NOTICIAS

Nuevo libro debate si el Islam puede modernizarse y cómo

(us.fotolia.com/elmirex2009)

¿Qué es lo siguiente más difícil después de criticar el Islam? Publicar un libro sobre los musulmanes practicantes que lo hacen. Encounter Books, una editorial con un sólido historial de títulos provocativos y calidad intelectual constante, nos trae El desafío de modernizar el Islam, una colección de entrevistas con moderados y reformadores musulmanes autodenominados por Christine Douglass-Williams. Douglass-Williams, un consumado periodista y productor de televisión y director de la Fundación Canadiense de Relaciones Raciales, reunió a ocho musulmanes moderados y reformistas bien conocidos de los Estados Unidos y Canadá. El resultado es una contribución bienvenida al intenso debate sobre el Islam en general, y el Islam en Occidente en particular.

La importancia y actualidad de este libro no puede ser exagerada. Existen otros libros sobre la reforma del Islam, el más destacado de Ayaan Hirsi Ali. Suelen ser desde una perspectiva atea (como en el caso de Hirsi Ali), o escritos por ex musulmanes o por occidentales no musulmanes. Otros libros más se refieren a la reforma en países regidos por la ley islámica, a saber, Irán y Arabia Saudita. Pero fuera de estos esfuerzos, hay poco en el camino de los libros que hacen preguntas difíciles a los musulmanes practicantes que conocen y critican su fe; Musulmanes que soportan las sospechas de otros musulmanes y no musulmanes por igual. Dado que la pena por la apostasía en el Islam es la muerte, los valientes individuos entrevistados aquí arriesgan sus vidas para ofrecer puntos de vista disidentes frente al Islam normativo. Así que no es una exageración considerar El desafío de modernizar el Islam un evento editorial.

El libro de Douglass-Williams está estructurado en dos partes. La primera parte incluye entrevistas con pensadores tan formidables como el Dr. Zuhdi Jasser, el Dr. Tawfik Hamid y el Dr. Salim Mansur. Las preguntas involucran temas fundamentales que incluyen la persona y el lugar de Mahoma en el Islam, el papel de la Sharia, el problema del Hadith y la Sunnah y pasajes inquietantes en el Corán. También hay una amplia discusión sobre la reforma, el islam moderado y el islamismo. Douglass-Williams también explora la peligrosa práctica de ciertas organizaciones islámicas (Muslim Brotherhood, Hamas, CAIR) y los progresistas occidentales de utilizar las acusaciones de islamofobia para sofocar el debate y la disidencia (un ejemplo sin sentido, pero no menos preocupante, es el del Southern Poverty Law Center). etiquetar al Dr. Zuhdi Jasser como “extremista” por afirmar ser un musulmán moderado). En la segunda parte, Douglass-Williams aumenta las entrevistas con su propia investigación y análisis para ofrecer perspectiva y profundidad. El libro incluye sólidos prólogos del Dr. Daniel Pipes y Robert Spencer, un práctico glosario y una cronología de la historia del Islam.

El objetivo declarado de Douglass-Williams es “Comprender la diferencia entre los musulmanes que practican su fe personalmente, de los islamistas que prosperan hacia un islam político e imponen sus ideologías a nivel mundial, es el objetivo fundamental de este esfuerzo”. Esta es una tarea difícil. Para empezar, no es un hecho que el islamismo sea diferente del Islam. Robert Spencer ha escrito en otra parte que “La distinción Islam/Islamismo es artificial impuesta por Occidente, sin fundamento en la historia, la teología o la ley islámica”. Spencer argumenta que el término “islamista” sugiere incorrectamente “que el Islam en sí mismo, en su forma auténtica, no tiene un aspecto político requerido, y no es incompatible con los valores occidentales o el gobierno democrático”. Spencer se une a esta opinión por el ex musulmán Dr. Wafa Sultan. Andrew McCarthy, por otro lado, argumenta que “tenemos que separar a los islamistas del Islam”. La razón, afirma, es que la forma en que se responda la pregunta “afecta críticamente la forma en que respondemos a la profunda amenaza que representan los musulmanes supremacistas” y, por lo tanto, dice, “debemos responderla correctamente”. Douglass-Williams sigue el pensamiento de McCarthy y agrega que no distinguir “entre el Islam y el islamismo es una ventaja para los islamistas sigilosos de la Hermandad Musulmana, ya que favorece sus esfuerzos por ocultar y disfrazar su identidad y sus ambiciones”.

Otro debate surge en respuesta a las preguntas de Douglass-Williams sobre los musulmanes moderados y reformistas. No todos los moderados afirman ser reformadores, aunque todos los reformadores afirman tener puntos de vista y prácticas moderados (dejando de lado la discusión más complicada de los criptomoderados y los reformadores wahabíes). El Dr. Tawfik Hamid dice que los reformadores brindan la justificación teórica y teológica para la interpretación de los textos islámicos, mientras que los moderados lo demuestran en la práctica, actuando como modelo para otros musulmanes. “Es una relación simbiótica”.

Hamid también argumenta que el “impulso a la violencia” en los musulmanes se puede atribuir a las “fuentes principales de la ley islámica” que sostienen que “cualquiera que insulte al profeta Mahoma debe ser asesinado sin siquiera darle la oportunidad de arrepentirse”. Pero si este es el caso, entonces se cuestiona la posibilidad de un Islam moderado. Porque si las principales fuentes de la ley islámica exigen la muerte de quien insulte a Mahoma, entonces los asesinos de Charlie Hebdo no eran extremistas después de todo, sino musulmanes piadosos que seguían los dictados de su fe. Si, por otro lado, vemos a los musulmanes moderados como aquellos que rechazan las principales fuentes de la ley islámica y practican una forma de fe estrictamente espiritual y personal (en oposición a la política), la naturaleza del Islam y lo que significa ser musulmán se convierte en la pregunta central. Por lo tanto, una dicotomía moderado/extremo no es una construcción útil para analizar el problema del Islam.

Los reformadores también deben lidiar con el fundamento mismo de la fe. William Kilpatrick, autor de Cristianismo, islam y ateísmo: la lucha por el alma de Occidenteseñala que “Los reformadores musulmanes se quedan con el problema de qué decir sobre el héroe principal del Islam: Mahoma. Fue el primer yihadista, un señor de la guerra que ordenó la tortura y las decapitaciones masivas, vendió a mujeres y niños como esclavos y declaró que las esclavas sexuales eran propiedad legítima de los vencedores. El Islam sin Mahoma sería una religión más amable y gentil. Pero, ¿puedes tener un Islam sin Mahoma?”.

Un encuestado ofrece algo así como una respuesta. El jeque Dr. Ahmed Subhy Mansour, fundador del Movimiento Corán, le dice a Douglass-Williams que el Corán es completamente suficiente y que los hadices no son confiables. Argumenta que la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas debería reemplazar la ley islámica como el núcleo del Islam. El Dr. Tawfik Hamid también ve a la Sharia como el obstáculo para la reforma. Pero incluso si se descarta la sharia, todavía sería necesario traducir el Corán de una manera que enfatizara los pasajes más pacíficos de La Meca sobre los violentos versos de Medina. Y dado que es un artículo de la fe islámica que el Corán es la palabra inmutable, inerrante y coeterna de Alá, parece poco probable, por no decir extremadamente peligroso, proponer tal solución. Una de las encuestadas, Shireen Qudosi, hace precisamente eso.

Qudosi dice: “Debes desafiar el Corán. Tienes que. Si no desafías eso, no puedes desafiar la fe, que es el mayor problema que tenemos”. Qudosi, un escritor independiente y reformador musulmán, también aborda el problema de Mahoma de frente. Valientemente, duda que Mahoma sea un modelo para los musulmanes de hoy. “Es solo el mensajero y murió como todos los demás, y creo que lo convertimos en un semidiós. Lo idolatramos y eso es lo que vemos en los hadices”. Según Qudosi, Mahoma era solo el mensajero de Dios y “el Corán dice que no sigas al profeta sino a Dios”.

Las respuestas de Qudosi y sus compañeros encuestados son evidencia de que Douglass-Williams hace las preguntas difíciles. Ella pregunta a sus encuestados sobre la niña novia de Mahoma, Aisha. Ella obtiene algunos puntos de vista muy reveladores y valientes sobre el lugar de las mujeres en el Islam y sobre el peligro de la yihad. Y, lo que es más significativo, Douglass-Williams explora la renovación de iytihad, que ella define como un “término legal islámico para el razonamiento independiente para encontrar una solución a una cuestión legal”. Ella observa correctamente que “Las puertas de iytihad fueron cerrados por juristas sunníes en el siglo X” (para un excelente estudio sobre el final de iytihadvéase Robert R. Reilly, El cierre de la mente musulmana: cómo el suicidio intelectual creó la crisis islamista moderna). Uno realmente aprecia las consecuencias de la asfixia intelectual islámica al observar la frescura del compromiso católico con la ciencia, la medicina, el derecho y otras áreas. El Papa San Juan Pablo II destacó la relación complementaria entre la fe y la razón en su famosa encíclica, Fides y razón. Observó en otra parte que “La fe sin razón se marchita en mito o superstición. Privada de la razón, la fe se queda sólo con los sentimientos y la experiencia. Pierde su universalidad”. Solo por la discusión del libro sobre estas preguntas, vale la pena leerlo.

Sin embargo, el libro no está exento de defectos. En el aspecto metodológico, Douglass-Williams pierde numerosas oportunidades para hacer preguntas de seguimiento que habrían agregado al valor general del libro u ofrecido alguna aclaración. No sorprende que los encuestados se contradijeran unos a otros y, en ocasiones, a sí mismos. Pero sería un libro mucho más fuerte si la autora desafiara a sus entrevistados sobre sus contradicciones o las respuestas concomitantes de otros encuestados. Los temas son realmente complejos y el espacio es mínimo, pero se sintió como si las preguntas se enviaran en papel o por correo electrónico y carecieran del dinamismo que se obtiene con las entrevistas en vivo.

Sustancialmente, Douglass-Williams aboga por una modernización del Islam que implique una reforma que permita a los adherentes elegir lo que desean de su fe; que la relatividad en la práctica y las creencias, junto con la aceptación del pluralismo religioso, corresponderían a las libertades y derechos occidentales consagrados en nuestras constituciones. Pondría fin a la barbarie y la violencia a la que nos hemos acostumbrado. Pero confiar en la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas como base para una nueva ley islámica, o como una influencia moderadora en la jurisprudencia islámica existente, es poner una venda secular a un problema religioso. La vaga noción de modernidad tampoco es un antídoto. Las garantías de los derechos políticos y las libertades modernas bajo los auspicios de la ONU o cualquier gobierno occidental no están equipadas para hacer frente a la singular amenaza de una teología supremacista y una ideología política totalitaria como el Islam normativo. El desafío no es que el Islam se modernice. Nos corresponde a todos nosotros, musulmanes y no musulmanes por igual, comprender qué es el Islam, no cómo nos gustaría que fuera.

El desafío de modernizar el Islam: los reformadores hablan y los obstáculos que enfrentande Christine Douglass-WilliamsEncounter Books, julio de 2017Tapa dura, 296 páginas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS