Papa: en el drama de la pandemia, pide la gracia de vivir

Papa: en el drama de la pandemia, pide la gracia de vivir

“El drama que vivimos nos impulsa a tomar seriamente lo serio, a no perdernos en cosas de poco valor; descubrir de nuevo que la vida no sirve si no se sirve. Palabras del Papa Francisco en la homilía de la misa de este Domingo de Ramos, conmemorada en la Basílica de San Pedro.

Bianca Fraccalvieri – Localidad del Vaticano

En medio de la pandemia, no solo está vacía la Plaza de San Pedro, sino asimismo la Basílica Vaticana, donde el Papa Francisco encabezó la celebración eucarística de este Domingo de Ramos.

Con el Pontífice, el maestro de liturgias rituales, Mons. Guido Marini, algunos diáconos, un solo cardenal, ciertos laicos y religiosos. Asimismo el coral era escaso en número.

Los olivos y ramas cerca del altar de la Cátedra recuerdan la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.

En la homilía, la convidación del Papa fue a dejarse asesorar por la Palabra de Dios en Semana Santa, que, prácticamente como un estribillo, muestra a Jesús como servidor: el Jueves Beato, es el siervo quien lava los pies a los acólitos; el Viernes Santurrón se le muestra como el siervo sufriente y victorioso (cf. es 52, 13); y ya mañana, Isaías profetiza: “He aquí mi siervo, a quien yo sostendré” (42,1).

“Dios nos salvó, sirviendonos. Solemos meditar que somos nosotros los que servimos a Dios. Pero no; fue él quien nos sirvió de forma gratuita, pues nos amó primero. Es difícil amar sin ser amado; y es aún más difícil servir si no nos dejamos servir por Dios”.

traición y abandono

El Señor, explicó el Papa, nos sirvió dando su vida por nosotros, hasta el punto de vivir las ocasiones más dolorosas para sus conocidos cercanos: La traición Es el abandono.

Jesús sufrió la traición del discípulo que lo vendió y del discípulo que lo repudió, fue traicionado por la multitud, por la institución religiosa y por la institución política.

Cuando sufrimos traiciones, la vida parece no tener sentido. Eso es porque nacimos para ser amados y para amar.

“Mirémonos dentro de nosotros; si somos verdaderos con nosotros, veremos nuestras infidelidades. ¡Tanta falsedad, hipocresía y pretensión! ¡Tantas buenas pretenciones traicionadas! ¡Cuántas promesas rotas! ¡Tantos propósitos que se desvanecen! El Señor conoce nuestros corazones mejor que nosotros; sabes lo enclenques e inconstantes que somos.

Lo que Él hace para servirnos es tomar sobre sí nuestras infidelidades, sacando nuestras traiciones. De esta forma, en vez de desanimarnos por el miedo a no poder, tenemos la posibilidad de mirar al Crucificado y seguir adelante.

Santo dios, Dios mío, ¿por qué razón me has descuidado?

Sobre el abandono de Jesús, nada es mucho más increíble que las expresiones pronunciadas por Él en la cruz: Dios santo, Dios mío, ¿por qué razón me has descuidado?

En el abismo de la soledad, por vez primera Jesús lo llama con el nombre genérico de “Dios”. En realidad, explicó Francisco, hablamos de palabras de un salmo (cf. 22, 2), que cuentan cómo Jesús llevó a la oración una desolación aun extrema.

La razón de todo lo mencionado, una vez más la podemos encontrar en la palabra servicio. Jesús murió por nosotros, por nosotros atender. Recordemos que no estamos solos:

“El día de hoy, en el drama de la pandemia, ante tantas certezas que se derrumban, frente tantas esperanzas traicionadas, frente al sentimiento de abandono que nos atenaza el corazón, Jesús nos comunica a todos nosotros: ¡Ánimo! Abre tu corazón a mi amor.”

Nos encontramos en el planeta para amarlo a Él ya el resto, dijo el Papa: “Lo demás pasa, esto queda. El drama que atravesamos nos impulsa a tomar seriamente lo serio, a no perdernos en cosas de poco valor; para redescubrir que la vida no sirve si no se sirve. Porque la vida se mide por el amor”.

Jóvenes: vivir para servir

La exhortación del Pontífice, en estos días de Semana Santa, en casa, es permanecer ante el Crucificado. Ante Dios, solicita la gracia de vivir para servir. “Tratemos de ponernos en contacto con los que sufren, los que están solos y necesitados. No pensemos solo en lo que nos falta, sino más bien en el bien que podemos hacer”.

A El camino del servicio, concluyó Francisco, es el sendero vencedor, que nos salvó y salva la vida. Y estas expresiones fueron dedicadas a los jóvenes, que hoy celebran la 35ª Jornada Mundial de la Juventud:

“Estimados amigos, miren a los auténticos héroes que salen a la luz estos días: no aquellos que tienen popularidad, dinero y éxito, sino esos que se ofrecen como voluntarios para ser útil a el resto. Siéntete llamado a poner en riesgo tu vida. Por el hecho de que la alegría más grande esto es sí al amor, sin si ni pero… Como lo hizo Jesús por nosotros.”

Esperamos que le gustara nuestro articulo Papa: en el drama de la pandemia, pide la gracia de vivir
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios