NOTICIAS

‘¿Qué es la verdad?’: Respuestas católicas a las objeciones a favor del derecho a decidir

(Imagen: kishivan | us.fotolia.com)

En respuesta a la pregunta de Pilato, “¿qué es la verdad?”, podemos responder que es la conformidad de la mente a la realidad. Al oponernos a los engañosos argumentos del movimiento a favor del derecho a decidir, podemos tener la confianza de que la verdad está de nuestro lado, aunque ayuda pensar en los argumentos del otro lado. Las siguientes siete objeciones a favor del derecho a decidir pueden proporcionar una base para pensar en cómo daría testimonio de la realidad de la vida humana.

1. No sabemos cuándo comienza la vida.

Roe contra Wade empleó esta falsedad para justificar su decisión, a pesar de que es un hecho básico de la biología que un organismo independiente comienza a existir en el momento de la concepción. Es cierto que antes del siglo XIX hubo debate sobre el modo exacto y el momento en que se desarrolló la persona humana, pero el científico alemán Oscar Hetwig determinó la naturaleza de la reproducción sexual a través de la fecundación en 1876. A partir de este momento no hay debate científico. sobre el origen de la vida humana y todo libro de texto presentará el momento de la fecundación como el origen de la vida humana.

2. Mi cuerpo, mi elección.

Este mantra asume que el niño concebido es simplemente una parte del cuerpo de la madre. Dado que sabemos que la vida humana comienza, biológicamente hablando, en el momento de la concepción, existe un organismo humano distinto dentro del cuerpo de la madre. Es cierto que este niño solo puede sobrevivir en dependencia de la madre, pero esto también es cierto para los niños pequeños y cualquier persona vulnerable. De hecho, no existe tal cosa como un ser humano completamente autónomo.

3. Deja de imponerme tus puntos de vista religiosos.

Este argumento asume que la oposición al aborto proviene únicamente de la fe. Es cierto que nuestra fe nos enseña que el asesinato (la muerte intencional de un ser humano inocente) está mal, pero también es un claro precepto de la ley natural. El aborto es malo por su propia naturaleza porque viola la dignidad inherente de la persona humana como ser racional. Podemos explicar el mal del aborto sin referencia a la fe, aunque la fe y la razón están de acuerdo en este punto. Cuando el gobierno no solo permite sino que también apoya la destrucción de vidas humanas, el estado de derecho se vuelve socavado e incluso arbitrario.

4. ¿Qué pasa si la vida de la madre está en peligro?

Nunca está permitido matar una vida humana inocente por ningún motivo. La Iglesia también reconoce la legitimidad de emprender acciones para salvar la vida de la madre, incluso si puede resultar en la muerte del niño por nacer. La muerte prevista pero no intencionada del hijo no es lo que se elige directamente, pues la elección moral es salvar la vida de la madre, principio llamado doble efecto. Esto no sería un aborto, porque no se mata al niño (no hay ningún procedimiento que mate directamente al niño), aunque puede morir como consecuencia de un tratamiento necesario para salvar la vida de la madre.

5. Nadie debe ser obligado a tener un hijo.

En nuestra cultura, hemos cambiado nuestra comprensión del propósito de la sexualidad humana. Hoy, entendemos la sexualidad casi únicamente desde el punto de vista de la realización personal, aunque sabemos que el sexo se usa regularmente para explotar a los demás. Tener relaciones sexuales está intrínsecamente ordenado a la procreación y crianza de los hijos. Debido a que es tan extraño a la forma de pensar dominante, esta es una verdad difícil de aceptar para muchas personas; sin embargo, es vitalmente necesario para reordenar las muchas distorsiones de la sexualidad y señalarnos de nuevo a la realidad.

6. ¿Qué pasa con los casos de violación e incesto?

La víctima de violación o incesto ha experimentado una violencia terrible. La respuesta a esta violencia no es pasarla a otra persona inocente y así convertirse en perpetrador de violencia. Esto no ayudará en el proceso de curación, pero en realidad causará más daño a la madre a través de la violencia del aborto. Esto apunta a la realidad de que el aborto causa trauma a las mujeres y en sí mismo requiere un proceso de sanación y perdón. La adopción puede ser la mejor opción en estos casos.

7. La libertad constitucional exige el acceso al aborto.

Roe contra Wade utilizó el razonamiento de la decisión anterior sobre anticoncepción de Griswold contra Connecticut que argumentó que había un derecho a la privacidad en la Constitución, aunque tal derecho no se puede encontrar allí. Este derecho fabricado se convirtió en la base del argumento de que el Estado no podía interferir en cuestiones relacionadas con la sexualidad humana. Roe contra Wade reconoce que el Estado tiene un interés creado en el nacimiento de nuevos ciudadanos, y tendemos a pasar por alto la relación de los niños con el bien común, en parte debido a nuestra comprensión distorsionada de la sexualidad. Si bien la salud de una nación depende de la voluntad de sus ciudadanos de formar una familia, también es un camino hacia la felicidad genuina, que se encuentra en darnos a nosotros mismos por los demás.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS