“No has desdeñado vestirte en forma de siervo”

Detalle del icono del Bautismo de Jesús por Juan el Bautista. (Imagen: Wikipedia)

los delfines de Francia, la zareviches de Rusia, y los príncipes de Gales rara vez ganan honores hagiográficos por su humildad. La historia registra a muchos hijos de soberanos como derrochadores y hedonistas engordados y enfermos, ya que muestran muchos más vicios que virtudes.

Los sirvientes atienden a los soberanos, a menudo con miedo y temblor. Los personajes reales ordenan a otros seres humanos que cumplan sus órdenes sin tener en cuenta las necesidades, por no hablar de la humanidad básica, de aquellos encargados de tareas serviles e ingratas que ofrecen la remuneración más ínfima. El sadismo y la crueldad nunca están lejos de la superficie de tales relaciones. Como recordatorio de esto, no necesitábamos a Freud cuando hace mucho tiempo que San Agustín le dio el nombre siempre memorable a un signo universal de nuestra naturaleza caída: libido dominandi.

Nada de esto es comportamiento que vemos en el Hijo del Dios Altísimo que viene a ser bautizado por Juan el Precursor. El Hijo no hace su Teofanía, su aparición entre nosotros, arrastrando un séquito de aduladores. No hace restallar ningún látigo para que los esclavos cumplan sus órdenes. No ha venido a saciarse de hermosas doncellas que le den de comer varios amuse-bouches. Él no manda ejércitos para matar a sus enemigos y asegurar su trono y altar.

En una palabra, evita todos los accesorios mundanos del poder y la gloria. Rechaza todos los signos de éxito y riqueza. No tiene deseos libidinales de dominar a los demás.

Juan el Bautista se muestra incrédulo ante la inversión de papeles que vemos en lo que Hans Urs von Balthasar llamó el teodrama de la salvación. Esta incredulidad y esta inversión de papeles se describen repetidamente en los textos de Maitines y Vísperas de la tradición bizantina.

Considere, primero, la cuarta oda de Maitines que plantea las siguientes preguntas en la mente al menos de Juan el Bautista:

“¿Quién ha visto alguna vez el sol que es brillante por naturaleza siendo limpiado?” gritó el Predicador. “¿Cómo, pues, te lavaré en las aguas, Tú que eres el Resplandor de la Gloria, la Imagen del Padre eterno? ¿Cómo, yo que soy hierba, tocaré con mi mano el fuego de Tu divinidad? Porque Tú eres Cristo, la sabiduría y el poder de Dios.”

Esta inversión de papeles es tan sorprendente que incluso los cortesanos celestiales también se asombran, como subraya este texto de maitines:

Hoy Cristo ha venido a ser bautizado en el Jordán; hoy Juan toca la cabeza del Maestro. los poderes de los cielos se asombran al contemplar el misterio maravilloso. El mar lo vio y huyó; el Jordán a la vista se hizo retroceder.

Los poderes del cielo están asombrados. ¡Apuesto a que lo son! Uno se imagina que hasta tenían la nariz un poco desarticulada, como decía mi abuela. Se paran diariamente alrededor del trono y, sin embargo, no son invitados a bautizar al Hijo del Dios soberano.

En cambio, elige dejarlos atrás y hacer su katabasis hacia estos seres que son, en esencia, un extraño híbrido, un espíritu animal, por así decirlo. estos groseros criaturas puede poner las manos sobre sus ¿Creador?

Al menos —los cortesanos tratan de tranquilizarse ansiosamente—, uno de estos seres humanos estará hábilmente entrenado para la tarea, hablando en tonos dulces y apropiadamente ataviado, ¿no?

Nuevamente incorrecto. El bautismo es realizado por algún habitante del desierto mal vestido, con un repugnante gusto por los insectos (cf. Mt 3, 4), y una propensión a decir cosas tremendamente ofensivas.

¿Estamos seguros de que John está cuerdo? Señala a Jesús pero lo llama Cordero. ¿Quizás se ha vuelto loco y está viendo cosas? Si es así, el Señor se arriesga a escándalo tras escándalo al ser bautizado por un desabillé loco. Los juristas y liturgistas (¿hay alguna diferencia?) pelearían eternamente sobre si era un acto válido y lícito.

Quizás aún más horrible es que el hijo del soberano no se deja maltratar por una de sus criaturas. Viene a ofrecerse por todos. Él viene a tomar sobre sí mismo nuestro deudas, que nosotros todos han incurrido. Él viene a matar nuestra muerte con su propia muerte (como presagian el hacha y el pequeño árbol en la esquina inferior de muchos íconos bizantinos de esta fiesta).

¿Cómo hace frente a nuestras deudas el que no puede acumular deudas, porque es, como nos recuerda Herbert McCabe, riqueza y pobreza al mismo tiempo? No entra con gran pompa, agarrando puñados de dinero en efectivo para lucirse y comprar a los banqueros mientras nos recuerda enfadado a cada momento todo lo que le debemos. En cambio, se convierte en un esclavo contratado por cuenta nuestra:

Queriendo salvar al hombre descarriado,* no has desdeñado vestirte en forma de siervo.* Porque te convenía, como Señor y Dios,* tomar sobre Ti nuestra naturaleza por nosotros.* Por Ti, oh Libertador. , han sido bautizados en la carne,* haciéndonos dignos de perdón.*

Pero no somos simplemente beneficiarios a regañadientes del perdón del Señor. Él va hasta el final, prodigando nada menos que el estado divino sobre nosotros, de modo que ahora también nosotros somos llamados delfines. Su bautismo es el nuestro, y como somos por el agua y el Espíritu Santo hechos semejantes al Hijo de Dios, así también oímos las palabras dichas de nosotros que fueron dichas de él, como nos recuerda el troparion de la fiesta:

Cuando Tú, oh Señor, fuiste bautizado en el Jordán, se reveló el culto a la Trinidad; la voz del Padre dio testimonio de Ti, nombrándote “Hijo amado”, y el Espíritu en forma de paloma confirmó la certeza de la Palabra. Gloria a Ti, oh Cristo Dios, que apareciste e iluminaste al mundo.

Al entrar en este nuevo año, apreciemos de nuevo lo que significa ser tales amado los de Dios que se deleita en nosotros.