un año antes me había destinado como su representante papal.

Recuerdo bien nuestro primer encuentro; fue a principios de julio de 2007. Me había designado Suplente (Sostituto) de la Secretaría de Estado, es decir, uno de sus más cercanos colaboradores. Esto me permitió visitarlo al menos una vez a la semana para hablar sobre los temas que estaban cerca de su corazón y recibir orientación adecuada sobre muchos aspectos de la vida de la Curia y la Iglesia.

Al cargo de sustituto también se le encomendó la organización de los viajes papales, de manera que durante los cuatro años que permanecí en el cargo, antes de ser nombrado prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, tuve la oportunidad de acompañarlo a los distintos países. donde realizó sus viajes apostólicos.

En esos años, el tema de la pederastia surgió con virulencia en la Iglesia. No se conocía en los términos con los que ha ido surgiendo desde entonces. Pero siempre tuve claro que Benedicto XVI estaba dispuesto a afrontarlo con determinación.

En esto puedo testimoniar ante todo su profunda y altísima honestidad moral e intelectual.

Esto es incuestionable, aunque no falten los que hoy lo despotrican. Son libres de hacerlo, pero puedo afirmar que nunca he encontrado en él ninguna sombra o intento de ocultar o minimizar nada. Tampoco puede confundirse su sensibilidad para tratar las cosas con un profundo sentido moral con incertidumbre o cualquier otra cosa.

Conozco bien también su inmensa angustia ante las graves cuestiones eclesiales, y recuerdo claramente una expresión que pronunciaba con un profundo suspiro: “¡Qué inescrutable es el abismo en el que caemos a causa de la miseria humana!”. Esto lo angustiaba íntimamente y a veces permanecía en silencio durante mucho tiempo. Tanto más si estas miserias humanas tocaron a los hombres de la Iglesia.

Papa Benedicto XVI el 28 de agosto de 2010. .  L'Osservatore Romano.Papa Benedicto XVI el 28 de agosto de 2010. . L’Osservatore Romano.

Tenía una notable sensibilidad por las víctimas. Cuando, en preparación de viajes apostólicos (a Estados Unidos, Australia, etc.), recibió solicitudes de encuentros con víctimas de abusos, me habló de ellos; quería saber mis pensamientos sobre cómo acomodar estas solicitudes.

Puedo afirmar que aconsejó dos cosas que para él eran muy importantes. 1) Profundo respeto a las víctimas cuya identidad debía ser resguardada; por ello, quería que los encuentros se desarrollaran lejos de la mirada de cámaras u otros instrumentos visuales. No quería espectadores, pero quería que yo estuviera entre los pocos que estaban discretamente presentes.

2) No quería que la reunión fuera una especie de “audiencia” con un simple apretón de manos y una mirada rápida, sino una verdadera reunión de oración; debe tener una dimensión espiritual y tener lugar delante de Dios a quien se debe implorar misericordia.

Por eso aceptó la idea de que los encuentros se hicieran en la capilla, frente a la Sagrada Eucaristía. Así, tras unos minutos de oración con las víctimas, tras unos momentos de fuerte emotividad, rezaba con ellas el Padrenuestro; prestó atención a cada uno de ellos, escuchó con emoción visible y palpable y, al final, confió un rosario a cada uno.

El Papa Benedicto XVI en la Audiencia General de los miércoles en la Plaza de San Pedro el 11 de septiembre de 2005. .  © L'Osservatore Romano.El Papa Benedicto XVI en la Audiencia General de los miércoles en la Plaza de San Pedro el 11 de septiembre de 2005. . © L’Osservatore Romano.

En aquellos encuentros no sólo se sentía la humillación sufrida por las víctimas, sino también la humillación de un hombre de Iglesia que nunca hubiera podido imaginar que pudieran ocurrir hechos tan degradantes, y sin embargo ahora ofrecía el bálsamo de una oración y el alivio de la solidaridad en nombre de ese Dios que se había humillado y tomado sobre sus hombros la condición humana y sus pecados.

En cada encuentro siempre hubo un verdadero reconocimiento de que lo humano y lo espiritual habían sido violados. Siempre estuvo la entrega a Dios hecha por hermanos y hermanas profundamente conmovidos; hubo un pedido de perdón de toda la Iglesia a Dios, y hubo un compromiso que vería a Benedicto XVI aunar misericordia y justicia. Eso lo hizo a través de pasos que antes no habían existido.

Este es el Benedicto XVI que he conocido de cerca. Un “pastor”, un “obrero” en la viña del Señor, que tuvo en su corazón —siempre— una profunda “solicitud por todas las Iglesias” y por una humanidad afligida, caída e impía, según decía. cuando visitó, en aquella tarde lejana del 25 de abril de 2005, la Basílica de San Pablo Extramuros, donde reposa el Apóstol de los gentiles.

cardenal fernando filoni es el Gran Maestre de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén. Este artículo fue publicado por primera vez por ACI Stampa, el socio de noticias en italiano de CNA.