Papa: recorrer el camino de la pobreza para ser

Papa: recorrer el camino de la pobreza para ser

En la misa celebrada esta mañana (18/10) en la capilla de Casa Santa Marta, el Papa Francisco habló de las tres maneras de pobreza a las que está llamado el discípulo: pobreza de riquezas, persecución y soledad.

Débora Donnini – Ciudad del Vaticano

En la misa celebrada esta mañana (18/10) en la capilla de Casa Santa Marta, el Papa Francisco habló de las tres formas de pobreza a las que está llamado el discípulo: la riqueza, la persecución y la soledad.

La reflexión del Pontífice se inspiró en la Oración Colecta y en el Evangelio de Lucas, que relata el envío de los 72 acólitos en la pobreza, “sin bolsa, alforja ni sandalias”, por el hecho de que el Señor desea que el camino del discípulo sea pobre.

dejar ir las riquezas

Las “tres etapas” de la pobreza comienzan con el alejamiento del dinero y de las riquezas y son la condición para emprender el sendero del discipulado. Consiste en tener un “corazón pobre”. Y si en el trabajo apostólico se necesitan construcciones u organizaciones que parezcan un signo de riqueza, que se utilicen bien, pero con una actitud de desapego, advirtió el Papa.

El joven rico del Evangelio, de hecho, conmovió el corazón de Jesús, pero entonces no ha podido proseguir al Señor porque tenía “el corazón puesto en las riquezas”. “Si quieres seguir al Señor, escoge el camino de la pobreza y si tienes riquezas, que sea para servir a los demás, pero con un corazón desprendido. El discípulo, ha dicho el Papa, no debe tener miedo a la pobreza, o más bien: ha de ser pobre.

Persecución por el evangelio

La segunda forma de pobreza es la de la persecución. De nuevo en el Evangelio de el día de hoy, el Señor envía a los discípulos “como corderos en medio de lobos”. Y aún el día de hoy hay muchos cristianos perseguidos y calumniados a raíz del Evangelio:

Ayer, en la Sala del Sínodo, un obispo de uno de esos países donde hay persecución hablaba de un joven católico llevado por un conjunto de tipos que detestaban a la Iglesia, fundamentalistas; fue atacado y después arrojado a una cisterna, echándole barro hasta el cuello: “Di por última vez: ¿renuncias a Jesucristo?”. – “¡No!”. Le tiraron una piedra y lo mataron. Todos lo oímos. Y no sucedió en los primeros siglos: ¡hace dos meses! es un ejemplo Pero cuántos cristianos sufren el día de hoy persecución física: “¡Oh, blasfemó! ¡A la horca!

Francisco también recordó que existen otras formas de persecución:

La persecución de la calumnia, el chismorreo y el católico calla, acepta esta “pobreza”. En ocasiones hay que defenderse para no provocar un escándalo… Las pequeñas persecuciones en el vecindario, en la parroquia… pequeñas, pero son la prueba: la prueba de la pobreza. Es el segundo tipo de pobreza que el Señor nos pide. El primero, dejar las riquezas, no apegarse de corazón a las riquezas; el segundo, recibiendo humildemente la persecución, sufriendo la persecución. O sea pobreza.

La pobreza de sentirse abandonado

Hay una tercera forma de pobreza: la de la soledad, el abandono. El ejemplo nos lo da la Primera Lectura de la liturgia de el día de hoy, tomada de la Segunda Carta de São Paulo a Timoteo, en la que el “enorme Pablo”, “que no temía a nada”, dice que en su primera defensa frente a los tribunales , nadie lo miraba: “Todos me abandonaron”, ha dicho, y agregó que el Señor se encontraba a su lado y le daba fuerzas.

El Papa Francisco se centró en el abandono del discípulo: ¿de qué manera le puede pasar a un joven o una muchacha de 17 o 20 años, que con entusiasmo deja las riquezas para proseguir a Jesús, entonces “con solidez y fidelidad” tolera “la calumnia, la persecución día tras día y los celos”? ”, “pequeñas o grandes persecuciones”, y en el final el Señor asimismo puede soliciar “la soledad del fin”:

Pienso en el hombre mucho más grande de la humanidad, y esta calificación viene de la boca de Jesús: Juan Bautista. El hombre mucho más grande nacido de una mujer. Gran predicador: la multitud asistía a él para ser bautizada. ¿De qué forma fue tu final? Solo, en prisión. Piensa en lo que es una prisión y en de qué forma podrían haber sido las prisiones de entonces, pues si las de hoy son de esta manera, piensa en aquellas… Solas, olvidadas, cortadas por la debilidad de un rey, el odio de una adúltera y El capricho de una niña: así acabó el hombre mucho más grande de la historia. Sin ir más lejos, muchas veces en los hogares de ancianos donde viven curas y monjas que han dedicado su historia a la predicación, se sienten solos, solos con el Señor: absolutamente nadie recuerda de ellos.

Una forma de pobreza que Jesús prometió a Pedro, diciéndole: “En el momento en que eras joven, ibas a donde deseabas; en el momento en que seas viejo, te llevarán a donde no desees ir”. El acólito es pobre en el sentido de que no está apegado a la riqueza. Este es el paso inicial. Luego es pobre porque “es paciente frente a las pequeñas o enormes persecuciones”, y tercer paso, es pobre por el hecho de que entra en el estado anímico de sentirse descuidado o al final de la vida. El sendero de Jesús termina con una oración al Padre: Dios mío, Dios santo, ¿por qué razón me has desamparado?

El Papa invitó a todos los discípulos, “curas, monjas, obispos, papas, laicos, a rezar para que “sepan caminar por el camino de la pobreza como quiere el Señor”.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Papa: recorrer el camino de la pobreza para ser
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios