Papa: la cruz nos enseña a no temer la derrota, porque

Papa: la cruz nos enseña a no temer la derrota, porque

En la fiesta de la Ensaltación de la Santa Cruz, el Papa Francisco dedicó su homilía de la mañana a la contemplación del fracaso, pero asimismo de la ensaltación de Jesús, que “tomó todos los pecados de todo el mundo”. Satanás está encadenado, pero todavía ladra y si nos aproximamos a él, nos destruirá.

Alessandro Di Bussolo – Localidad del Vaticano

La Cruz de Jesús nos enseña que en la vida hay fracaso y victoria, y que no debemos temer los “malos momentos”, que tienen la posibilidad de ser alumbrados exactamente por la cruz, signo de la victoria de Dios sobre el mal. Un mal, Satán, que está destruido y encadenado, pero que “todavía ladra” y si te aproximas a él para acariciarlo, “te destruirá”.

De esta forma lo ha dicho el Papa en su homilía en la Misa conmemorada en la mañana de este viernes 14, en la Capilla de Casa Santa Marta, en la celebración de la Ensaltación de la Santa Cruz.

La “derrota” de Jesús alumbra nuestros momentos bien difíciles

Contemplar la Cruz, el signo del católico – enseña Francisco – es para nosotros contemplar un signo de derrota pero también un signo de victoria. En la cruz, “todo lo que Jesús había hecho en la vida” fracasa, y se acaba toda la esperanza del pueblo que proseguía a Jesús. “No tenemos miedo de contemplar la cruz como un momento de derrota, de fracaso”.

Y comentando el pasaje de la Carta a los Filipenses de la segunda lectura, el Papa Francisco destacó que “Pablo, cuando reflexiona sobre el secreto de Jesucristo, nos dice cosas fuertes, nos comunica que Jesús se despojó de sí, se aniquiló:

“Él tomó todo nuestro pecado, todo el pecado del mundo: era un “harapo”, un hombre culpado. Pablo no tuvo miedo de enseñar esta derrota y esto puede arrojar algo de luz sobre nuestros malos momentos, nuestros instantes de derrota, pero la cruz es asimismo un signo de victoria para nosotros cristianos”.

El Viernes Beato, la “enorme trampa” para satanás

El Libro de Números, en la primera lectura, relata el momento del Éxodo, en el que el pueblo judío que susurraba “fueron mordidos por serpientes”. Y esto evoca a la serpiente vieja, Satanás, el Enorme Acusador, recuerda Francisco. Pero la serpiente que causó la desaparición, afirma el Señor a Moisés, será levantada y va a traer la salvación.

Y esto – dice el Papa Francisco – “es una profecía”. De hecho, “Jesús hecho pecado venció al creador del pecado, venció a la serpiente”. Satanás se encontraba feliz el Viernes Santurrón –destaca Francisco– “tan feliz que no se dio cuenta de la gran trampa “de la historia en la que caería”.

¡Trágate a Jesús, pero asimismo a su divinidad, y pierde!

Como dicen los Progenitores de la Iglesia, Satanás “vio a Jesús tan demacrado, andrajoso y como un pez hambriento que va por el cebo pegado al anzuelo, fue allí y se lo tragó”. “Pero en ese instante asimismo se tragó a la divinidad por el hecho de que él era el cebo pegado al anzuelo, con el pez”.

“En ese momento – dice el Pontífice – Satanás fue destruido para toda la vida. No posee fuerza. La Cruz, en ese instante, se convierte en signo de victoria”.

La serpiente antigua está encadenada, pero no debes aproximarte a ella.

“Nuestra victoria es la cruz de Jesús, la victoria sobre nuestro enemigo, la enorme serpiente vieja, el Gran Acusador”. En la cruz –destaca el Pontífice– “fuimos salvados, en ese sendero que Jesús deseó recorrer hasta el punto más bajo, pero con el poder de la divinidad”. Jesus dijo:Cuando sea levantado, atraeré a todos hacia mí”:

“Jesús resucitó y Satanás destruyó. La cruz de Jesús debe ser para nosotros el atrayente: mírala, porque es la fuerza para seguir adelante. Y la vieja serpiente destruida todavía ladra, todavía amenaza, pero, como decían los Progenitores de la Iglesia, es un perro encadenado: no os acerquéis a él y no os morderá; pero si vas a acariciarlo porque el encanto lo transporta allí como un cachorro, prepárate, te destrozará”.

De pie frente a la cruz, signo de derrota y victoria

Nuestra vida avanza –aclara el Papa– con Cristo victorioso y resucitado, que nos manda el Espíritu Santurrón, pero también con ese perro encadenado, “al que no debo acercarme, pues me morderá”:

“La cruz nos enseña esto, que en la vida hay fracaso y victoria. Debemos entender tolerar las derrotas, soportarlas con paciencia, las derrotas, asimismo de nuestros pecados, por el hecho de que Él pagó por nosotros. Toléralos en Él, pídele perdón, pero nunca te dejes seducir por ese perro encadenado. Hoy sería hermoso que en el hogar, relajados, estuviéramos 5, 10, 15 minutos frente al crucifijo, así sea el que tenemos en el hogar o el del rosario: mirarlo es nuestra señal de la derrota, que hace la persecución, que nos destroza, es también nuestra señal de victoria pues Dios venció allí”.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Papa: la cruz nos enseña a no temer la derrota, porque
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios