Papa en el Ángelus: antes de condenar a los demás, mira

Papa en el Ángelus: antes de condenar a los demás, mira

En el discurso que antecedió a la oración, el Pontífice explicó el pasaje del Evangelio de este domingo que presenta breves parábolas, “con las que Jesús señala a sus discípulos el sendero a proseguir para vivir de manera sabia”.

Mariangela Jaguraba – Localidad del Vaticano

El Papa Francisco rezó la oración del Ángelus Mariano, este domingo (03/03) con buen tiempo, en la Plaza de São Pedro, con leales y peregrinos de varias partes del planeta.

En el discurso que antecedió a la oración, el Pontífice explicó el pasaje del Evangelio de este domingo que muestra breves parábolas, “con la que Jesús exhibe a sus discípulos el camino a continuar para vivir de manera sabia”.

Con la pregunta: “¿Tienen la posibilidad de los ciegos guiar a los ciegos?”Jesús resalta que “un guía no puede ser ciego, pero debe ver bien, esto es, debe tener sabiduría para asesorar de forma sabia, de lo contrario, corre el peligro de perjudicar a las personas que se encomiendan a él”.

“De esta manera, Jesús llama la atención de quienes tienen responsabilidades educativas o de mando: pastores de almas, autoridades públicas, legisladores, profesores y progenitores, exhortándolos a ser siendo conscientes de su especial papel y a discernir siempre el camino acertado en la vida, el que recorrer. liderar a la gente”.

Jesús, maestro modelo y guía a proseguir

Según Francisco, Jesús utiliza una sabia expresión para indicarse como modelo de profesor y guía a continuar: “Un discípulo no es mucho más que un maestro, pero el que está bien listo será como su profesor”.

“Es una invitación a proseguir su ejemplo y sus enseñanzas para ser guías seguros y sabios. Esta enseñanza está en especial contenida en el alegato de la montaña, que la liturgia nos propuso en el Evangelio para tres domingos, indicando una actitud de mansedumbre y clemencia para ser personas honestas, humildes y justas”.

En el pasaje de el día de hoy encontramos otra oración significativa que nos exhorta a no ser presuntuosos y también hipócritas. ”

Él afirma: “¿Por qué razón miras la paja en el ojo de tu hermano, y no pones atención a la viga en tu propio ojo?”

“Muchas veces, todos lo sabemos, es mucho más fácil o más favorable ver y condenar las faltas y pecados de los demás, sin poder ver los propios con la misma lucidez. Siempre y en todo momento escondemos nuestros defectos, los escondemos aun de nosotros. En cambio, es fácil ver las faltas del resto. La tentación es ser indulgente contigo mismo, indulgente contigo mismo y duro con los demás”.

Ayudar a otros con sabios consejos

El Pontífice mencionó que “siempre es útil contribuir a los demás con sabios consejos, pero mientras observamos y corregimos las faltas de nuestro prójimo, asimismo debemos ser conscientes de que contamos faltas”.

“Si creo que no tengo faltas, no puedo condenar o corregir a los demás. Todos tenemos defectos: todos”.

“Debemos ser siendo conscientes de esto y antes de condenar a el resto, debemos ver dentro de nosotros. De esta forma podemos actuar con credibilidad, con humildad, dando testimonio de la caridad. ”

“¿Cómo tenemos la posibilidad de entender si nuestro ojo está libre o si está obstruido por un rayo?”, preguntó el Papa. Jesús nos responde: “No hay árbol bueno que dé frutos malos, ni árbol malo que dé frutos buenos; por el hecho de que todo árbol se conoce por su fruto”.

De las expresiones se conoce la calidad del árbol.

“El fruto son las acciones, pero también las expresiones. De las palabras se conoce la calidad del árbol.”

“De hecho, a los que son buenos, del corazón y de la boca les sale el bien y a los que son malos les sacan el mal, llevando a la práctica entre nosotros el ejercicio mucho más nocivo, que es musitar, musitar, hablar mal del resto. ”

“Destruye, destroza la familia, destroza la escuela, destroza el lugar de trabajo, destruye el vecindario. Las guerras comienzan con el lenguaje”.

“Pensemos un poco en esta enseñanza de Jesús”, exhortó el Papa, “y planteémonos la pregunta: ¿hablo mal del resto? ¿Trato siempre de manchar a los demás? ¿Es mucho más simple para mí ver las faltas de otra gente que las mías? Y tratemos de corregirnos cuando menos un tanto: esto nos hará bien a todos”.

Francisco solicitó el acompañamiento y la intercesión de María para que podamos seguir al Señor en este sendero.

Tras el rezo del Ángelus mariano, el Papa saludó a los fieles presentes en la Plaza de San Pedro de varios países. Agradeció a todos su presencia y los animó a “caminar con alegría y generosidad, testimoniando en todas y cada una partes la amabilidad y la clemencia del Señor”.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Papa en el Ángelus: antes de condenar a los demás, mira
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios