Papa Francisco en la Audiencia General: María está con nosotros

Vaticano, 24 de marzo. 21/08:09 am (ACI).- En la Audiencia General de este miércoles, conmemorada exactamente un año una vez que el Papa Francisco, solo y bajo la lluvia, orara frente al crucifijo de la Iglesia de San Marcelo y el ícono de la Virgen Protectora de la Localidad Eterna, la Salus Populus Romanus, traída especialmente a la Plaza de San Pedro para este instante histórico de oración, el Santurrón Padre recordó que Nuestra Señora estuvo y está presente con nosotros en esta pandemia.

Todavía comentando de la oración cristiana, tema de sus catequesis del último miércoles, el Papa enseñó: “Sabemos que el camino primordial de la oración cristiana es la raza humana de Jesús. De hecho, la confianza típica de la oración cristiana no tendría sentido si la Palabra no hubiera encarnarse, dándonos en el Espíritu su relación filial con el Padre, la promesa de Jesús”, ha dicho el Pontífice, añadiendo:

“Desde la única mediación de Cristo consiguen sentido y valor las demás referencias que los cristianos encuentran para su oración y devoción, en primer lugar a la Virgen María, la madre de Jesús”, dijo el Pontífice.

“Ella ocupa un lugar privilegiado en la vida y por tanto asimismo en la oración de los cristianos, por el hecho de que es la Madre de Jesús. Las Iglesias de Oriente la representaron de manera frecuente como la Odigitria, la que “señala el camino”, es decir, el Hijo Jesucristo”, destacó.

Entonces el Papa recordó una “antigua pintura de la Odigitria en la Catedral de Bari. Sencilla. Nuestra Señora que muestra a Jesús, desnudo. Entonces le pusieron una prenda para cubrir la desnudez, pero la verdad es que Jesús desvisto, él mismo un hombre”. que nació de María es el intermediario y ella exhibe al intermediario. Es la Odigitria”. “En la iconografía cristiana, su presencia está en todas y cada una partes, a veces con enorme énfasis, pero siempre y en todo momento con relación a el Hijo y para Él. Sus manos, su mirada, su actitud son un “catecismo” vivo y siempre indican el núcleo, el centro: Jesús”.

“María está absolutamente vuelta hacia Él hasta el punto de que tenemos la posibilidad de decir que es mucho más discípula que madre. Esa indicación en las Bodas de Caná. Ella siempre y en todo momento muestra a Cristo. Ella es la primera acólita”, destacó.

El Papa Francisco también recuerda que “este es el papel que María desempeñó durante su vida terrena y que conserva para toda la vida: ser la humilde sierva del Señor”.

“En cierto instante, en los Evangelios, Ella semeja prácticamente ocultar; pero regresa en instantes cruciales, como en Caná, cuando el Hijo, merced a su solícita intervención, logró la primera “señal”, y después en el Gólgota, al pie de la Cruz”.

“Jesús extendió la maternidad de María a toda la Iglesia cuando le encomendó a su discípulo amado, antes de morir en la cruz. Desde ese momento, todos fuimos puestos bajo su manto, como observamos en determinados frescos o pinturas medievales”.

Como dicen los Evangelios, María es “llena eres de gracia”, “bendita tú entre las mujeres”. Más tarde, se añadió el título “Theotokos”, “Madre de Dios”, a la oración del Ave María, sancionada por el Concilio de Éfeso.

“María está siempre presente al costado del lecho de sus hijos que dejan este planeta. Si alguien está solo y descuidado, ella está cerca, como estuvo cerca de su Hijo cuando todos lo habían abandonado”, ha dicho el Papa, y añadió:

“María estuvo y está presente durante los días de la pandemia, cerca de las personas que tristemente terminaron su camino terrenal en aislamiento, sin el consuelo de estar cerca de sus conocidos cercanos. María está siempre y en todo momento ahí, con su inocencia maternal.

“Las frases dirigidas a ella no son en vano. Mujer del “sí”, que prontamente acogió la invitación del Ángel, ella también responde a nuestras súplicas, escucha nuestras voces, incluso las que quedan cerradas en el corazón, que no tienen fuerzas para salir pero que Dios sabe mejor que nosotros.

El Santurrón Padre concluyó el encuentro, retransmitido por Vatican News desde la biblioteca del Palacio Apostólico, saludando a los peregrinos en varios idiomas, entre ellos el portugués:

“Saludo a los oyentes de lengua portuguesa y os invito, en la víspera de la solemnidad de la Anunciación, a dirigiros con seguridad a la Virgen Madre. La Mujer del “sí”, que acogió rápidamente la invitación del Ángel, responde del mismo modo a nuestras súplicas. Como y más que cualquier buena madre, María nos resguarda en el riesgo. Allí, ella está orando por nosotros, orando por los que no oran. Pues es nuestra Madre”.

Verificar: