Papa Francisco: trabajar para que no haya indiferencia

Papa Francisco: trabajar para que no haya indiferencia

En su homilía, el Pontífice destacó las expresiones: “Padre, pan y perdón”. “Tres expresiones que encontramos en el Evangelio de el día de hoy; tres palabras, que nos llevan al corazón de la fe”.

localidad del Vaticano

El Papa Francisco festejó una Misa en el Palexpo de Ginebra, Suiza, la tarde de este jueves (21/06), como una parte de la peregrinación ecuménica por el 70 aniversario del Consejo Mundial de Iglesias.

En su homilía, el Pontífice resaltó las palabras: “Padre, pan y perdón”. “Tres palabras que encontramos en el Evangelio de el día de hoy; tres palabras, que nos llevan al corazón de la fe”.

La palabra ‘Padre’ es la llave de ingreso al corazón de Dios

“Padre: así empieza la oración. Se puede proseguir con otras expresiones, pero no es posible olvidar la primera, por el hecho de que la palabra ‘Padre’ es la llave de acceso al corazón de Dios.

“De hecho, solo decir Padre es que rezamos en lenguaje cristiano, es que rezamos ‘cristianos’: no ​​un Dios genérico, sino más bien un Dios que es, frente todo, Papá.

En verdad, Jesús nos solicitó que afirmáramos ‘Padre nuestro que andas en los cielos‘; no ‘Dios del cielo, que eres Padre’. Primero, antes de ser infinito y eterno, Dios es Padre”.

“De Él procede toda la paternidad y la maternidad. En Él está el origen de todo bien y de nuestra vida.

“Entonces el ‘Padre Nuestro’ es la fórmula de la vida, la que revela nuestra identidad: somos hijos amados. ”

Es la fórmula que soluciona el teorema de la soledad y el problema de los huérfanos. Es la ecuación que indica lo que hay que llevar a cabo: querer a Dios, nuestro Padrey a los demás, nuestros hermanos.”

“Es la oración de a nosotros, de la Iglesia; una oración sin o yo ni mipero todo dirigido a huevosde Dios (el su nombre, el su reino, el vuestra testamento) y que se conjuga sólo en primera persona del plural. ‘Padre nuestro’: dos expresiones que nos ofrecen el signo de la vida espiritual”, resaltó el Papa.

“Siempre y cuando hacemos la señal de la cruz al comienzo del día y antes de cada actividad importante, siempre y cuando decimos ‘Padre nuestro’, nos apropiamos nuevamente de las raíces que nos sirven de fundamento.

Necesitamos llevar a cabo esto en nuestras sociedades de manera frecuente desarraigadas. El ‘Padre Nuestro’ revigoriza nuestras raíces. Cuando el Padre está allí, absolutamente nadie está excluido; el miedo y la indecisión no prevalecen. Predomina el recuerdo del bien, pues en el corazón del Padre no somos individuos virtuales, sino más bien hijos amados. Él no nos une en grupos de compartir, sino nos reúne como una familia.

No nos cansemos de decir ‘Padre Nuestro’: nos recordará que no hay niño sin Padre y por consiguiente ninguno de nosotros está solo en este mundo; pero también nos recordará que no hay Padre sin hijos: ninguno de nosotros es hijo único, cada uno de ellos debe cuidar de los hermanos en la única familia humana”.

Según Francisco, “Al decir Padre-nuestroafirmamos que todo humano es una parte de nosotros y, ante los innumerables males que ofenden la cara del Padre, nosotros, sus hijos, nos encontramos llamados a reaccionar como hermanos, como buenos guardianes de nuestra familia y a trabajar para que no hay indiferencia al hermano, a cada hermano: tanto el bebé por nacer como el adulto mayor que ya no charla, tanto el que entendemos que no tenemos la posibilidad de perdonar como el pobre descartado. O sea lo que el Padre nos pide, nos manda: que nos amemos unos a otros con corazón de hijos, que somos hermanos entre nosotros”.

El pan debe ser accesible para todos.

En relación a la segunda palabra, pan, el Pontífice destacó que “Jesús dice que solicitemos pan al Padre todos los días. No es necesario pedir mucho más: sólo pan, es decir, lo fundamental para vivir. El pan es, frente todo, alimento suficiente para el día de hoy, para la salud, para el trabajo de hoy; ese alimento del que lamentablemente carecen varios de nuestros hermanos y hermanas. Por eso digo: ¡Ay de los que especulan con el pan! Los alimentos básicos para la vida día tras día de la gente deben ser accesibles para todos”.

Para Francisco, “soliciar el pan de cada día es asimismo decir: “Padre, ayúdame a vivir una vida mucho más fácil. La vida se volvió tan complicada; Me dan ganas de decir que el día de hoy, para bastantes, la vida es de alguna forma ‘drogada’: corres de la mañana de noche, entre mil llamadas y mensajes, sin poder parar, mirando a los rostros, inmerso en una dificultad que debilita y a una agilidad que genera ansiedad”.

“Se requiere una alternativa de vida sobria, libre de cargas superfluas. Una alternativa a contracorriente, como lo hizo en algún momento São Luís Gonzaga, que el día de hoy recordamos.

La opción de abandonar muchas cosas que llenan la vida pero vacían el corazón. Optemos por facilidad de panpara hallar de nuevo el coraje de la silencio y el oraciónlevadura de una vida realmente humana.

“ Optemos por las personas en lugar de las cosas, a fin de que construyan relaciones, no virtuales, sino más bien personales. ”

Amemos de nuevo la fragancia auténtica de lo que nos rodea. En casa, cuando yo era niño, si el pan se caía de la mesa, nos enseñaban a recogerlo instantaneamente y besarlo. Aprecia lo que es simple todos los días y consérvalo: no utiliza y tira, sino aprecia y conserva.

No olvidemos tampoco que ‘el pan de cada día’ es Jesús. Sin Él, no podemos realizar nada. Es el alimento básico para vivir bien. En ocasiones, sin embargo, reducimos a Jesús a una condimenta; pero si no es nuestro alimento vital, el centro de nuestros días, el aliento de la vida cotidiana, todo es en balde. Mendigando pan, pedimos al Padre y nos mencionamos todos los días: facilidad de vida, cuidado de lo que nos rodea, Jesús en todo y más que nada”.

El perdón es la cláusula vinculante de Nuestro PadreO

Sobre el perdón, el Papa subrayó que “es bien difícil perdonar”, porque “siempre llevamos dentro algo de queja, de resentimiento y, cuando nos provocan los que hemos perdonado, vuelve el rencor y con interés.

Pero, como don, el Señor pretende nuestro perdón. Llama la atención que el único comentario original sobre el Padre Nuestro, la de Jesús, se concentra en solo una oración: ‘Pues si perdonáis a el resto sus ofensas, asimismo os disculpará a vosotros vuestro Padre celestial. Pero si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco tu Padre les perdonará las vuestras.

El perdón es la cláusula vinculante de Padre Nuestro. Dios libra nuestro corazón de todo pecado, perdona todo, todo; pero solicita una cosa: que nosotros, a nuestra vez, no nos cansemos de perdonar.De cada uno de ellos reclama una amnistía general por las faltas del resto.

“Habría que llevar a cabo una buena radiografía del corazón, para poder ver si dentro de nosotros hay bloqueos, óbices para el perdón, piedras que eliminar. ”

Y después dile al Padre: ‘¡Mira esta roca! Te lo encomiendo y te solicito por esta persona, por esta situación; aunque me cuesta perdonar, te pido la fuerza para hacerlo’”.

Según el Papa, “el perdón actualizar, obrar milagros. Pedro experimentó el perdón de Jesús y se convirtió en pastor de su rebaño; Saulo se convirtió en Pablo tras el perdón que recibió de Esteban; cada uno de nosotros renace como nueva criatura cuando, perdonado por el Padre, quiere a sus hermanos y hermanas.

El perdón cambia el mal en bien

Solo de esta manera introducimos la auténtica novedad en el planeta, porque no hay mayor novedad que el perdón, que cambiar lo malo en bueno. Observamos esto en la historia cristiana.

¡Qué bien nos hizo y nos seguirá haciendo perdonarnos unos a otros, redescubrirnos como hermanos tras siglos de controversias y laceraciones!

El Padre es feliz en el momento en que verdaderamente nos amamos y nos perdonamos de corazón; y después nos da su Espíritu. Pidamos esta felicidad: no cerrarnos en un espíritu endurecido, siempre y en todo momento riguroso con los demás, sino más bien dar el paso inicial, en la oración, en el encuentro fraterno, en la caridad concreta. Así seremos mucho más como el Padre, que quiere sin aguardar recompensa. Él derramará sobre nosotros el Espíritu de unidad.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Papa Francisco: trabajar para que no haya indiferencia
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios