Más de 200 iglesias atacadas por ISIS, esta es la situación

SANTIAGO, 05 Mar. 21/03:02 am (ACI).- El papa Francisco inicia su histórica visita a Irak, país de Medio Oriente donde la minoría cristiana ha sufrido en los últimos años los ataques de conjuntos fundamentalistas como el Estado Islámico, que, entre otros muchos cosas, ha destruido más de 30 iglesias.

La agenda del viaje incluye encuentros entre el Papa y autoridades civiles y obispos, instantes de oración y homenaje a las víctimas de la persecución y asesinato a manos del Estado Islámico (ISIS) e inclusive un encuentro interreligioso.

Em um relatório recente preparado por ocasião da visita do Papa, a fundação Ajuda à Igreja que Sofre (ACN) observou que os cristãos no Iraque são menos de 5% da população total do país, que segundo a Pontifícia Fundação até 2020 eram cerca de 40 miles de individuos. De la minoría cristiana, los católicos caldeos son el segmento más grande.

El caldeo es uno de los ritos católicos que están presentes en el país, junto con las comunidades siríaca, armenia, melquita y latina.

La oficina de ACN en Chile dijo el miércoles a ACI Prensa, la agencia en castellano del grupo ACI, que durante los ataques de ISIS unas 34 iglesias fueron completamente destruidas en el país, y 197 fueron parcialmente demolidas o padecieron asaltos.

Estos daños están incluidos en los 363 edificios de la Iglesia, como salones, jardines, salas de catequesis, que fueron dañados durante este periodo de violencia.

La directiva de ACN Chile, Magdalena Lira Valdés, apuntó que entre las iglesias más emblemáticas que fue destruida es la de Al-Tahira en Qaraqosh, que está encargada de la Inmaculada Concepción.

Lira señaló que la iglesia construida en 1932 reúne a “la mayor comunidad de católicos sirios de todo Oriente Medio” y a lo largo de la ocupación del Isis fue utilizada “como campo de guerra por los yihadistas”.

El supervisor de los trabajos de restauración de Al-Tahira, el padre Ammar Yako, indicó que la iglesia “fue seriamente dañada y quemada, y objetos de valor y muebles fueron saqueados. La torre del reloj de la iglesia fue dinamitada y numerosas pinturas y objetos religiosos fueron severamente destruidos. dañado.”

Hoy, con el apoyo de múltiples instituciones como ACN, la iglesia ha sido restaurada y será uno de los sitios que visitará el Papa Francisco en su viaje apostólico.

Otro templo dañado a lo largo de este tiempo de persecución fue la Iglesia de San Jorge, en el pueblo de Teleskuf, que en 2017 se transformó en el primer templo católico en la Llanura de Nínive en ser restaurado tras la expulsión del Estado Islámico.

Asimismo se atacaron monasterios y conventos, como el Convento de Nuestra Señora del Rosario en Teleskuf y el Monasterio de los Mártires Mar Behnam y Marth Sarah en Qaraqosh.

“En 2016, unas seis mil personas debieron dejar Teleskuf. Cuando retorné a esta región, todas y cada una de las viviendas estaban descuidadas y muchas de ellas destruidas. En Teleskuf, muchos inmuebles son solo escombros. La escuela y la casa de los pequeños quedaron demolidas, la forzaron las puertas del convento y saquearon la casa de las monjas”, dijo el Sr. Ilham, que vive en el convento de las monjas dominicas de Santa Catarina de Sena.

Según datos de ACN, en la actualidad hay 118 parroquias en Irak, la mayoría pertenecientes al rito caldeo.

El director de ACN Chile ha dicho al grupo ACI que la comunidad cristiana en Irak se ha reducido “importante y dramáticamente” de 1,5 millones en 2003 a aproximadamente 205.000 personas en la actualidad. El éxodo de leales de Irak es uno de los mayores retos para la Iglesia en el país.

“Es una minoría que sufrió mucho, es una minoría que también ha sufrido muchos sustos tras la persecución del Estado Islámico. Y es una minoría que lo perdió casi todo durante el ataque de ISIS”, añadió.

Lira mencionó que más del 50% de los cristianos iraquíes “debieron huir en el momento en que fueron atacados por el Estado Islámico y se han quedado sin nada, vivían en campos de refugiados”.

Añadió que hay un grupo de personas que lograron regresar a Irak por la ayuda que recibieron para la reconstrucción, pero aún existe temor por cuestiones de seguridad, por lo que para esta minoría cristiana la visita del Santo Padre “es un signo de esperanza”. “.

Es “un signo de no sentirse solos, de sentir que no están abandonados, que la Iglesia universal en la figura del Pontífice en el fondo está ahí acompañándolos, acogiéndolos, escuchándolos y consolándolos”, añadió.

Lira apuntó que esta visita es una manera de “generar puentes de entendimiento, puentes de acercamiento que son súper importantes para que puedan quedarse y tener confianza en su decisión de permanecer en Irak”.

“Esta visita es como una luz que irradiará por todo Oriente Medio, para las comunidades cristianas de esa zona, cuna de la cristiandad”, concluyó.

Artículo publicado inicialmente en ACI Prensa, traducido y amoldado por Rafael Tavares.

Verificar: