NOTICIAS

Obispo del Vaticano: Peter’s Pence no se usa para cubrir pérdidas de inversiones en Londres

El Papa Francisco con el obispo Nunzio Galantino en una foto del 21 de junio de 2014. (Foto del SNC/Paul Haring)

Personal de CNA, 2 de noviembre de 2020 / 01:00 p.

El obispo Nunzio Galantino, presidente de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede (APSA), dijo el 31 de octubre que la suma provino en cambio de las reservas de la Secretaría de Estado.

Galantino le dijo a Avvenire, un periódico propiedad de la conferencia de obispos italianos, que “estimaciones independientes” sitúan las pérdidas entre 66 y 150 millones de libras (entre 85 y 194 millones de dólares).

Refiriéndose a la Secretaría de Estado por sus siglas en italiano, SdS, dijo: “Las pérdidas de la inversión de Londres fueron sufragadas por el fondo de reserva del SdS, y no por Peter’s Pence o por el que está disponible para el Santo Padre”.

Agregó que no se había producido ningún “saqueo” de cuentas destinadas a fines benéficos.

Galantino ha dirigido APSA, que funciona como administrador de riqueza soberana y tesorería de la Santa Sede, desde 2018. En octubre, se vio obligado a negar las afirmaciones de que la Santa Sede se dirigía al “colapso” financiero.

“No hay amenaza de colapso o incumplimiento aquí. Sólo existe la necesidad de una revisión de gastos. Y eso es lo que estamos haciendo. Puedo probárselo con números”, dijo, después de que un libro alegara que el Vaticano pronto podría ser incapaz de cubrir sus gastos operativos ordinarios.

En la entrevista de Avvenire, el obispo italiano de 72 años reconoció que los “errores” habían contribuido a las pérdidas del Vaticano.

“Será hasta el [Vatican] tribunal para decidir si se trataba de errores, imprudencias, acciones fraudulentas u otra cosa. Y será el mismo tribunal el que nos diga si y cuánto se puede recuperar”, dijo.

Destacó que APSA no participó en la compra del edificio en el 60 Sloane Avenue en el suroeste de Londres, que fue supervisada por la Secretaría de Estado.

También señaló que la secretaría administraba Peter’s Pence, una colecta mundial anual destinada a apoyar las actividades caritativas del Papa y el funcionamiento de la Curia romana.

No pudo revelar qué porcentaje de los fondos utilizados para comprar la propiedad provino de Peter’s Pence, ya que el dinero habría provenido de una “canasta” que también contenía otros fondos de la secretaría.

“Puedo decir, sin embargo, que si ha habido errores, o faltas, o comportamientos ilegales, el interés de la Santa Sede y de toda la Iglesia es que se ofrezca claridad. Aunque sea un viaje doloroso”, comentó.

Galantino dijo que las inversiones del Vaticano en Londres se vieron afectadas por una caída en el valor de la libra esterlina británica, la incertidumbre del Brexit y la crisis del coronavirus.

Cuando se le preguntó cuánto valía actualmente el edificio en 60 Sloane Avenue, el obispo dijo: “Es difícil definir el valor de la propiedad. Sobre todo en este momento de pandemia. Y entonces, es cierto que una casa o una propiedad tiene su propio valor objetivo. Sin embargo, al final, el precio de mercado y la oferta del comprador también afectan su valor”.

“Cabe señalar que la SdS, entre finales del año pasado y principios de este año, obtuvo una nueva licencia de obra que evidentemente afecta positivamente el valor del inmueble”.

Admitió que APSA tuvo un papel en los esfuerzos de la Secretaría de Estado para pagar el préstamo tomado en la propiedad.

“En verdad, la SdS ya había obtenido de un banco comercial la disponibilidad de un préstamo para pagar la hipoteca particularmente cara, que agobiaba al edificio de Londres”, dijo.

“Sin embargo, antes de recibirlo, también quería solicitar la intervención de APSA y de la Secretaría de Economía (Spe) para saldar el préstamo. APSA, en estrecha colaboración con la SdS y la Spe, después de haber realizado las evaluaciones necesarias, coordinó la financiación necesaria, lo que permitió a la SdS liberarse de los intereses exorbitantes y devolver la deuda a la Santa Sede”.

“Fue un paso importante para poner orden en esta inversión y excluir estructuras financieras o personas ajenas al Vaticano de la propiedad del edificio. También es por eso que el nuevo ‘sostituto’ del SdS había decidido pagarle al señor Gianluigi Torzi”.

El nuevo “sostituto”, o funcionario de segundo rango en la Secretaría de Estado, fue el arzobispo Edgar Peña Parra, quien reemplazó al cardenal Angelo Becciu en el cargo en 2018. Becciu renunció a sus derechos como cardenal el mes pasado en medio de acusaciones de irregularidades financieras, que él niega.

Torzi, un empresario italiano, fue arrestado por funcionarios del Vaticano en junio y puesto en libertad bajo fianza tras ser interrogado sobre su papel en el acuerdo de Londres.

Galantino observó que no había un órgano de control que supervisara la elección de consultores por parte de la Secretaría de Estado. Dijo que confiaba en que la investigación revelaría si los consultores fueron empleados de “mala fe”.

“Un ladrón puede entrar a mi casa porque es ‘bueno’ para desarmar el sistema de alarma o porque alguien le da la llave o abre por dentro”, dijo.

El obispo identificó lo que llamó un “doble error” en las prácticas financieras de la Secretaría de Estado.

Dijo: “Lo primero es encomendar, con total reserva, mandatos discrecionales de inversión a las administradoras, sin control de la SdS. Los resultados de esta manera de hacer las cosas constituyen claramente un error. Y los efectos, además de las pérdidas, han supuesto un coste reputacional muy alto”.

“El segundo error es que hasta ahora la SdS estaba sujeta a pocas obligaciones de información, ni estaba obligada a pedir ninguna autorización para actos de administración extraordinaria, como están obligados otros dicasterios, que deben pedir el ‘nihil obstat’ de Spe. que hacer.”

El obispo sugirió que estos errores estaban siendo corregidos.

“En resumen, ahora hay más ojos que miran las operaciones y verifican los procedimientos”, dijo.

Galantino confirmó que el Vaticano estaba tomando medidas para centralizar las inversiones bajo APSA, con el fin de garantizar “una gestión más prudente, transparente y profesional”.

El obispo, quien se desempeñó como secretario general de la conferencia episcopal italiana de 2013 a 2018, criticó la filtración de documentos confidenciales relacionados con las investigaciones financieras en curso del Vaticano.

También enfatizó que la Santa Sede estaba realizando la investigación por iniciativa propia.

Dijo: “No descarto que algunas publicaciones hayan ayudado a levantar la guardia y emprender iniciativas de limpieza interna. Pero las investigaciones en curso, como ya he dicho, fueron iniciadas por el Vaticano y sobre la base de investigaciones internas. No son el resultado de investigaciones periodísticas o de investigaciones de otros estados”.

“Quizás sea legítimo preguntarse si se contribuye a esclarecer más con una investigación realizada conforme a la justicia o con la divulgación de documentos parciales”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS