ATEISMO Y AGNOSTICISMO

Moral y valores ateos

Una afirmación popular entre los teístas religiosos es que los ateos no tienen base para la moralidad, que la religión y los dioses son necesarios para los valores morales. Por lo general, se refieren a su religión y dios, pero a veces parecen dispuestos a aceptar cualquier religión y cualquier dios. La verdad es que ni las religiones ni los dioses son necesarios para la moral, la ética o los valores. Pueden existir muy bien en un contexto secular sin Dios, como lo demuestran todos los ateos sin Dios que llevan vidas morales todos los días.

amor y buena voluntad

La buena voluntad hacia los demás es vital para la moralidad por dos razones. En primer lugar, los actos genuinamente morales deben incluir el deseo de que a los demás les vaya bien; no es moral ayudar a regañadientes a alguien que desearía que se acurrucara y muriera. Tampoco es moral ayudar a alguien debido a incentivos como amenazas o recompensas. En segundo lugar, una actitud de buena voluntad puede alentar el comportamiento moral sin necesidad de ser aguijoneado ni empujado. La buena voluntad funciona así como un contexto y una fuerza impulsora detrás del comportamiento moral.

Razón

Es posible que algunos no reconozcan de inmediato la importancia de la razón para la moralidad, pero podría decirse que es indispensable. A menos que la moralidad sea simplemente la obediencia a reglas memorizadas o lanzar una moneda al aire, tenemos que ser capaces de pensar clara y coherentemente sobre nuestras elecciones morales. Tenemos que razonar adecuadamente nuestro camino a través de las diversas opciones y consecuencias para llegar a una conclusión decente. Sin razón, entonces, no podemos esperar tener un sistema moral o comportarnos moralmente.

Compasión y Empatía

La mayoría de las personas se dan cuenta de que la empatía juega un papel importante cuando se trata de la moralidad, pero es posible que no se entienda tan bien como debería. Tratar a los demás con dignidad no requiere órdenes de ningún dios, pero sí requiere que seamos capaces de conceptualizar cómo nuestras acciones afectan a los demás. Esto, a su vez, requiere la capacidad de empatizar con los demás, la capacidad de poder imaginar cómo es ser ellos, aunque sea brevemente.

Autonomía personal

Sin autonomía personal, la moral no es posible. Si somos simplemente robots siguiendo órdenes, entonces nuestras acciones solo pueden describirse como obedientes o desobedientes; la mera obediencia, sin embargo, no puede ser moralidad. Necesitamos la capacidad de elegir qué hacer y elegir la acción moral. La autonomía también es importante porque no estamos tratando moralmente a los demás si les impedimos disfrutar del mismo nivel de autonomía que requerimos para nosotros.

Placer

En las religiones occidentales, al menos, el placer y la moral suelen ser diametralmente opuestos. Esta oposición no es necesaria en la moralidad secular e impía; por el contrario, buscar aumentar en general la capacidad de las personas para experimentar placer es a menudo importante en la moralidad impía. Esto se debe a que, sin ninguna creencia en una vida después de la muerte, se deduce que esta vida es todo lo que tenemos y, por lo tanto, debemos aprovecharla al máximo mientras podamos. Si no podemos disfrutar de estar vivos, ¿de qué sirve vivir?

Justicia y Misericordia

Justicia significa garantizar que las personas reciban lo que merecen, que un criminal reciba el castigo apropiado, por ejemplo. La misericordia es un principio compensatorio que promueve ser menos duro de lo que uno tiene derecho a ser. Equilibrar los dos es clave para tratar moralmente a las personas. La falta de justicia está mal, pero la falta de misericordia puede estar igualmente mal. Nada de esto requiere la guía de ningún dios; por el contrario, es común que las historias de dioses los describan como si no pudieran encontrar el equilibrio aquí.

Honestidad

La honestidad es importante porque la verdad es importante; la verdad es importante porque una imagen inexacta de la realidad no puede ayudarnos de manera confiable a sobrevivir y comprender. Necesitamos información precisa sobre lo que está sucediendo y un método confiable para evaluar esa información si queremos lograr algo. La información falsa nos obstaculizará o nos arruinará. No puede haber moralidad sin honestidad, pero puede haber honestidad sin dioses. Si no hay dioses, descartarlos es lo único honesto que se puede hacer.

Altruismo

Algunos niegan que el altruismo exista, pero cualquiera que sea la etiqueta que le demos, el acto de sacrificar algo por el bien de los demás es común a todas las culturas y todas las especies sociales. No necesitas que los dioses o la religión te digan que si valoras a los demás, a veces lo que ellos necesitan debe prevalecer sobre lo que tú necesitas (o simplemente crees que necesitas). Una sociedad sin autosacrificio sería una sociedad sin amor, justicia, misericordia, empatía o compasión.

Valores morales sin dioses ni religión

Casi puedo escuchar a los creyentes religiosos preguntando: “¿Cuál es la base para ser moral en primer lugar? ¿Qué razón hay para preocuparse por comportarse moralmente?” Algunos creyentes se creen inteligentes por preguntar esto, seguros de que no se puede responder. Es solo la astucia de un solipsista adolescente que cree haber encontrado una forma de refutar cada argumento o creencia adoptando un escepticismo extremo.

El problema con esta pregunta es que supone que la moralidad es algo que puede separarse de la sociedad y la conciencia humanas y basarse, justificarse o explicarse de manera independiente. Es como extirpar el hígado de una persona y exigir una explicación de por qué, y solo, existe mientras se ignora el cuerpo que han dejado desangrándose en el suelo.

La moralidad es tan integral a la sociedad humana como los órganos principales de una persona son integrales al cuerpo humano: aunque las funciones de cada uno pueden discutirse de forma independiente, las explicaciones de cada uno solo pueden ocurrir en el contexto de todo el sistema. Los creyentes religiosos que ven la moralidad exclusivamente en términos de su dios y religión son tan incapaces de reconocer esto como alguien que imagina que los humanos adquieren un hígado a través de un proceso distinto del crecimiento natural que se encuentra detrás de todos los demás órganos.

Entonces, ¿cómo respondemos a la pregunta anterior en el contexto de la sociedad humana? Primero, hay dos preguntas aquí: ¿por qué comportarse moralmente en un conjunto particular de circunstancias y por qué comportarse moralmente en general, aunque no en todos los casos? En segundo lugar, la moralidad religiosa que se basa en última instancia en los mandatos de un dios no puede responder a estas preguntas porque “Dios lo dice” y “Irás al infierno de lo contrario” no funcionan.

No hay suficiente espacio aquí para una discusión detallada, pero la explicación más simple de la moralidad en la sociedad humana es el hecho de que los grupos sociales humanos necesitan reglas y comportamientos predecibles para funcionar. Como animales sociales, no podemos existir sin moralidad más de lo que podemos sin nuestros hígados. Todo lo demas son solo detalles.

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS