Primera visita del nuevo mandato del presidente portugués será

Lisboa, 10 mar. 21/07:00 am (ACI).- Marcelo Rebelo de Sousa asumió este martes 9 de marzo su segundo mandato como Presidente de la República de Portugal y anunció que su primera visita de Estado va a ser al Papa Francisco.

El encuentro con el Pontífice ya tiene fecha fijada, va a ser el próximo viernes 12 de marzo, y de este modo Rebelo de Sousa será el primer representante en reunirse con el Santurrón Padre tras su histórica visita a Irak, conmemorada entre el 5 y el 8 de marzo. .

En una nota, la Presidencia de la República apuntó que, “exactamente la misma en 2016, el Presidente de la República va a viajar este viernes 12 de marzo a la Santa Sede, que jugó un papel primordial en el reconocimiento de la independencia de Portugal, donde ser recibida por Su Santidad el Papa Francisco, días tras la histórica visita a Irak”.

De esta forma, recuerda que la Santa Sede fue la primera en reconocer a Portugal como Estado sin dependencia.

Esta mañana, antes de llegar al Parlamento para su toma de posesión, Marcelo Rebelo de Sousa resaltó que cuando Portugal se apartó “de lo que en este momento es España, el papel de la Santa Sede fue definitivo. Eso es lo histórico”.

La fundación de Portugal fue reconocida por la Bula ‘Manifestis Probatum est’, del Papa Alejandro III, en 1179. El documento confirmaba la independencia y el título de rey a Afonso Henriques.

Según la Presidencia, además del Vaticano, “el Jefe de Estado asimismo prosigue la tradición y visita, el mismo día, a nuestra vecina y amiga España, donde se reunirá con Su Majestad el Rey Felipe VI”.

oración interreligiosa

Marcelo Rebelo de Sousa fue reelegido presidente de Portugal el 24 de enero. Su liturgia de toma de posesión para el segundo orden tuvo lugar este martes, en un largo programa que tuvo lugar en Lisboa y Oporto.

Además de las actividades protocolares en la ciudad más importante portuguesa, el presidente asimismo participó en un momento de oración interreligiosa en el Ayuntamiento, en Oporto, como ahora hiciese hace cinco años, en la Mezquita de Lisboa.

Frente representantes de diferentes confesiones religiosas, Rebelo de Sousa hizo un llamado “para que, en sano diálogo y confluencia de propósitos, hagamos todo lo que resulta posible por defender la independencia, la tolerancia, el entendimiento mutuo, en un instante en que es tan seductor dividir y catalogar”. .

El presidente pidió que “creyentes y no fieles tengan presente el sentido de la Constitución de la República Portuguesa, respeten la libertad de los demás, no deseen limitarla, no deseen condicionarla, no quieran vaciarla en honor de sus cargos personales”.

Además de esto, agradeció a las confesiones religiosas el trabajo que efectúan en Portugal en áreas como la educación, la salud, la solidaridad, tal como “en la resistencia a las crisis y la pelea contra la pandemia”.

Compruebe asimismo: