Monje secuestrado por ISIS: El Papa en Irak lleva a Jesús a

BAGDAD, 06 de marzo. 21/09:22 am (ACI).- El padre Jacques Mourad, monje sirio-católico de la comunidad de Deir Mar Musa que fue secuestrado y retenido como rehén durante muchos meses por milicianos yihadistas del Estado Islámico en 2015, mencionó que en Irak el Papa Francisco lleva a Jesús a todos, no solo a los cristianos.

En afirmaciones a la agencia vaticana Fides, el sacerdote dijo que el Santo Padre “viene a traer a Jesús. Transporta a Jesús a todos, no solo a los cristianos”, y agregó que “Jesús es para todos, no solo para los cristianos”.

“El Papa transporta el cariño de Jesús a todos. Todos tienen la posibilidad de amar a Jesús y recibir una exhibe de su amor por todos, libremente y sin medida. Todos llevan en el corazón el deseo de Cristo”, ha dicho.

Pie. Mourad agregó que los cristianos en Irak “han vivido y prosiguen viviendo su testimonio cristiano de manera excepcional a lo largo de todos estos años de guerras”.

“La única fuerza de los cristianos es vivir el amor de Jesús, y ningún otro amor, hasta la cruz. Y los cristianos iraquíes ahora han vivido y prosiguen viviendo su testimonio católico de manera excepcional a lo largo de todos estos años de guerras”, ha señalado.

Pie. Jacques Mourad es integrante de la red social monástica fundada por el jesuita italiano Paolo Dall’Oglio. Tras ser liberado de su secuestro por parte del Estado Islámico en 2015, vivió durante un buen tiempo en Sulaymanyia, Kurdistán iraquí, en la vivienda local de su comunidad monástica.

A lo largo de su misión en Sulaymanyia, el p. Mourad asistió espiritual y materialmente a muchos asilados cristianos iraquíes que escaparon de Qaraqosh y otras ciudades de la Llanura de Nínive debido al avance de los yihadistas de ISIS.

En afirmaciones a la agencia vaticana Fides, el p. Mourad solicitó oración por el viaje del Papa Francisco a Irak.

“Debemos rezar por este viaje. No es un viaje solo para los cristianos de allí, ni para un solo país. Es un viaje a través del Medio Oriente. Recemos a fin de que asista a todos, sunitas, chiítas e incluso cristianos, a ser honestos en el diálogo”, dijo.

Refiriéndose a la matanza que tuvo lugar en 2010 en Bagdad, que dejó 48 muertos y un centenar de heridos, el p. Mourad ha subrayado que espera que el Papa “logre rendir homenaje a la sangre de los mártires, pero pensando también en sus asesinos”.

“De su sangre, de la sangre de los mártires, es necesario implorar que la emoción no se convierta en motivo para reabrir heridas, sino asimismo para ver a los asesinos y ofrecer el perdón a todos, en la contemplación de su gloria, gloria de de los mártires Este es el milagro que tiene la posibilidad de tener lugar, y por el que es requisito abogar, precisamente a la luz de la gloria de Cristo en ellos. Este es el milagro que podría reabrir varios caminos. Podría llevar a cabo aparecer el deseo de paz que existe en todos, en medio de las lesiones y el mal”, ha dicho el p. Mourad.

Asimismo, mencionó que la misión de las Iglesias en Oriente Medio “es vivir en la humildad y la pobreza entre los musulmanes. Y así, así, velar asimismo por la espera de Jesús que está presente en los musulmanes”. Añadió que, “sin esta misión, la presencia de cristianos en el Medio Oriente puede no tener sentido. Todo se vuelve difícil para los cristianos, y asimismo para el resto, si los cristianos no llevan consigo la promesa de Cristo”.

Al final, el p. Mourad se refirió a la fraternidad, palabra que, a su juicio, “concentra toda la teología cristiana que requerimos no solo para vivir cada día, sino asimismo para dar testimonio de nuestra fe”.

“En el momento en que los cristianos perdimos nuestra vocación de testimonio, también nosotros perdimos el sentido de nuestra vida aquí en los países de Medio Oriente, junto con nuestros hermanos y hermanas. Jesús se encarnó para esto y todo es posible para los que quiere. Vino a decirnos que Dios es la fuente de nuestra vida y que los humanos son el pueblo de Dios, por otra parte, cada vez que un país y un pueblo están sometidos a la violencia y a la guerra, esta vocación de todos y cada uno de los hombres de descubrirse como hermanos Y esta es obra del diablo, que quiere eliminar todo cuanto Dios ama”, concluyó.

Anunciado originalmente en ACI Press. Traducido y amoldado por Natalia Zimbrão.

Compruebe asimismo: