Octavo Domingo del Tiempo Ordinario: “La boca habla lo que el

Octavo Domingo del Tiempo Ordinario: “La boca habla lo que el

Reflexión del Octavo Domingo del Tiempo Ordinario, dividida en tres etapas: Recorrido Litúrgico, Análisis del Texto del Evangelio y Claves de Reflexión.

Padre Hallison Parro – Localidad del Vaticano

La liturgia de este domingo vuelve a introducir ciertos versículos del Discurso de la Llanura (Lc 6,20-49), anunciado por Jesús a sus acólitos y a las multitudes (Lc 6,17-19,20) que aceptan la condición de futuros destinatarios de la predicación apostólica. Este discurso tiene una característica universal, por el hecho de que, a pesar de que los interlocutores preferidos de Jesús son sus acólitos, Lucas reitera que enfatizar la existencia de personas del judaísmo (territorio de Judea y Jerusalén) y del paganismo (costa de Tiro y Sidón). Desde esta perspectiva, el evangelista edifica, narrativamente, el cuadro de su red social, formada por personas de ambas realidades sociales (Hechos de los Apóstoles).

Como leyentes y oyentes del evangelio, la liturgia nos brindó la posibilidad de oír las 4 bienaventuranzas (6.20-23) y las cuatro amenazas de Jesús (6.24-26) en el sexto domingo del tiempo ordinario. De esta manera, pudimos identificar 4 antítesis fundamentales: pobres y ricos (6.20b.24), gente que tiene hambre y está satisfecha (6.21.25a), gente que llora y que ríe (6.21a.25b), discípulos que son perseguidos y alabados (6.22-23.26).

Los bienaventurados de la red social de Lucas son los discípulos que, como Jesús, pertenecen a una tradición profética. Por otra parte, ante la posibilidad del juicio futuro de Dios, cierto grupo de discípulos es invitado, de forma especial, a la conversión, por medio de la solidaridad con los pobres y los que sufren.

El último domingo litúrgico oímos Lc 6,27-38. En los versículos 27-35, Jesús ofrece una exclusiva actitud de sus discípulos frente a la conducta de los enemigos y de los agresores físicos y morales. En la visión del Señor, los cristianos deben predecir la práctica de la caridad, a través de cuatro acciones: Amor; Hacer el bien; Bendecir; Oren, oponiéndose a los que odian y hacen daño a la red social (6,22).

“La regla de oro del testimonio cristiano es la acción efectiva, responsable y madura en la relación con el resto, ya que el amor no es una actitud mental o un sentimiento pasajero, sino una actitud que encuentra su fuente en la imitación de Dios Padre (6,35) . Por consiguiente, la misericordia divina es la base de las relaciones interpersonales en la red social cristiana (6,36-38), por lo que el acólito debe negarse conscientemente a realizar una crítica o juicio, que cierra la posibilidad del retorno del hermano pecador o de el enemigo a la casa del Padre misericordioso. ”

octavo domingo

Tras este bello caminar, la liturgia de este 8º domingo nos presenta una parábola y una invitación a la victoria sobre la hipocresía (Lc 6,39-45). Lucas exhorta a los integrantes de su red social, que se piensan superiores o mejores que los demás, a renunciar a cualquier clase de actitud soberbia. Echemos una ojeada mucho más de cerca al evangelio de hoy, para que esto quede claro para todos nosotros:

a) vv.39-40: el versículo 39 tiene la función de introducir la tercera parte del Discurso de la Llanura (v.20-26; 27-38; 39-49). Jesús expone dos cuestiones retóricas a sus interlocutores: la primera pregunta (“¿Tienen la posibilidad de los ciegos asesorar a los ciegos?”) exige una respuesta negativa; la segunda (“¿No caerán los dos en un hoyo?”) presupone, a su vez, una respuesta afirmativa. Lucas aplica a los discípulos lo que Mateo pensaba de los fariseos (Mt 15,14). El evangelista quiere probar a su red social la gravedad de la irresponsabilidad de quien se hace juez del resto (v.40). En las relaciones comunitarias y también entre personas, el método es siempre y en todo momento el ejemplo de Jesús, puesto que todo cristiano debe imitar las actitudes de su Señor.

b) vv.41-42: los dos versículos vuelven a presentar dos cuestiones retóricas, que, en este caso, se dirigen de forma directa a los interlocutores de Jesús, a través de la 2ª Persona del Singular (vosotros). Destaca, primeramente, la necesidad del autoconocimiento y de una percepción personal de los propios límites existenciales (v.41). Se exhorta al acólito a hacer una autocrítica de sus ideas y actitudes hacia su hermano, para eludir esperar tener discernimiento y la solución de los problemas de la vida de los demás, cuando de todos modos no posee esta capacidad. Por tanto, “tener una viga en nuestro ojo” significa que no basta con tener sólo buenas pretenciones, si hay una ceguera existencial, que hace tanto la mirada (la percepción de todo el mundo y del otro) como la palabra enormemente dañina. para la convivencia fraterna.

c) vv.43-45: Jesús usa una parábola del mundo agrícola (43-44) y su respectiva aplicación (45). Ambas imágenes proceden del Primer Testamento (Jr 2,21). Los frutos son una metáfora, a través de la que los profetas indicaban las secuelas de las acciones humanas (Pr 1,31; Jer 17,10; Os 10,13). De hecho, el agricultor, desde su experiencia, es capaz de admitir y distinguir frutos comestibles (higos, uvas) de los sencillos productos de arbustos estériles (espinos y plantas espinosas).

“Como un agricultor, Dios también busca los frutos positivos en el corazón y en la vida de cada discípulo de Jesús (v.45). ”

Por eso, el evangelio de hoy afirma que las considerables resoluciones y reacciones de la vida de un individuo tienen su origen en el corazón, sede de la conciencia humana y centro de la personalidad. En la concepción antropológica bíblica, las expresiones y las actitudes revelan la identidad de una persona. En el modo de dirigirse al otro, el discípulo debe sacar de su interior el tesoro de una vida de imitación y de amistad con Jesús. Esto es fundamental para una comunidad cristiana que se niega a constituir, en su práctica, un conjunto de individuos superiores y otro de personas inferiores, con el único deseo de controlar la vida y la experiencia de fe de los demás.

Para reflejar

El poder constructivo y destructivo de la palabra humana: a la luz de la primera lectura (Sir 27, 5-8), el homilista puede llevar a sus oyentes a admitir la necesidad del cuidado personal con relación a el modo y contenido de sus diálogos y sus comentarios sobre la vida de los demás a través de las siguientes preguntas:

“ Los temas y temas que son objeto de mis coloquios en el día a día, ¿me ayudan a crear mi vida personal y mis relaciones en la familia, en el trabajo y en la iglesia? ¿Soy siendo consciente del peligro de pretender una supuesta superioridad espiritual, cuando, de todos modos, mi existencia aún no fué completamente doblegada al juicio misericordioso del Señor? ¿Mis palabras construyen o destrozan la vida de mi red social? ¿Soy sensato al opinar sobre la conducta de cierta persona? ”

Uníos al corazón misericordioso del Padre:

“¿La fuente de mi discipulado y espiritualidad reside en una relación franca con Dios? ¿Escucho la palabra en los atrios de la vivienda del Señor (Sal 91,13-14) con el corazón dispuesto a acoger la corrección de Jesús? ¿Puedo admitir el buen tesoro de la gracia de Dios plantado en mí? ¿Conozco mis debilidades y las inserto en una dinámica de perdón y reconciliación conmigo mismo, con Dios y con los demás? ¿Busco aproximarme a Dios, para que Él disipe de mi existencia las tinieblas de la ceguera personal? ¿Con la asistencia del Señor, solicito la gracia de quitarme la viga de los ojos, superando actitudes que no son coherentes con mi discipulado? ”

Vivir como un acólito transformado por la resurrección de Jesús:

“¿Qué frutos ofrezco a Dios ahora el resto? Los frutos que produzco, en mis expresiones y en mis proyectos, ¿son llenos de la tiernicidad del Evangelio o son amargos y espinosos, por la hipocresía y un corazón que se resiste a la noticia de Jesús? ¿Mis fatigas y mi vida testifican que soy un hombre nuevo (1Cor 15,54-58), tocado por el cariño y la clemencia del Señor? ”

¡Un santurrón domingo para todos!

Esperamos que le gustara nuestro articulo Octavo Domingo del Tiempo Ordinario: “La boca habla lo que el
y todo lo relaciona a Dios , al Santo , nuestra iglesia para el Cristiano y Catolico .
Cosas interesantes de saber el significado : Dios