Papa en Santa Marta: la concreción es el criterio

Papa en Santa Marta: la concreción es el criterio

En la homilía de la Misa conmemorada en la Capilla de Casa Santa Marta, el Papa Francisco ten en cuenta que Dios se realizó “concreto, nació de una mujer específica, vivió una vida concreta, murió una muerte específica y nos solicitó querer a nuestros hermanos y hermanas específicos”. .

Giada Aquilino – Localidad del Vaticano

Los mandamientos de Dios son “concreción”: este es, por consiguiente, el “método” del cristianismo, no “preciosas expresiones”. De esta manera lo ha dicho el Papa en la homilía de la misa matinal en Casa Santa Marta, la primera después de las fiestas navideñas.

Orando a fin de que los Beatos, “los locos de lo concreto” nos ayuden a “caminar” por este camino y a “discernir” las cosas puntuales que “quiere el Señor”, de las “fantasías” e ilusiones de los “falsos profetas”, Francisco inspirado si en la Primera Carta de San Juan Apóstol: Todo cuanto pedimos, lo nos llega de Dios, con la condición –enseña el Pontífice– de que observemos sus mandamientos y hagamos lo que le gusta.

una puerta abierta

El acceso a Dios, por tanto, está “abierto”, sigue el Papa, y la “clave” es exactamente la sugerida por el apóstol: opinar “en el nombre de su hijo Jesucristo” y amarse “unos a otros”: sólo de esta manera tenemos la posibilidad de soliciar “lo que deseamos”, con “valentía”, “descaradamente”, añade Francisco:

Creyendo que Dios, el Hijo de Dios vino en la carne, se hizo uno de nosotros. Esta es la fe en Jesucristo: un Jesucristo, un Dios concreto, que fue concebido en el seno de María, que nació en Belén, que se realizó niño, que huyó a Egipto, que volvió a Nazaret, que aprendió a leer con su padre, trabajar, ir adelante y después predicar… preciso: un hombre preciso, un hombre que es Dios, pero hombre. No es Dios disfrazado de hombre. No. Hombre, Dios que se realizó hombre. La carne de Cristo. Esta es la concreción del primer mandamiento. El segundo también es preciso. Amar, quererse, amor preciso, no amor de fantasía: “Te amo, uy cuánto te amo” y luego, con mi lengua, te destruyo, con chimentos… No, no, no. Amor concreto. O sea, los mandamientos de Dios son concretos y el método del cristianismo es la concreción, no las ideas y las preciosas palabras… La concreción. Y ese es el desafío.

supervisión espiritual

El apóstol Juan, “enamorado de la encarnación de Dios”, resalta el Papa, entonces nos exhorta a “investigar” los espíritus, o sea, enseña que cuando “una idea sobre Jesús, sobre la gente, sobre llevar a cabo algo, sobre meditar que la redención va de esa forma”, esta inspiración ha de ser examinada. La vida del cristiano es, en definitiva, concreción en la fe en Jesucristo y en la caridad, pero asimismo es “supervisión espiritual”, añade:

La vida de un cristiano es concreción en la fe en Jesucristo y en la caridad, pero también es una pelea, por el hecho de que siempre y en todo momento se muestran ideas o falsos profetas que te proponen un Cristo “despacio”, sin tanta carne y el cariño al prójimo es algo relativo… “Sí, estos están de mi parte, pero esos no…”.

los falsos profetas

La exhortación del Pontífice es, por consiguiente, creer en Cristo que “se ha hecho carne”, creer en el “amor concreto” y discernir, según la gran verdad de la “encarnación del Verbo” y del “amor concreto”, comprender si los “espíritus” –“es ​​decir, la inspiración”– vienen “verdaderamente de Dios”, pues “han venido al planeta muchos falsos profetas”: el diablo –repite el Papa– siempre y en todo momento trata de “alejarnos de Jesús, de mantenerse en Jesús”, por lo tanto, es precisa la “vigilia espiritual”.

Alén de los errores realizados, reflexiona Francisco, el cristiano “en el final del día debería tomarse 2, tres, cinco minutos” para preguntarse qué sucedió en su “corazón”, qué inspiración o quién sabe qué “disparidad del Señor”. vino a él: porque “el Espíritu nos empuja en ocasiones hacia la locura, pero hacia las considerables locuras de Dios”.

Por ejemplo – comunica el Papa – el de un hombre – que se encuentra en la Misa de el día de hoy – que “hace mucho más de 40 años salió de Italia para ser misionero entre los leprosos” en Brasil, o el de santa Francesca Cabrini, que siempre estaba “en movimiento”. ” para “cuidar a los migrantes”. La convidación, por tanto, es a “no tener temor” y discernir:

¿Quién puede ayudarme a discernir? El pueblo de Dios, la Iglesia, la unidad de la Iglesia, el hermano, la hermana que tiene el carisma para asistirnos a ver claro. Por esa razón la charla espiritual con personas de autoridad espiritual es importante para los cristianos. No es requisito ir al Papa o al obispo para ver si lo que siento es bueno, pero hay tanta gente, curas, religiosos, laicos, que tienen esta capacidad de asistirnos a ver lo que pasa en mi espíritu, para no cometer fallos. Jesús debió hacer esto al comienzo de su historia en el momento en que el demonio lo visitó en el desierto y le ha propuesto tres cosas que no eran con arreglo al Espíritu de Dios y Él rechazó al demonio con la Palabra de Dios. Si eso le pasó a Jesús, también nos pasó a nosotros, asimismo a nosotros. No tengas temor.

La especialidad de la iglesia

Por otro lado, reflexiona Francisco, asimismo en tiempos de Jesús “había gente de buena voluntad”, pero que creía que el sendero de Dios era “otro”: el Papa cita a los fariseos, a los saduceos, a los esenios, a los zelotes, “ todos tenían la ley en sus manos”, pero no siempre siguieron el mejor sendero. El llamado, por ende, es a la “mansedumbre de la obediencia”.

Por esto – añade el Papa – “el Pueblo de Dios avanza en la concreción”, la de la caridad, la de la fe, la de la Iglesia: y este “es el sentido de la disciplina de la Iglesia”. Cuando la disciplina de la Iglesia es tan específica, “ayuda a crecer”, eludiendo de esta forma “filosofías de fariseos y saduceos”.

Es Dios, concluye Francisco, quien se realizó “preciso, nacido de una mujer específica, vivió una vida específica, murió una muerte concreta y nos pide amar a los hermanos y hermanas específicos”, aunque “algunos no son fáciles de amar”.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Papa en Santa Marta: la concreción es el criterio
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios