NOTICIAS

Primado “no tiene objeción” a los sacerdotes casados

Hogar > Presentado > Primado “no tiene objeción” a los sacerdotes casados

Primado “no tiene objeción” a los sacerdotes casados

Arzobispo Eamon Martin en Maynooth

El arzobispo Eamon Martin ha dicho que “no tiene objeciones” a la idea de que a los sacerdotes se les permita casarse, pero no lo ve como una solución rápida a la crisis de vocaciones.

En una discusión franca y amplia con Revista de actualidad revista el Primado de toda Irlanda dijo que la disminución de las vocaciones es un “problema importante” para los obispos.

Una de las formas en que están lidiando con la crisis es “tomando prestado de las Iglesias a las que sirvieron los sacerdotes y las hermanas de Irlanda” trayendo sacerdotes de otras partes del mundo donde abundan las vocaciones.

Sugirió que la Iglesia en Irlanda necesita un período de renovación y que la renovación tardará unos treinta años en superar “muchas de las luchas y la inmadurez que tenemos en nuestra iglesia”.

Cuando se le preguntó acerca de la importación de sacerdotes del extranjero, el arzobispo respondió: “Necesitamos ser valientes y creativos al recibir sacerdotes del extranjero para que nos ayuden durante este período. no es para siempre Piensas en América; Durante mucho tiempo, en los años 50 y 60, la Iglesia estadounidense fue servida por sacerdotes irlandeses. Ahora es atendido por sacerdotes nativos de los Estados Unidos. La Iglesia irlandesa ayudó a otra parte de la iglesia universal que estaba en necesidad. Ahora estamos en necesidad y buscamos la ayuda de la iglesia universal”.

Sobre el tema del celibato, el arzobispo dijo que hay “grandes gracias dentro del celibato” y que es un gran regalo para la Iglesia que un joven entregue su vida totalmente a la iglesia o una joven en la vida religiosa”.

El arzobispo admitió que había salido con varias novias antes de unirse al seminario y pensó que estaba enamorado algunas veces.

Incluso desde que se convirtió en sacerdote, ha “conocido a muchas mujeres por las que estoy bastante seguro de que me sentiría atraído y en otra vida podría haber considerado: ‘¿Me gustaría casarme con esta persona? ¿Tener hijos con esta persona?’”.

Pero dice que ha hecho un compromiso al que tiene que tratar de ser fiel y agrega que él no es diferente a sus amigos que se casaron y han luchado con la fidelidad.

La entrevista también cubre sus reflexiones sobre el referéndum matrimonial, la homosexualidad y su oposición a los intentos de derogar la 8ª Enmienda.

Sobre la espinosa cuestión del matrimonio homosexual, dice que ser “una persona homosexual no es pecado”, pero agrega que la Iglesia cree que el lugar adecuado para las relaciones sexuales es dentro del matrimonio entre un hombre y una mujer.

El arzobispo Martin critica el impulso para derogar la octava enmienda, que describió como una “poderosa expresión de la igualdad del derecho a la vida de todas las personas”, incluidos los más vulnerables.

Indicó que los obispos serán más vocales en los esfuerzos desafiantes para derogar la enmienda que, según él, conducirá a una “desigualdad de vida” para el niño por nacer.

El líder de la Iglesia Católica en la isla de Irlanda también cree que debería haber una Irlanda unida y dijo en la entrevista que le gustaría trabajar para lograrlo.

Describiéndose a sí mismo como un nacionalista, enfatizó que nunca contempló el uso de la violencia como un medio para lograr una Irlanda unida.

“Creo que Irlanda debería ser uno. Y me gustaría trabajar para eso, y seguir trabajando para eso, por medios pacíficos y por persuasión, reconociendo que hay mucha gente en esta isla que no quiere eso. En ningún momento hubiera creído en el uso de la violencia para lograrlo”, afirma.

Al recordar la vida en Derry mientras crecía durante los disturbios, dijo que lo registraban constantemente de camino a la escuela o a las tiendas y que también, cuando tenía 12 años, se enfrentó cara a cara con horrores como las secuelas de un ataque con bomba en que varias personas perdieron la vida.

Refiriéndose al debate sobre el Brexit, el prelado de 54 años ve una Europa unida como algo más positivo que negativo, ya que las fronteras políticas son menos importantes que una humanidad común, necesidades económicas comunes y necesidades sociales comunes.

Sugiere que esta visión de una Europa unida ha significado que la frontera entre Irlanda del Norte y el resto de Irlanda se haya vuelto cada vez menos importante. “Me gustaría que esa tendencia continuara”, comenta.

La Iglesia Católica en Irlanda es una iglesia de toda Irlanda, como la Iglesia de Irlanda, las Iglesias Presbiteriana y Metodista.

El Dr. Martin explica que su propia diócesis de Armagh se extiende a ambos lados de la frontera, con el 60 % de sus feligreses en Irlanda del Norte y el 40 % en la República. Tiene una frontera política y dos monedas, “pero nos vemos a nosotros mismos como uno”, dice.

Advirtiendo que la paz no se puede dar por sentada, el líder de la Iglesia Católica dice que hay “personas que quieren arrastrarnos de vuelta, que sienten que todavía se puede bombardear a la gente en una Irlanda unida. Todavía hay personas en nuestras comunidades que piensan que la paz fue una mentira y que era demasiado pronto para hacer las paces”.

“No estoy de acuerdo. Creo que era demasiado tarde. Creo que demasiadas personas perdieron la vida y demasiadas personas quedaron mutiladas y heridas de por vida, y eso solo hablando de las lesiones físicas, sin mencionar las lesiones psicológicas”.

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS