Patriarca iraquí: Visita del Papa Francisco alentará

BAGDAD, 07 de marzo. 21/06:40 am (ACI).- El Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Cardenal Louis Raphael Sako, señaló que la visita del Papa Francisco a Irak “animará a los iraquíes a superar el pasado doloroso, con miras a la reconciliación nacional y la sanación de lesiones”.

De este modo lo ha dicho el Cardenal en el final de la Misa de rito caldeo encabezada por el Santurrón Padre ayer, día 6, en la Catedral de San José de Bagdad.

“Su visita va a animar a los iraquíes a sobrepasar el pasado doloroso, con miras a la reconciliación nacional, la curación de lesiones, la cohesión y la cooperación para el crecimiento, la paz y la estabilidad, simplemente por el hecho de que son hermanos y siguen siendo ciudadanos de la tierra de Abraham, el Iraq es su casa común”, dijo el cardenal Sako al Pontífice y a los prácticamente 200 competidores, incluyendo el presidente iraquí Barham Ahmed Salih Qassim.

En su breve discurso, el patriarca iraquí expresó su alegría y reconocimiento por la “valiente visita” del Papa “más que nada porque se produce en situaciones inusuales por las luchas y crisis que viven nuestras naciones y otras naciones de todo el mundo”.

“Su presencia entre nosotros, como un peregrino que reza por un mundo más humano, mucho más fraterno, mucho más solidario y mucho más pacífico, nos llena de promesa”, añadió el líder de los caldeos.

“Sí, Santidad, todas y cada una de las partes tienen que considerarse una parte de exactamente la misma familia, proteger la vivienda común y la solidaridad, y contribuir al surgimiento de crisis asfixiantes como la pandemia del coronavirus, la pobreza, la emigración, el extremismo, el terrorismo y los inconvenientes ambientales, dijo el cardenal Sako, quien ha añadido que “es necesario un despertar espiritual y ética para hacer este emprendimiento vital”.

En este sentido, el Patriarca destacó la importancia de educar a pequeños y jóvenes de distintas religiones y nacionalidades para enriquecerlos y liberarlos “del extremismo y del terrorismo” mediante una formación que los realice “capaces de relaciones diarias específicas abiertas a la acogida, al diálogo , la entendimiento recíproca, la tolerancia, el amor, la bondad, la paz y el respeto por la vida y el medio ambiente”.

Finalmente, el Cardenal Sako reiteró que estar presentes como “cristianos en Irak y Medio Oriente” es una vocación y una misión a la que no tenemos la posibilidad de abandonar pesar de las adversidades.

Verificar: