Mensaje de D. Odilo Scherer a Fray Leonardo y Fray

Por Moacir Bego

São Paulo-SP) – “¿Nosotros de quién deseáis ser ministros?” El interrogante del Arzobispo Metropolitano de São Paulo, Dom Odilo Pedro Cardeal Scherer, parece haber resonado con mucho más fuerza en el silencio de la magnífica y hermosa Iglesia de Santo Antônio do Pari, en São Paulo. Tenía cierta dirección en la noche del sábado 10 de marzo: Fray Leonardo Aureliano 2 Reis Teixeira 2 Santurrones y Fray João Francisco da Silva, quienes estaban por recibir los sagrados ministerios del presbiterio y diaconado, respectivamente.

El cuestionamiento de D. Odilo procedía de la reflexión del Evangelio de este domingo, que narra a Jesús expulsando a los prestamistas del santo templo y el lema escogido por los ordenandos: “Nosotros, en cambio, proclamamos a Cristo crucificado” (1Cor 1,23a). “Esta no es la religión que Dios desea. Y otra. Es exactamente venerar a Dios en espíritu y en verdad”, observó D. Odilo.

Según el Cardenal Scherer, el Apóstol Pablo ilustra bien esto en la 2ª lectura. “Los judíos solicitan milagros, los griegos piden sabiduría. Nosotros, ¿qué tenemos que decirles? Predicamos a Jesucristo crucificado. Escándalo para los dos. Pero la salvación de Dios para todo el que cree en Él. Predicamos a Jesucristo crucificado. Hoy, en opinión de muchos, ¡fracaso! Por eso se predica la religión del éxito, del éxito, de los números, de las cuentas bancarias, de los templos espléndidos, del comercio”, resaltó.

Comentando de forma directa a los candidatos a diácono y adulto mayor, preguntó: “¿De quién serás sacerdote? ¿De quién serás diácono? ¿De la religión del éxito, del milagro al apretar un botón, del engaño a toda costa, a poner a Dios contra la pared: “¡Dios debe responderme!”? ¿De quién serán ministros?”

Para D. Odilo, citando a São Paulo, no debemos avergonzarnos de la Cruz de Cristo. “Gloriémonos en la cruz de Cristo. Signo de salvación, perdón y clemencia de Dios. El cariño de Dios que sale al encuentro del pecador”. Y fue aún más enérgico: “San Francisco lo entendió bien. Tenía tal pasión por Jesucristo y Jesucristo Crucificado. En la vida, deseó en lo posible identificarse con Jesucristo pobre, Jesucristo humillado, Jesucristo manso, Jesucristo misericordioso, Jesucristo amoroso, Jesucristo que sale al acercamiento de todos los menospreciados. , que no vale nada. Sí, San Francisco lo hizo bien”.

Al final de su homilía, D. Odilo dijo que todos estamos invitados, en nuestro camino cuaresmal, a entender bien a qué nos encontramos llamados como cristianos, y dirigiéndose a fray Leonardo y fray João Francisco dijo: “Todo pueblo bautizado es un pueblo sacerdotal, participa del sacerdocio de Cristo y es invitado a vivir una vida santa. Pero los ministros organizados son hechos servidores de Jesucristo, del sacerdocio de Jesucristo a favor de los hermanos, para contribuir a los hermanos a acoger el don de Dios, para ayudarlos a vivir según el Evangelio”.

Con esta reflexión inició D. Odilo el rito de la ordenación diaconal y sacerdotal. Los 2 aspirantes se postraron en tierra mientras que se cantaba la letanía de Todos los Beatos, como signo de comunión con la Iglesia de todos los tiempos. El primero en arrimarse a D. Odilo fue fray João Francisco, que recibió por imposición de manos la orden del grado transitorio de diaconado, última etapa antes de la ordenación sacerdotal. Como símbolo de este ministerio, los diáconos se visten con dalmáticas, que simbolizan el servicio diaconal. A continuación, fray João recibió el Libro de los Evangelios de manos de D. Odilo.

Posteriormente, D. Odilo impuso las manos a fray Leonardo y, mediante la oración de ordenación, se proporcionó al elegido el don del Espíritu Santurrón para el oficio de presbítero. El mismo gesto fue repetido por los 29 presbíteros presentes en la celebración, uno a uno, para representar la admisión de los seleccionados a la Orden Presbiteral. Fray Leonardo, entonces, recibió las vestiduras rituales de manos de sus padres, José y María, y se vistió con el apoyo de fray Fidêncio y del párroco de la parroquia de Beato Antônio, fray Gilmar José da Silva. Entonces se hizo ungir las manos y recibió la patena con el pan y el cáliz con el vino y el agua.

Como diácono y sacerdote, fray João y fray Leonardo fueron acogidos por D. Odilo, familiares y cohermanos y prosiguieron la celebración al lado del presidente. Tranquilo, como corresponde a su personalidad, fray Leonardo charló por ambos y no se olvidó de agradecer a la Iglesia en la persona de D. Odilo, a la Provincia franciscana que los acogió en la persona del Ministro provincial, familiares, amigos y la red social en persona del párroco fray Gilmar. Y no se olvidó de agradecer a las Hermanas Scalabrinianas, que acogieron la caravana de Itaboraí, la nueva fraternidad de Fray Leonardo en Venda das Pedras (RJ).

D. Odilo saludó a todos y agradeció la presencia de los franciscanos en la Arquidiócesis en tres comunidades, recordando que su presencia en el Largo São Francisco es notable en la historia de la ciudad de São Paulo. “Que Dios los recompense por el servicio que prestan al pueblo de São Paulo y los bendiga con muchas vocaciones. El carisma franciscano es muy importante para el servicio de la Iglesia y para la comprensión del Evangelio. San Francisco quiso ser un Evangelio vivo en su historia. Por eso, el testimonio del carisma franciscano es primordial en la Iglesia de São Paulo. Quisiera expresarles mi agradecimiento a ustedes, franciscanos, por la contribución que hicieron a nuestra Arquidiócesis durante más de tres siglos. ¡Que tu testimonio asista a construir la Iglesia de São Paulo!. ¡Gracias!”, añadió el Arzobispo.

Fray Leonardo es el séptimo sacerdote ordenado este año en la Provincia. Antes de él fueron ordenados fray Laurindo Júnior, fray Alisson Zanetti, fray Alex Rodrigues, fray Diego Atalino Melo, fray Alexandre Verardi y fray Jeferson Broca. Asimismo serán ordenados fray Vanderley Grassi en Vila Velha (24 de marzo), fray Gilberto Silva en Jacarezinho-PR (28 de abril), fray Wilson Simão en Londrina-PR (5 de mayo) y fray Alberto Eckel Jr en Indaial-SC (26 de mayo). ).