NOTICIAS

Papa Francisco: servir a la Palabra de Dios y no a la idolatría de las riquezas y los cuidados mundanos

Hogar > Noticias > Papa Francisco: servir a la Palabra de Dios y no a la idolatría de las riquezas y los cuidados mundanos

Papa Francisco: servir a la Palabra de Dios y no a la idolatría de las riquezas y los cuidados mundanos

Las riquezas y los afanes del mundo “ahogan la Palabra de Dios”, dijo el Papa Francisco en la Misa de esta mañana en la Casa Santa Marta. El Papa señaló que nuestra vida se asienta sobre tres pilares: elección, alianza y promesa, y agregó que debemos confiar en el Padre para vivir el presente sin preocuparnos por lo que sucederá.

“Nadie puede servir a dos señores”. El Papa Francisco comenzó su homilía con las palabras de Cristo en el Evangelio de hoy, donde se enfoca en el tema de las riquezas y los cuidados. Jesús, dijo el Papa, “tiene una idea clara sobre este tema”: son “las riquezas y los afanes del mundo” que ahogan la Palabra de Dios, son las espinas de las que habla la parábola del sembrador, que ahogan la semilla que ha caído en tierra:

“Las riquezas y los afanes del mundo ahogan la Palabra de Dios y no la dejan crecer. Y la Palabra muere, porque no se cuida: se ahoga. En ese caso sirves a las riquezas o sirves a las preocupaciones, pero no sirves a la Palabra de Dios. Y esto también tiene un sentido temporal, porque la Parábola está un poco construida -el discurso de Jesús en la Parábola- en el tiempo, ¿no es así? No te preocupes por el mañana, por lo que harás mañana. . . . Y también la parábola del sembrador se construye sobre el tiempo: siembra, luego llega la lluvia y crece. Simplemente, quitamos del tiempo”.

El Papa subrayó que nuestra vida se basa en tres pilares: el pasado, el presente y el futuro. El pilar del pasado, explicó, “es el de la elección del Señor”. Cada uno de nosotros puede decir “el Señor me ha elegido, me ha amado”, “me ha dicho ‘ven’”, y con el Bautismo “me ha elegido para ir por un camino, el camino cristiano”. El futuro, en cambio, se refiere a “caminar hacia una promesa”, el Señor “nos ha hecho una promesa”. Finalmente, el presente “es nuestra respuesta al Dios que es tan bueno que me ha elegido”. El Papa dijo: “Él hace una promesa, me propone una alianza y yo hago una alianza con Él”. Así que estos son los tres pilares: “elección, pacto y promesa”:“Los tres pilares de toda la historia de la Salvación. Pero cuando nuestro corazón entra en lo que Jesús nos explica, quita tiempo: quita el pasado, quita el futuro, y uno se confunde en el presente. Para quien está apegado a las riquezas, ni el pasado ni el futuro son importantes; él tiene todo aquí. La riqueza es un ídolo. No necesito un pasado, una promesa, una elección: nada. El que está preocupado por lo que sucederá, quita su relación con el futuro – “pero ¿puede uno hacer esto?” – y el futuro se vuelve futurista, pero no, no te dirige a ninguna promesa: te quedas confundido, te quedas solo.”Es por eso que Jesús nos dice que debemos seguir el Reino de Dios o las riquezas y preocupaciones del mundo. El Papa dijo con el Bautismo “somos elegidos en amor” por Él, tenemos “un Padre que nos ha enviado por un camino”. Y así “hasta el futuro es gozoso”, porque “caminamos hacia una promesa”. El Señor “es fiel, no defrauda” y por eso también nosotros estamos llamados a hacer “lo que podamos” sin decepcionarnos, “sin olvidar que tenemos un Padre que nos eligió en el pasado”. Riquezas y cuidados, advirtió, son las dos cosas “que nos hacen olvidar nuestro pasado”, que nos hacen vivir como si no tuviéramos Padre. Y hasta nuestro presente es un presente que no funciona”:

“Olvidar el pasado, no aceptar el presente, desfigurar el futuro: eso es lo que hacen las riquezas y los cuidados. El Señor nos dice: “¡Pero tened calma! Buscad el Reino de Dios y todo lo demás vendrá.’ Pidamos al Señor la gracia de no engañarnos con las preocupaciones, con la idolatría de las riquezas, y de recordar siempre que tenemos un Padre que nos ha elegido; recordar que este Padre nos promete un bien, que es caminar hacia esa promesa; y tener coraje para tomar el presente como viene. Pidamos esta gracia al Señor”.El Santo Padre concelebró la Misa con el obispo Arturo González de Santa Clara en Cuba y otros. Empleados de los Museos Vaticanos asistieron a la liturgia.

(Radio Vaticano)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS