Obispos europeos critican resolución del Parlamento Europeo

VARSOVIA, 25 de febrero. 21/03:32 pm (ACI).- La Comisión de Charlas Episcopales de la Unión Europea (COMECE) ha criticado la resolución del Parlamento Europeo sobre la ley del aborto en Polonia.

En una carta publicada el 25 de febrero, los obispos dijeron que la resolución del 26 de noviembre va a tener “un encontronazo muy negativo” en la manera en que los estados integrantes ven a la Unión Europea (UE).

El Parlamento Europeo, el órgano legislativo de la UE, aprobó la resolución 455 a 145 después de que el tribunal supremo de Polonia dictaminara que una ley de 1993 que permitía el aborto por anomalías fetales era inconstitucional.

La resolución lamentó lo que llamó “una prohibición de hecho del derecho al aborto en Polonia”.

Antes del fallo del Tribunal Constitucional del 22 de octubre, la ley polaca dejaba el aborto solo en casos de violación o incesto, peligro para la vida de la madre o anomalía fetal.

Tras la publicación de la sentencia, el 27 de enero, el aborto proseguirá siendo legal en casos de violación o incesto y en el momento en que se ponga en riesgo la vida de la madre.

En otra carta fechada el 22 de febrero, los obispos dijeron que “desde un criterio legal, queremos enfatizar que ni la ley de la Unión Europea ni la Convención Europea de Derechos Humanos contemplan el derecho al aborto. Este tema se deja a cargo de los ordenamientos jurídicos de los Estados miembros”.

La carta del 25 de febrero dirigida al presidente del Parlamento Europeo, David Maria Sassoli, fue firmada por la Comisión de Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE) y continúa las críticas a la resolución expresadas por el presidente de la Charla Episcopal de Polonia , obispo Stanisław Gądecki.

En su declaración, el arzobispo Gądecki destacó que “no se puede consentir sobre el derecho a la vida” pues “el derecho a la vida es un derecho humano primordial. Prevalece siempre sobre el derecho de decisión, ya que nadie puede autorizar la oportunidad de matar a otra”.

Por su lado, los obispos de Europa destacaron el apoyo de la Iglesia Católica a las mujeres que combaten embarazos difíciles, así como la protección de la vida no nacida y apuntaron que la resolución minimiza “un principio fundamental de la Unión Europea” conocido como el “principio de atribución”. , que limita a la Unión Europea a actuar dentro de los límites acordados por los Estados integrantes.

“Como apunta acertadamente la resolución del Parlamento, el respeto del Estado de derecho es fundamental para el desempeño de la Unión. Mencionado lo anterior, el estado de derecho asimismo requiere el respeto de las competencias de los estados miembros y las resoluciones que toman en el ejercicio de sus poderes exclusivos”, escribieron los obispos.

Además de esto, el Episcopado señaló que la resolución asimismo parece cuestionar el derecho a la objeción de conciencia y añadió que “o sea especialmente preocupante estimando que en el sector de la salud los objetores de conciencia son en muchos casos objeto de discriminación. A nuestro enteder, no se debe fomentar una estigmatización tan injusta”.

“En lo que respecta al derecho a la objeción de conciencia, la Carta de la Unión Europea implica la necesidad de respetar las tradiciones constitucionales nacionales y el avance de la legislación nacional en la materia”, agregaron.

En este sentido, los obispos también expresaron su preocupación de que el principio de “no discriminación”, señalado en la resolución, logre ser empleado para “agrandar o confundir los límites” de la autoridad de la Unión Europea sobre los estados miembros.

Por último, en la carta, el Episcopado mencionó a las recientes manifestaciones masivas en Polonia tras la sentencia del Tribunal Constitucional, en las que los participantes de la manifestación interrumpieron misas con avisos a favor del aborto, pintaron con grafitis propiedades de la Iglesia, destruyeron esculturas de San Juan Pablo II y afirmaron consignas contra el clero. .

“Observamos con tristeza que el artículo no expresa condena ni solidaridad respecto a asaltos inadmisibles a iglesias y sitios de culto en el contexto de manifestaciones relacionadas con esta ley en Polonia”, lamentaron.

La carta fue firmada por el presidente de COMECE, cardenal Jean-Claude Hollerich de Luxemburgo; el obispo de Latina (Italia), monseñor Mariano Crociata; el obispo de Essen (Alemania), monseñor Franz Josef Overbeck; el obispo de Down and Connor (Irlanda del Norte), obispo Noel Treanor; y el obispo de Hradec Králové (República Checa), monseñor Jan Vokal.

La COMECE fue fundada en 1980 y está formada por obispos encargados de las Charlas de Obispos Católicos de los 27 Estados miembros de la Unión Europea. Tiene su sede en Bruselas (Bélgica) y se encarga de supervisar y analizar el desarrollo político de la Unión Europea en todos los campos de interés de la Iglesia. Para ello tiene el apoyo de una serie de comisiones y grupos de trabajo integrados por especialistas designados por las conferencias episcopales y organismos católicos que trabajan en los campos que corresponden.

Anunciado originalmente en CNA. Traducido y amoldado por Nathália Queiroz.

Compruebe asimismo: