Papa dice que hay que insistir en la oración, Dios

Papa dice que hay que insistir en la oración, Dios

“Orar de ahora en adelante es la victoria sobre la soledad y la desesperación. Es como ver cada fragmento de creación que hierve en el sopor de una historia que a veces no entendemos por qué. Pero él está en movimiento, en sendero, y al final de cada camino hay un Padre que espera a todo ahora todos con los brazos abiertos”. Dios siempre y en todo momento responde a nuestras frases, dijo el Papa en su catequesis.

Jackson Erpen – Localidad del Vaticano

“Tenemos la posibilidad de estar seguros de que Dios responderá. Puede que tengamos que insistir toda la vida, pero Él responderá”.

Continuando con su serie de catequesis sobre el Padre Nuestro, el Papa charló en la Audiencia General de este miércoles sobre la oración perseverante, inspirándose en el pasaje de San Lucas 11, 9-13: “Llamad y se les va a abrir”.

Dirigiéndose a los 7.000 peregrinos presentes en el Sala Pablo VI, Francisco comienza recordando que el evangelista detalla “la figura de Cristo en un ambiente denso de oración. Contiene los tres himnos que marcan la oración de la Iglesia en todo el día: el Benedictooh magnífico y el Jamás dimites.

“Jesús es ante todo una oración”

“En la catequesis sobre el Padre Nuestro observamos a Jesús orando. Jesús ora”, destaca el Pontífice. Cada paso de su historia “es como movido por el soplo del Espíritu que lo guía en todas sus acciones”. Y el Papa recuerda la Transfiguración, el bautismo en el Jordán, la intercesión por Pedro. En las decisiones más importantes –observa– Jesús “a menudo se retira a la soledad, a orar. Incluso la muerte del Mesías está inmersa en un tiempo de oración, tanto que las horas de la Pasión semejan marcadas por una calma sorprendente”.

Jesús consuela a las mujeres, ora por los que lo crucifican, promete el Paraíso al buen ladrón, expira diciendo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”:

“La oración de Jesús semeja ablandar las conmuevas más violentas, el deseo de venganza, reconcilia al hombre con su mucho más acérrimo enemigo: la desaparición”

Dirigiéndose a Dios como Padre

Es en el Evangelio de Lucas –señala el Papa– que uno de sus acólitos solicita al mismo Jesús que les enseñe a orar (…). También nosotros podemos decir esto al Señor: enséñame a rezar, a fin de que yo también logre rezar”.

Y de esta petición de los discípulos – explica – “nace una enseñanza muy extensa, mediante la que Jesús enseña a sus fieles con qué palabras y con qué sentimientos deben dirigirse a Dios”. Y “la sección primera de esta enseñanza es precisamente la oración al Padre (…). El católico se dirige a Dios llamándolo ante todo ‘Padre’”. Podemos estar en oración “solo con esta palabra, Padre, y sentir que poseemos un Padre, no un patrón, no un padrino, sino más bien un padre”.

Pero en esta enseñanza que Jesús da a sus discípulos –sigue Francisco– es interesante insistir en varias normas que coronan el texto de la oración. Para dar seguridad a la oración, Jesús enseña algunas cosas: “Insisten en las actitudes del fiel que ora”.

Y lo ilustra con “la parábola del amigo inoportuno que perturbará a una familia dormida, por el hecho de que de improviso llega un individuo de viaje y no posee pan para ofrecerle. Jesús explica que si no se levanta a dar el pan por ser su amigo, al menos se va a levantar por la importunidad. “Con esto Jesús desea enseñar a orar, a insistir en la oración”. Y lo ilustra también con “el ejemplo de un padre que tiene un hijo hambriento: “¿Qué padre de vosotros –pregunta Jesús– si su hijo le solicita un pescado, le va a dar una serpiente en lugar de un pescado?”.

La oración siempre transforma la realidad

Con estas parábolas –dice el Papa– Jesús deja claro que Dios siempre y en todo momento responde, que ninguna oración queda sin ser escuchada, “que Él es Padre y no se olvida de sus hijos que padecen”:

Ciertamente, estas afirmaciones nos ponen en crisis, por el hecho de que muchas de nuestras frases semejan no tener resultado. ¿Cuántas ocasiones hemos preguntado y no hemos conseguido -todos tenemos experiencia de esto- tocar a la puerta y encontrarnos con una puerta clausurada? Jesús nos recomienda, en estos momentos, insistir y no abandonar. La oración siempre y en todo momento convierte la realidad, la oración siempre y en todo momento convierte, siempre transforma la realidad: si las cosas que nos rodean no cambian, por lo menos nos cambia a nosotros, cambia nuestro corazón. Jesús prometió el don del Espíritu Santurrón a cada hombre y mujer que ora”.

Persevera en la oración, Dios siempre responde

“Podemos estar seguros –afirma Francisco– de que Dios responderá. La única indecisión -subraya- se debe a los tiempos, pero no dudamos que Él responderá”:

“Quizás debamos insistir toda la vida, pero Él responderá. Él le prometió: No es como un padre que da una serpiente en lugar de un pez. No hay solamente seguro: el deseo de felicidad que todos llevamos en el corazón cualquier día se cumplirá. Jesús dice: “¿No hará Dios justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche?” Sí, hará justicia, nos escuchará. ¡Qué día de gloria y resurrección será!

“Rezar es, a partir de ahora, victoria sobre la soledad y la desesperación”

“Es como ver cada fragmento de creación que hierve en el sopor de una historia que en ocasiones no entendemos por qué razón. Pero está en movimiento, en camino, y al final de cada sendero, de corazón, desde un tiempo que estamos orando, al final de la vida, hay un Padre que espera por todo y por todos con los brazos libres. . Veamos a este Padre”.

Esperamos que le gustara nuestro articulo Papa dice que hay que insistir en la oración, Dios
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios