Papa en Casa Santa Marta: Evita lista de precios

Papa en Casa Santa Marta: Evita lista de precios

En su homilía en la capilla de Casa Santa Marta, el Papa Francisco comentó el episodio evangélico de la “purificación del templo” y también invitó a los fieles a pensar sobre el celo y el respeto que hoy tienen por “nuestras iglesias”.

Bárbara Castelli – Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco empezó el viernes (09/11) celebrando una misa en la capilla de su residencia, Casa Santa Marta.

En la homilía comentó el Evangelio del día, tomado de Juan, explicando las motivaciones que llevaron a la agresividad de Jesús, que expulsó violentamente a los mercaderes del Templo. El Hijo de Dios es movido por el cariño, “por el celo” que siente por la vivienda del Señor, “transformada en mercado”.

los ídolos esclavizan

Al ingresar en el templo, donde se vendían bueyes, ovejas y palomas, en presencia de los cambistas, Jesús admite que ese rincón estaba poblado por idólatras, hombres prestos a servir al “dinero” en lugar de a “Dios”. “Tras el dinero hay un ídolo”, resaltó Francisco, los ídolos siempre y en todo momento son de oro. y los ídolos esclavizan:

Esto nos llama la atención y nos hace meditar en de qué manera intentamos a nuestros santuarios, a nuestras iglesias; si verdaderamente son casa de Dios, casa de oración, encuentro con el Señor; si los sacerdotes lo favorecen. O parecerse a los mercados. Lo sé… a veces vi, no aquí en Roma, sino más bien en otro sitio, vi una lista de precios. “Pero, ¿cómo pagar los Sacramentos?”. “No, es una oferta”. Pero si quieren ofrecer una ofrenda, y deben darla, que la pongan en la caja de la ofrenda, oculta, para que absolutamente nadie vea cuánto dan. También existe este riesgo el día de hoy: “Pero debemos sostener la Iglesia. Sí, sí, sí, de verdad”. Que lo guarden los fieles, pero en la caja de ofrendas, no con una lista de precios.

Escucha el reportaje con la voz del Papa Francisco

Que las iglesias no se transformen en un mercado

El Papa Francisco también advierte contra la tentación de la mundanalidad:

Pensemos en varias celebraciones de un sacramento tal vez, o conmemorativas, donde vas y ves: no sabes si es un lugar de culto, la vivienda de Dios o un salón popular. Unas celebraciones que se deslizan hacia la mundanidad. Es cierto que las celebraciones tienen que ser lindas -lindas- pero no mundanas, porque la mundanalidad depende del dios dinero. Es idolatría asimismo. Esto nos hace meditar, y asimismo respecto a nosotros: de qué manera es nuestro celo por nuestras iglesias, el respeto que contamos allí en el momento en que entramos.

El Templo del Corazón

El Pontífice reflexionó luego sobre la primera carta de San Pablo a los Corintios, aclarando que el corazón de todos nosotros representa también “un templo: el templo de Dios”. Si bien seamos conscientes de ser pecadores, por consiguiente, cada uno de ellos debe cuestionar su corazón para poder ver si es “mundano e idólatra”.

No pregunto cuál es tu pecado, mi pecado. Te pregunto si hay un ídolo en ti, si hay dinero. Por el hecho de que cuando hay pecado está el Señor Dios misericordioso que disculpa si vas a Él. Pero si está el otro señor, el dios del dinero, eres un idólatra, o sea, un corrupto: ya no un pecador, sino más bien un corrupto. El núcleo de la corrupción es precisamente la idolatría: es haber vendido el alma al dios del dinero, al dios del poder. Él es un idólatra.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Papa en Casa Santa Marta: Evita lista de precios
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios