NOTICIAS

NBSCCCI publica nuevas pautas de protección

Hogar > Presentado > NBSCCCI publica nuevas pautas de protección

NBSCCCI publica nuevas pautas de protección

teresa devlin1

La Junta Nacional para la Protección de la Infancia en la Iglesia Católica de Irlanda (NBSCCCI) ha lanzado su nueva Guía sobre la Protección de la Infancia.

Incorpora dos nuevos estándares sobre atención y manejo del denunciante de maltrato y del denunciado.

La Guía de 2016, que se publicó el miércoles, es una actualización sustancial de las que se produjeron originalmente en 2008 según la NBSCCCI.

“Mientras realizábamos nuestras Revisiones, vimos evidencia de que se estaba produciendo confusión sobre la implementación de los Estándares”, explicó Teresa Devlin, directora ejecutiva de NBSCCCI.

“También notamos áreas donde se requerirían nuevos estándares. En consecuencia, ahora tenemos dos nuevos estándares. Uno se enfoca en la atención y el apoyo para el denunciante de abuso y el otro en el cuidado y manejo del sujeto de las denuncias de abuso, y se ha preparado un conjunto de materiales de orientación dedicados para cada uno”, dijo.

El organismo de control de la Iglesia sobre protección cree que el nuevo estándar sobre el cuidado y la gestión del demandado garantiza un proceso justo dentro de la Iglesia después de cualquier investigación realizada por las autoridades estatales pertinentes.

“Desde que los Estándares se adoptaron originalmente en 2008, hemos visto cambios legales que también tuvieron que incorporarse en la nueva Guía, por ejemplo, el establecimiento de la Oficina Nacional de Investigación bajo la Ley de la Oficina Nacional de Investigación (Niños y Adultos Vulnerables) de 2012. Además, la La orientación ahora tiene muchos más consejos sobre las redes sociales e Internet”, señaló Teresa Devlin.

El Estándar Tres, que se ocupa de la atención y el apoyo al denunciante, requiere que las instituciones de la Iglesia que reciben denuncias de abuso respondan con compasión y ofrezcan a quienes tienen presunto abuso infantil acceso a la atención, el asesoramiento y el apoyo adecuados.

“La autoridad de la Iglesia debe contar con una estructura de protección que brinde respuestas consistentes y efectivas a las necesidades de protección de los niños y adultos denunciantes en toda la Iglesia en su conjunto”.

“Los denunciantes deben ser escuchados y escuchados para garantizar que cualquier acusación o revelación de abuso se maneje con compasión, eficacia y profesionalidad”.

En otra parte, el nuevo estándar destaca que las personas que han sufrido abusos quieren ser escuchadas y que se reconozca su dolor muy real. Quieren una respuesta compasiva de la Iglesia y que se tomen medidas para garantizar que los niños estén ahora a salvo.

“Una persona que ha sufrido abuso tendrá fortalezas significativas, así como posibles necesidades complejas”.

“Revelar el abuso requiere un enorme coraje y exige un alto nivel de confianza. El abuso infantil por su propia naturaleza puede dañar la confianza; por lo tanto, es imperativo que cuando un denunciante esté listo para contar su historia, el oyente responda con gran sensibilidad y compasión”, afirma el documento de la NBSCCCI.

“Habrá una mezcla compleja de sentimientos y emociones donde el abuso ha sido a manos de alguien de confianza del denunciante, y más aún si el denunciado ocupa un puesto de responsabilidad espiritual o moral. Esto puede incluir el desafiante proceso de restablecer las relaciones con una comunidad de fe y con Dios”.

El nuevo estándar requiere que:– Se atienda a los denunciantes y se les facilite revelar el abuso en un entorno que satisfaga sus necesidades individuales;– Se escuche a los denunciantes con un espíritu de aceptación y confianza;– Se brinde asesoramiento, apoyo e información a niños y adultos que deseen para presentar una queja de abuso; – Se brinda atención pastoral a aquellos que han sido abusados ​​por personal de la Iglesia, cuando el denunciante lo considere útil.

El Estándar Cuatro se ocupa de aquellos que tienen acusaciones de abuso infantil sobre ellos y requiere que las diócesis y las órdenes religiosas les ofrezcan acceso a asesoramiento y apoyo adecuados.

Enfatiza que “Debe lograrse un equilibrio adecuado entre la protección de los niños y el respeto de los derechos de los encuestados. Donde hay conflicto, el bienestar del niño debe ser lo primero”.

“Los derechos de los encuestados son importantes y se les da la debida importancia, una vez que se ha garantizado la seguridad y protección de los niños”.

Sobre el papel de un Asesor, destaca que el Asesor designado:– Asistir a la reunión inicial con el demandado, el DLP y la autoridad de la Iglesia a fin de apoyarlos;– Mantenerlos informados sobre el progreso de su caso;– Dirigirlos a consejería y apoyo según sea necesario;– Ayudar al demandado a acceder a consejería de derecho civil y canónico;

En relación con el Estándar 4, el panel asesor es responsable de asesorar a la autoridad de la Iglesia con respecto a:– La credibilidad de la denuncia;– La idoneidad de brindar ayuda al demandado o a su familia;– La idoneidad de que el demandado continúe en su asignación pastoral actual, teniendo en cuenta la necesidad primordial de proteger a los niños;– El derecho del demandado al debido proceso y su derecho a la presunción de inocencia hasta que se determine la veracidad o no de la acusación;– Si una evaluación de riesgo especializada para el demandado debe buscarse; – Las necesidades de una parroquia u otra comunidad en la que el demandado ha servido.

La Orientación sobre la Licencia del Ministerio Sagrado explica que entre las acciones que pueden ser necesarias durante una investigación estatutaria y una investigación de la Iglesia está la restricción del ejercicio de su oficio y/o ministerio sagrado y apostolado por parte del demandado.

Se le puede pedir a un demandado que se retire de un oficio en particular y de otras formas de ministerio sagrado y apostolado, incluida la celebración pública de la Eucaristía y otros sacramentos durante el curso de cualquier investigación estatutaria, eclesiástica y canónica.

También se le puede exigir al demandado que deje de usar atuendo clerical.

Señala dos factores que determinarán la actuación de la autoridad eclesiástica al respecto:

Se ha alcanzado el umbral para informar a las autoridades legales; se ha realizado una evaluación inicial del riesgo potencial para los niños.

Establece que cada caso tendrá que ser considerado por sus propios méritos. El asesoramiento brindado a la autoridad de la Iglesia debe incluir específicamente una evaluación de la credibilidad de la acusación y el riesgo potencial que surge como consecuencia.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS