Papa Francisco y Benedicto XVI reciben segunda dosis de vacuna

Vaticano, 05 feb. 21/11:33 am (ACI).- El papa Francisco y el papa retirado Benedicto XVI han recibido la segunda y última dosis de la vacuna contra el Covid-19, reafirmaron fuentes vaticanas a CNA, la agencia en idioma inglés del grupo ACI.

El Papa Francisco y Benedicto XVI han recibido la primera dosis de la vacuna el pasado 14 de enero, según ha podido confirmar el directivo de la Oficina de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni.

El Estado de la Localidad del Vaticano inició su campaña de vacunación contra el coronavirus el 13 de enero. Desde entonces, los gobernantes de salud del Vaticano estuvieron vacunando a los funcionarios del Vaticano y sus familias, tal como a los residentes del territorio del Vaticano, a las personas sin hogar atendidas por la Oficina de Limosnas Apostólicas y a los cronistas que acompañarán al Pontífice en su próximo viaje a Irak. Las vacunas se están administrando en el atrio del Salão Paulo VI.

Para entender la naturaleza de esta campaña de vacunación, es esencial considerar que el Vaticano es el estado más pequeño del mundo con una población de 800 personas. Sin embargo, mucho más de 4.000 personas trabajan en la Santa Sede.

Según el jefe del servicio de salud del Vaticano, el Dr. Andrea Arcangeli, al comienzo de la campaña de vacunación, la vacuna escogida es “la que produce la farmacéutica Pfizer, la primera que se introdujo en empleo clínico, que probó tener un 95% de efectividad”.

El Papa Francisco siempre aseguró la obligación moral de vacunarse, pidió que las vacunas sean alcanzables para todos y condenó la “negación del suicidio”.

“Creo que moralmente todos deberían vacunarse. Pues tu salud, tu vida, pero también la vida del resto está en riesgo”, ha dicho en un reportaje con Canale 5, en Italia.

El 21 de diciembre de 2020, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó una nota sobre “la moralidad de usar algunas vacunas contra el Covid-19”, sabiendo los debates actuales en la opinión pública sobre el tema y pidió tanto a las farmacéuticas como al gobierno organismos de salud a “generar, aprobar, distribuir y prestar vacunas éticamente aceptables que niegan inconvenientes de conciencia, ni para los profesionales de la salud, ni para los propios vacunados”.

Publicado inicialmente en ACI Press. Traducido y amoldado por Nathália Queiroz.

Verifique también: