Nuestra Señora del Perpetuo Socorro – El Milagro del Santo

se festeja en 27 de junio O día de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Este es el nombre de entre los títulos de María, se realizó famosa de esta manera por su clemencia y devoción a toda la humanidad.

Abre tus Caminos AQUÍ con la Orientación de los Mejores Especialistas en Cánticos

Una vez que la imagen de este popular santurrón vagara por diferentes lugares y resistiera las inclemencias del tiempo, el hurto, entre otros muchos, hoy se conserva en la Iglesia de São Afonso a fin de que logre ser visitada por cientos de fieles. Conoce más sobre su historia y oraciones capaces.

Historia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Nuestra Señora del Perpetuo Socorro nació de una pintura de María de estilo bizantino que fue robada de una iglesia en la isla de Creta. En la imagen se representa a María manteniendo al niño Jesús en su regazo, junto con el Arcángel Gabriel y Miguel flotando sobre los hombros de Nuestra Señora.

Por consiguiente, Nossa Senhora do Perpetual es un título dado a María, en honor a su atención y devoción a la raza humana y especialmente a Jesucristo. El que tiene el poder de derramar gracia sobre todos.

Hurto de imagen

Un hombre robó la imagen en el siglo XV, su intención era vendérsela a Roma, pero durante la travesía llegó una gran tormenta que provocó que el barco casi se hundiese. En el momento en que llegó a Roma, el mismo hombre enfermó y, arrepintiéndose del hurto, le contó toda la historia a un amigo, pidiéndole que le devolviese la imagen.

La mujer de este amigo se negó a devolverlo y, consecuentemente, no pasó bastante tiempo antes de que enviudara. Después de un tiempo, Nuestra Señora se apareció a su hija de seis años y le señaló que colocara la imagen en la iglesia.

Nuestra Señora del Perpetuo Socorro continuó por más de 300 años en la iglesia de São Mateus, solo fue removida en el momento en que Roma fue invadida por los franceses y con esto múltiples frailes agustinos la ocultaron contando y encomendando el lugar a un monaguillo.

Este monaguillo se convirtió en sacerdote y asistió a todos a hallar el ícono de nuevo.

Introducción a todos

El Papa Pío IX entregó la imagen a los Redentoristas e logró una recomendación:

“Que todos sepan acerca de esta devoción.â€

Posteriormente, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro se convirtió en Patrona de los Redentoristas y fue devuelta a la Iglesia de Santurrón Afonso.

Concepto y simbolismo de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Manto Velo en color azul

Representan la virginidad de Nuestra Señora;

Túnica en colorado oscuro

Maternidad;

Estrella

Enseña que María es la “Estrella del Mar”;

Túnica verde del Niño Jesús

El verde en el cristianismo simboliza el color de la vida;

Manto Amarillo Dorado del Niño Jesús

Luz, divinidad y poder;

Expresión del Niño Jesús

En el momento en que Jesús mira a los arcángeles, le muestran el instrumento de la pasión;

las manos de nuestra señora

Simboliza el apoyo y la seguridad que da;

Las manos del niño Jesús

Jesús concede a su Madre y reconoce su clemencia;

La Expresión de Nuestra Señora

Significa que debemos ver a Jesús y proseguir sus enseñanzas;

Rostro de Nuestra Señora

Sereno y apacible, revela seguridad y solidez;

Los ojos de nuestra señora

Ella mira a los que la miran;

La Boquita de Nuestra Señora

La que guarda todo en su corazón, que es la Virgen del Silencio que habla poco pero que exhibe el sendero eterno que es Jesús;

el arcángel gabriel

Representa la pasión de Jesús, y la victoria sobre la muerte;

el arcángel miguel

De nuevo el anuncio de la Pasión y de la victoria;

Las letras en la imagen de Nuestra Señora

significados de madre de Dios y refiriéndose a Jesucristo;

el oro en el fondo

Alegría y bendición espiritual;

La Sandalia colgada del pie derecho del Niño Jesús

El susto que Jesucristo transporta a conocer a los Arcángeles.

Oración a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

oración 1

“A la Madre del Perpetuo Socorro, te imploramos, con todas las fuerzas de nuestro corazón, que nos sostengas a todos nosotros en tu regazo materno, en los instantes de inseguridad y sufrimiento. Que Tu mirada esté siempre y en todo momento atenta, para no dejarnos caer en tentación, y que, en Tu silencio, aprendamos a aquietar nuestro corazón y hacer la intención del Padre. Intercede frente Él por la paz en el planeta y por nuestras familias. Bendice a todos tus hijos y también hijas enfermos.

Ilumina a nuestros gobernantes y representantes, a fin de que sean siempre servidores del gran pueblo de Dios. Concédenos también muchas y santas vocaciones religiosas, sacerdotales y misioneras, para la mayor difusión del Reino de tu Hijo Jesucristo. Al final, vertí en los corazones de Tus hijos e hijas Tu bendición de amor y misericordia. Sé siempre nuestro Perpetuo Socorro en la vida y, singularmente, en la hora de la desaparición.Amén.

¡Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, suplica por nosotros!”

Oración 2

“Oh Señora del Perpetuo Socorro, muéstranos que eres verdaderamente nuestra madre, obteniendo para mí el próximo beneficio:

(Haga su pedido)

Y felicidad para emplearla para la gloria de Dios y la salvación de mi alma.

Oh glorioso San Alfonso, que por tu seguridad en la Santísima Virgen obtuviste tantos favores y probaste tan perfectamente en tus admirables escritos que todas y cada una de las gracias nos vienen de Dios por intercesión de María.

Obtén para mí la más tierna confianza hacia nuestra Madre del Perpetuo Socorro y pídele, en el instante, que me conceda el favor que reclamo de su poder y maternal amabilidad.

Padre Eterno, en el nombre de Jesús y por intercesión de nuestra Madre del Perpetuo Socorro y de San Alfonso, te estoy pidiendo que me escuches para tu gloria y bien de mi alma.”

Oración 3 – Consagración a Nuestra Señora

“Oh Santa Madre de los Dolores, oh Santísima Virgen, te ofrezco mi corazón para que lo conserves intacto como tu Inmaculado Corazón.

Os ofrezco mi sabiduría, a fin de que solo conciba pensamientos de paz y de amabilidad, de pureza y de verdad.

Te ofrezco mi intención para que ella permanezca viva y generosa al servicio de Dios.

Te ofrezco mi trabajo, mis dolores, mis sufrimientos, mis angustias, mis preocupaciones y mis lágrimas, en mi presente y en mi futuro, para ser presentados por Ti a Tu Divino Hijo, para la purificación de mi vida.

Madre compasiva, me cobijo en Tu Inmaculado Corazón, para aliviar las dolorosas palpitaciones de mis tentaciones, mi aridez, mi indiferencia y mi descuido.

Escúchame, Madre, guíame, sosténme y defiéndeme de todos y cada uno de los riesgos del alma y del cuerpo, en este momento y por toda la eternidad. Que de esta manera sea.”

Novena a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro

Preparación para la Novena

  • Recójase en oración en el hogar o en una iglesia;
  • Haz la solicitud de la felicidad que tanto quieres lograr;
  • Decir la oración diaria;
  • rezar un padrenuestro y tres avemarías;
  • Si deseas, puedes guiarte a través del Biblia;
  • Haz el buen trabajo de cada día. Se puede cambiar por otro más favorable.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santurrón. Amén.

Primer día

âeurosœAquà tienes a tu madre†(Jn 19,27) Madre bondadosa del Perpetuo Socorro, que experimentaste las angustias de la vida, acepta mi petición. Eres Madre y tienes el deseo de ayudar a todos, hete aquí alguien que es pecador, pero que recurre a ti. • Buena obra: ofrecer limosna a un pobre.

Segundo día

“[…] mi espíritu se regocija en Dios […]†(Lc 1,47) Madre del Perpetuo Socorro, ayúdame a ser de Dios. Todo pasa como el viento, Dios continúa. Quiero pertenecerle a Él y, de ahí que, te suplico: ayúdame en esta vida, ayúdame a no perder a Dios en los sufrimientos y las necesidades. Amable Madre, incrementa mi fe y seguridad, ayúdame con tu amor.• Buen trabajo: en casa, haz el trabajo con querer.

Tercer día

âeurosœ[…] hágase tu voluntad […]†(Mt 6,10) Amable Madre, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, que entendiste e hiciste siempre lo que Dios deseó, quita de mà la dureza de corazón, el orgullo y el egoÃsmo. Ayúdame, Madre benevolente, a proseguir la voluntad de Dios y concédeme la felicidad que te solicito.• Buen trabajo: antes de irte a dormir, agradece a Dios por todo lo sucedido ese dÃa.

Cuarto dia

“[…] ¡tú me lo hiciste a mí!» (Mt 25,40) Madre de Jesús y mi madre, dame un corazón espléndido para contribuir a los demás y un corazón misericordioso para perdonar siempre. Dame un corazón humilde y manso para soportar tus debilidades. Jesús mencionó que le hago a Él lo que le hago a los demás, conque ayúdame a amar mejor a Dios ahora mis hermanos y hermanas. Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, ayúdame con la felicidad que te pido.• Buen trabajo: dar algo a los pobres.

Quinto día

“[…] Yo estoy allí, en la mitad de ellos.” ​​(Mt 18,20) Madre benevolente, ¿de qué forma vivías con Jesús y José en el hogar? Concédeme querer a mis hermanos y aceptar a cada uno de ellos a su forma. Danos paz, comprensión, amabilidad y alegría para que el Espíritu de Jesús permanezca con nosotros. Madre benevolente, le solicité por nosotros.• Buen trabajo: conocer a un enfermo.

Sexto día

âeurosœVen a mÃ, […] y yo les voy a hacer descansar.” (Mt 11,28) ¿Puede una madre olvidar a su hijo? Sé, oh María, que no te olvidas de nosotros, pero tengo miedo de olvidarte. Les solicito que jamás pierdan a Dios ni la fe, y siempre y en todo momento confíen en ustedes. Oh María, dichosa de los que te conocen y se vuelven hacia ti como un hijo a su Madre. Ayúdame en mi oración.• Buen trabajo: ve a una iglesia y ora por alguien.

séptimo día

âeurosœHágase en mà según tu palabra†(Lc 1,38). Mara, siempre hiciste todo lo que Dios te pidió. A fin de que yo asimismo pueda ser así, ayúdame a escuchar la Palabra de Dios, a meditar, a oír lo que enseñó Jesús. Atiende mi súplica en esta novena y no dejes que mi vida se aquiete.• Buen trabajo: lee Lc 1,39-56.

octavo día

âeurosœ[…] miraba la humildad de su sierva.†(Lc 1,48) Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, cuántas ocasiones me vuelvo orgulloso, vanidoso, confiado en las cosas que pasan. Todo esto puede ocupar el sitio de Dios en mi corazón. María, líbrame de esta tentación de cambiar a Dios por las cosas de la tierra y desatender su casa en mí. Madre bondadosa, ayúdame con la felicidad de Jesús.• Buen trabajo: percibir y charlar, amablemente, con un individuo anciana o difÃcil.

noveno dia

“María, no obstante, guardaba todas y cada una de las cosas, meditándolas en su corazón” (Lc 2,19) ¡Cuántas veces, oh María, mi corazón está triste, turbado, lleno de dudas y angustiado! Esto sucede por el hecho de que no me retiro al silencio de la oración ni trato de ver lo que Dios quiere de mí. No sé percibir al Señor. Maria, te solicito la gracia de creer que Dios me quiere siempre, aun en el dolor.• Buen trabajo: pasar el dÃa feliz y no aburrirte.

Las energías divinas son suficientemente fuertes como para aclarar cualquier duda e alumbrar el camino de los leales. Para lograr la gracia, solo necesitas elevar tus pensamientos y creer en el cariño de estos Seres de Luz, una de las formas de hacer mas fuerte tus intenciones y comprender qué mensajes te mandan. es a través del Tarot de los Ángeles, un Oráculo que capta la vibración de estos Mensajeros del Señor y la interpreta a tu favor.

Pase los desafíos de su historia con el apoyo de esoteristas experimentados