Obispo lamenta que la Iglesia “se incline” ante arbitrariedades

GOIÂNIA, 25 Ene. 21/01:00 pm (ACI).- En un vídeo que se hizo viral en Brasil, el obispo de Formosa (GO), Dom Adair José Guimarães, lamentó que, frente a las medidas adoptadas a causa de la pandemia de la Covid-19, “los obispos , curas” se “inclinan frente” las autoridades civiles que, con medidas arbitrarias, vienen contradiciendo el derecho de culto y la libertad religiosa de los leales brasileiros.

El extracto de la homilía del Prelado se volvió viral luego de ser compartido en Fb el sábado 23 de enero por el Prof. Felipe Aquino, intelectual católico, escritor y presentador.

Al comentar sobre la situación de hoy generada por la pandemia del coronavirus, Dom Adair apuntó que “nos encontramos siendo manipulados con tantas incertidumbres, con tantas tonterías que se hacen con relación a esta plaga, desde el cierre de las Iglesias, que fue un absurdo que clamará a Dios”.

Entre las medidas adoptadas con el objetivo de mantener la distancia popular para eludir la propagación del virus estuvo el cierre de iglesias en varios sitios, con la suspensión de misas con presencia de leales.

Dadas estas acciones, el obispo de Formosa afirmó que, si bien las autoridades procuran fomentar semejantes medidas, “el pueblo no abdicará de su libertad, de su fe”. “No tenemos la posibilidad de aceptar que a ninguna autoridad se le ocurra esta patraña de cerrar nuestros templos, de cerrar nuestras iglesias, de privar a la humanidad de darle a Dios lo que es su derecho, alabanza”, ha dicho.

“Pienso que somos muy débiles, los obispos, los sacerdotes, inclinándonos dados estos gobernadores y alcaldes. Jamás antes en la historia tuvimos esto. Y nos inclinamos sin dudarlo”.

Además, el Prelado señaló que otras instituciones, como los bancos, continúan abiertas, así como la circulación de medios de transporte, en tanto que “los aeroplanos están llenos de gente”, o aun a lo largo del periodo electoral, que “los mítines eran tan atestado”. “Ahora desean cerrar las iglesias”, señaló.

“Aquí no está el virus, el virus no está en el altar, en la hostia consagrada. Y los cristianos no somos hijos del temor, somos hijos del coraje. ¿Y si debemos fallecer por la peste? ¿Vamos a morir en la fe?”, preguntó.

Entonces, el arzobispo Adair lamentó que no los enfermos logren recibir asistencia de la Iglesia. “En este momento, el sacerdote no puede ofrecer la unción. Uno de nuestros curas murió de esta plaga sin la unción de los enfermos, por el hecho de que no pudimos ofrecer la unción de los enfermos. Es lamentable que se cercenen los derechos de Dios”.

Al final, destacó que “jamás podemos inclinarnos ante los hombres. Nos encontramos llamados, como la Muy santa Virgen, a inclinarnos ante Cristo”.

Dom Adair no es el primer obispo brasileño en avisar sobre las medidas que limitan la participación de los fieles en la Misa.

En el último mes del año del año pasado, el obispo de Frederico Westphalen, Dom Antônio Carlos Rossi Keller, criticó las medidas del gobierno de Rio Grande do Sul que restringían el aforo de las iglesias al 10% o 30 personas, aparte de prohibir “la distribución de alimentos y bebidas ” .

Según señaló el Prelado, esta medida podría “representar la arbitrariedad de evitar la distribución de la Sagrada Eucaristía”.

“Las autoridades de salud quieren culpar a la Iglesia por la situación respecto al aumento de casos de Covid-19 en el Estado”, ha dicho en ese momento.

El Arzobispo de Juiz de Fora (MG), Dom Gil Antônio Moreira, asimismo expresó su perplejidad ante las medidas establecidas por la alcaldía local en diciembre gracias a la pandemia.

En su instante, el Prelado mencionó que era “incomprensible que las plazas comerciales de comida logren operar al 50% de su aptitud para los clientes del servicio, sin restricciones de horario, y las iglesias, que son lugares considerablemente más seguros, que los atienden con mucho más rigor que el distanciamiento, el uso de cubrebocas, la higienización de manos repetidamente en una misma celebración, las alfombras químicas y la toma de temperatura, deben marchar solo con el 20% del espacio y limitar sus celebraciones a solo 45 minutos”.

Compruebe asimismo: