Niña con leucemia cumple sueño y recibe la Primera Comunión

SÃO PAULO, 26 de febrero. 21 / 11:00 (ACI).- Mariana Tambasco, de 10 años, se encuentra internada en un hospital de São Paulo (SP) en tratamiento por leucemia ya la espera de un trasplante de medula ósea; Mientras tanto, pudo cumplir un sueño el pasado sábado 20, cuando recibió la Primera Comunión en el centro médico.

La pequeña vive en Campinas (SP) con su familia y está hospitalizada desde el 27 de enero en el Oncología del IBCC para el régimen de una Leucemia Linfoide Aguda. Ella, que había dado todos los pasos y preparación para la Primera Comunión en su localidad, entonces tuvo la gracia de recibir por primera vez a Jesús en la Eucaristía, lo que le da fuerzas para continuar con el tratamiento.

Mariana comenzó su régimen contra la leucemia en 2017, en el momento en que solo tenía 7 años. Según recordó a ACI Digital la madre de la niña, Adriana Tambasco, la niña “tenía fiebre, pérdida de apetito y pérdida de peso”, pero ningún otro síntoma, “no tenía dolor de huesos, ni máculas en el cuerpo”.

Tras el diagnóstico de la enfermedad, el régimen empezó en 2017 y finalizó en junio de 2020. No obstante, “en agosto comenzó a tener dolor de huesos y la enfermedad había vuelto y se había robustecido”.

Por este motivo, la niña debió someterse a “tres bloques de quimioterapia fuerte y la médula ósea no se negativizó, la patología persistió”. En el mes de enero asimismo se sometió a “un mes de inmunoterapia y tampoco hubo resultado”.

Fue entonces que Mariana fue trasladada el 27 de enero al IBCC Oncologia, en São Paulo, donde “comenzaron un nuevo protocolo con ella y, merced a Dios, ahora mostraba mejoría”, ha dicho su madre.

Adriana asimismo recordó que, desde el año pasado, Mariana se estaba preparando, haciendo catecismo para recibir su Primera Comunión, en Campinas. Primero, “presencial y una vez que comenzó la pandemia, lo logró on line”.

En el momento en que volvió la patología, la familia charló con los catequistas y el párroco de la comunidad donde participan “y los catequistas la prepararon para la Primera Eucaristía, con examen de conciencia, a fin de que se confesara y recibiese la Eucaristía”.

Sin embargo, ha dicho la madre, “su inmunidad siempre y en todo momento fue baja debido al régimen y ayudar a misa a lo largo de una pandemia era muy poco probable. Entonces, estábamos teniendo esta contrariedad a fin de que ella recibiera la Primera Eucaristía”.

De ahí que volvieron a hablar con el párroco y Mariana “incluso recibió la unción de enfermos antes de ir al régimen de inmunoterapia y la iniciativa era que todo saldría bien y pronto podría recibir la Primera Eucaristía en la comunidad”.

Sin embargo, la niña debió ser trasladada a São Paulo, donde se somete a quimioterapia. Además de esto, como apuntó Adriana, tras finalizar la quimioterapia, “con la felicidad de Dios, se marcha a trasplantar, y tiene mucho más tiempo de internación”

“Entonces hemos visto que le era muy difícil efectuar su sueño de recibir la Primera Eucaristía”, comentó.

Fue entonces que tuvieron la posibilidad de dialogar con el capellán del hospital, Padre Paulo Aniceto, tal como con el equipo médico y multidisciplinario. El párroco se mostró “muy receptivo a celebrar la Primera Eucaristía de Mariana” y solicitó a la familia charlar con su “párroco para ver si había alguna objeción”.

Con todo resuelto, se decidió llevar a cabo situación el sueño de Mariana en nuestro hospital. “El plantel del hospital fue muy agradable y todo salió realmente bien. El cura se encontraba presto a venir un día que no está acostumbrado a estar aquí, que era un sábado, pues ese sería el día en que mi esposo y yo podríamos estar aquí”, recordó Adriana.

Foto: ACS IBCC Oncología

“Fue precioso, fue un instante muy importante en su historia, en nuestra vida, porque creemos en el poder de la oración, suponemos en este Jesús vivo que se encuentra en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía”, expresó la madre, agregando que la pequeña y su familia creen “que recibir a Jesús fortalecerá aún más a Mariana, su seguridad, su fe, su perseverancia en la lucha”.

La celebración, que prosiguió los protocolos de seguridad en oposición al Covid-19, estuvo encabezada por el capellán, Pe. Paulo Aniceto. Además de los padres de Mariana, asimismo estuvieron presentes su hermano Eduardo, el religioso camiliano Genildo Guarino y miembros del equipo médico de la Unidad de Hematología.

Fotografía: ACS IBCC Oncología

Según Oncología del IBCC, la pequeña terminó el primer ciclo de quimioterapia y va a poder realizar 3 ciclos más antes del trasplante.

Para el oncólogo pediátrico, Dr. Luciana Domingues, la fe es un aspecto esencial en este proceso. “La espiritualidad hace más fuerte cualquier momento difícil. Y sabemos que creer y confiar ayuda”, dijo el doctor.

Por su lado, la madre de Mariana señaló que, como familia católica, todos tienen “mucha fe en Dios, en Jesús Misericordioso, en la Virgen María que intercede por nosotros y eso nos hace más fuerte mucho”.

“Es lo que nos da la motivación y la fuerza para proseguir adelante, proseguir buscando la cura de Mariana. Solo Dios está en nuestra vida, su fuerza viene de Dios, nuestra fuerza viene de Dios y muchas personas están orando por Mariana y por nosotros. Entonces, no sé qué sería de nuestra vida, de la vida de Mariana, si no estuviésemos tan apoyados por Dios y por el apoyo de la gente que nos rodea”, concluyó, expresando su “agradecimiento”.

Verifique también: