Por primera vez en la historia, un Papa celebrará Misa en

BAGDAD, 06 de marzo. 21/04:06 am (ACI).- El Papa Francisco festejará por primera vez una misa en rito caldeo y los lenguajes que se usarán durante la Eucaristía van a ser el italiano, el caldeo y el árabe. La misa se llevará a cabo el sábado 6 de marzo en la Catedral Católica de San José en Bagdad a lo largo de su visita.

Esta es la segunda ocasión donde el Beato Padre festejará una Eucaristía en un rito católico oriental. La primera oportunidad fue el 2 de junio de 2019, durante su viaje a Rumanía, donde encabezó la “Divina Liturgia” en el Rito Bizantino Rumano con la beatificación de siete obispos mártires greco-católicos.

La Celebración Eucarística en Rito Caldeo que se efectuará el 6 de marzo seguirá la manera de la “Misa de Santo Tomás” y concelebrará con el Papa Francisco el Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Cardenal Louis Raphael Sako.

La mayoría de los cristianos en Irak son de rito caldeo. La Iglesia de Caldea es una Iglesia católica oriental que está en plena comunión con Roma.

Comentando al conjunto ACI, el especialista en liturgias orientales del Pontificio Instituto Oriental de Roma y en la actualidad funcionario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, p. Salvador Aguilera López, describió algunas de las diferencias entre la Misa en el Rito Romano y lo que el Papa festejará en el Rito Caldeo.

Primero, el p. Salvador señaló que “en la oración antes de las lecturas, se invoca al Señor para que nos ilumine y nos renueve con su Espíritu y nos lleve a cabo dignos de percibir y llevar a cabo su palabra vivificante, para cumplir su santa intención”.

“La segunda oración de inclinación tiene una gran riqueza cristológica: Jesucristo es llamado el icono del Padre, que se encarnó para salvarnos y nos dio el Misterio que ahora festejamos” y resaltó los verbos usados en la invocación del Espíritu Santurrón “ven, mantenerse, bendecir, santificar a fin de que las ofrendas se conviertan en el Cuerpo y la Sangre de Cristo”.

“Como movimientos o ritos a poner énfasis podemos encontrar el rito de la fracción o el rito de la penitencia. En el primero, el celebrante parte la sagrada hostia y la sumerge en el cáliz mientras reza una oración”.

En la segunda, “en preparación a la comunión, se hace un momento de silencio, sentados, para examen de conciencia y soliciar perdón de los errores, tras lo que se pronuncia la oración de absolución”, ha dicho el sacerdote, especialista en liturgia.

Otras particularidades en la liturgia de la palabra son “la bendición del lector antes de proclamar la primera lectura y la antífona que se produce tras ella; además, antes de la proclamación del Evangelio, el sacerdote que lo proclama lo lleva al Santurrón Padre el Libro de los Evangelios o Evangeliario y después sigue la homilía y la oración de los leales”.

Pie. Salvador afirma que la liturgia eucarística es “la parte más compleja y rica” ​​de esta celebración y describe que “al canto del ofertorio le prosigue la oración sobre las ofrendas, a lo largo de la cual el Papa hace levantar ligeramente la patena y el cáliz antes de ponerlos sobre la altar, y luego los cubre con un velo y los inciensa. Tras esto viene la recitación del Credo y el rito de la paz”.

En la liturgia eucarística, el padre Salvador indicó que hay “tres frases llamadas ‘oraciones de inclinación’. A la primera, que corresponde al Prefacio, le prosigue el Beato, al que unimos los poderes angélicos. A saber, la memoria del Última Cena y las intercesiones por la Iglesia”.

“La tercera, que subraya la Tradición Apostólica recibida por los curas en la celebración de los Santos Secretos y antecede a la invocación del Espíritu Beato, a lo largo de la cual el Santurrón Padre y los concelebrantes ponen sus manos sobre las ofrendas”. Esta parte acaba con el “canto y oración de agradecimiento”.

Al final, en el rito final, el patriarca caldeo dirigirá unas expresiones al Papa y luego los presentes recibirán la bendición del Santo Padre.

cristianos en irak

Antes de que Estados Unidos invadiera Irak en 2003, había precisamente 1,5 millones de cristianos iraquíes. En la actualidad, se cree que ese número es inferior a 500.000. El surgimiento del grupo terrorista Estado Islámico ha llevado a varios cristianos a huir del país. Irak tiene mucho más de 38 millones de pobladores, la enorme mayoría de los cuales son musulmanes.

Según la Mesopotamia Heritage Foundation, el número de cristianos es bastante menor y solo 400.000 caldeos siguen viviendo en Irak, repartidos entre Bagdad, Kurdistán, la Llanura de Nínive y Basora.

La Iglesia Católica de Caldea sufrió una gran diáspora, y el día de hoy se prolonga por los cinco continentes, estando que se encuentra en Estados Unidos, ciertos países de Europa, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, en la antigua Unión Soviética, en especial en Rusia (Moscú , Rostov -on-Don), Ucrania, Georgia (Tbilisi) y Armenia (en Ereván).

contrastar: