NOTICIAS

Obispos estadounidenses contranarrativa de resistencia al Papa Francisco

Los obispos estadounidenses asisten a un servicio de oración en la Capilla de la Inmaculada Concepción en el Seminario Mundelein el 2 de enero en la Universidad de St. Mary of the Lake en Illinois, cerca de Chicago. (Foto del SNC/Bob Roller)

Washington DC, 7 de noviembre de 2019 / 04:01 p. m. (CNA).- La conferencia de obispos de EE. UU. emitió el jueves una declaración en respuesta a un libro reciente que, según la conferencia, perpetúa el mito de que es resistente al Papa Francisco.

de austen ivereigh pastor herido fue publicado el 5 de noviembre por Henry Holt and Co.

El libro “perpetúa un mito desafortunado e inexacto de que el Santo Padre encuentra resistencia entre el liderazgo y el personal de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos”, dijo James Rogers, director de comunicaciones de la conferencia, el 7 de noviembre.

Ivereigh afirma que Mons. Brian Bransfield, secretario general de la conferencia, y Mons. Ronny Jenkins, decano de derecho canónico de la Universidad Católica de América y consultor de la conferencia, redactó propuestas para un código de conducta de los obispos y comisiones laicas a raíz del escándalo de McCarrick que posteriormente fueron rechazadas por Roma. Ivereigh dijo que las propuestas estaban destinadas a eludir la entrada romana.

Rogers calificó la afirmación de despectiva de Bransfield y Jenkins, y dijo que el relato de Ivereigh “es falso y engañoso”.

Según la conferencia, su presidente, el cardenal Daniel DiNardo de Galveston-Houston, comenzó en agosto de 2018 a consultar a los obispos sobre medidas que fortalecerían la Carta de Dallas. Los borradores de propuestas se redactaron al mes siguiente “bajo la dirección del Comité Ejecutivo” y con la ayuda de los comités de clero, vida consagrada, asuntos canónicos y protección de la infancia, así como la secretaría doctrinal y la oficina del consejo general.

“Se pretendía que las propuestas se detuvieran antes de donde comenzó la autoridad de la Santa Sede”, escribió Rogers.

“Por ejemplo, al igual que la Carta anterior, la comisión laica se basó en la participación voluntaria de los obispos, compilando informes sustanciales de abuso para ser entregados directamente al Nuncio Apostólico en los Estados Unidos con el debido respeto a las leyes de informes por mandato civil”.

Rogers agregó que “si bien las consultas informales con la Santa Sede se llevaron a cabo en octubre, se previó que la Santa Sede tendría la oportunidad de revisar y ofrecer ajustes solo en aquellos borradores que se benefician del aporte de todo el cuerpo de obispos de EE. UU., reconociendo que aún podrían tener lugar modificaciones sustanciales”.

Las propuestas debían haber sido votadas en la asamblea general de otoño de los obispos de EE. UU. de 2018, pero por indicación de Roma, el cardenal DiNardo retrasó esa votación.

La decisión del cardenal “es una clara señal de su colaboración y de la obediencia de sus hermanos obispos al Santo Padre”, escribió Rogers.

“Cuando el Papa Francisco anunció la nueva ley de la Iglesia universal que establece un programa mundial de protección, el cardenal DiNardo apoyó firmemente las medidas y actuó rápidamente para garantizar que las propuestas de la Conferencia estuvieran listas para votar en junio de este año y fueran complementarias a las propuestas del Santo Padre. propio programa. La agenda de junio avanzó sin la objeción de la Santa Sede”.

Según la conferencia, “Debido a las acciones decisivas del Papa Francisco y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, la Iglesia es un lugar más seguro para niños y adultos en situaciones vulnerables”.

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS