RELIGION CRISTIANA

Martín Lutero y la Reforma protestante

10 de noviembre de 1483 – 18 de febrero de 1546

Martín Lutero, uno de los teólogos más notables de la historia cristiana, es el responsable de iniciar la Reforma protestante. Para algunos cristianos del siglo XVI, fue aclamado como un pionero defensor de la verdad y las libertades religiosas; para otros, fue acusado de líder herético de una revuelta religiosa.

Hoy, la mayoría de los cristianos estarían de acuerdo en que influyó en la forma del cristianismo protestante más que cualquier otra persona. La denominación luterana lleva el nombre de Martín Lutero.

Vida joven

Martín Lutero nació en el catolicismo romano en el pequeño pueblo de Eisleben, cerca de la moderna Berlín en Alemania. Sus padres fueron Hans y Margarethe Luther, trabajadores campesinos de clase media. Su padre, un minero, trabajó duro para garantizar una educación adecuada para su hijo y, a los 21 años, Martín Lutero obtuvo una Maestría en Artes de la Universidad de Erfurt. Siguiendo el sueño de Hans de que su hijo se convirtiera en abogado, Martin comenzó a estudiar derecho en 1505. Pero más tarde ese año, mientras viajaba a través de una terrible tormenta, Martin tuvo una experiencia que cambiaría el curso de su futuro. Temiendo por su vida cuando un rayo no lo alcanzó por poco, Martin clamó un voto a Dios. Si sobrevivía, prometió vivir como monje, ¡y así lo hizo! Para gran decepción de sus padres, Lutero ingresó a la Orden Agustina en Erfurt en menos de un mes, convirtiéndose en un fraile agustino.

Algunos especulan que la decisión de Lutero de seguir una vida de devoción religiosa no fue tan repentina como sugiere la historia, sino que había estado en desarrollo durante algún tiempo, ya que entró en la vida monástica con gran fervor. Lo impulsaban los temores del infierno, la ira de Dios y la necesidad de obtener la seguridad de su propia salvación. Incluso después de su ordenación en 1507, estaba obsesionado por la inseguridad sobre su destino eterno y desilusionado por la inmoralidad y la corrupción que presenció entre los sacerdotes católicos que había visitado en Roma. En un esfuerzo por cambiar su enfoque del estado espiritual de su alma atribulada, Lutero se mudó a Wittenburg en 1511 para obtener su Doctorado en Teología.

El nacimiento de la Reforma

Cuando Martín Lutero se sumergió profundamente en el estudio de las Escrituras, especialmente las cartas escritas por el Apóstol Pablo, Lutero llegó a la abrumadora creencia de que era “salvo por gracia mediante la fe” solamente (Efesios 2:8). Cuando comenzó a enseñar como profesor de teología bíblica en la Universidad de Wittenburg, su nuevo entusiasmo comenzó a extenderse a sus conferencias y discusiones con el personal y la facultad. Habló apasionadamente sobre el papel de Cristo como único mediador entre Dios y el hombre, y que por la gracia y no por las obras, los hombres son justificados y perdonados de los pecados. Lutero ahora sentía con toda seguridad que la salvación era un regalo gratuito de Dios. Sus ideas radicales no tardaron en hacerse notar. Después de esto, estas revelaciones no solo cambiarían la vida de Lutero, sino que cambiarían para siempre la dirección de la historia de la iglesia.

Las 95 tesis

En 1514, Lutero comenzó a servir como sacerdote en la Iglesia del Castillo de Wittenburg, y la gente acudía en masa para escuchar la predicación de la Palabra de Dios como nunca antes. Durante este tiempo, Lutero se enteró de la práctica de la Iglesia Católica de vender indulgencias. El Papa, según su criterio del “tesoro de los méritos de los santos”, vendió méritos religiosos a cambio de fondos para reconstruir la Basílica de San Pedro en Roma. A aquellos que compraron estos documentos de indulgencia se les prometió un castigo reducido por sus pecados, por los pecados de sus seres queridos fallecidos y, en algunos casos, el perdón total de todos los pecados. Estimulado por las prácticas sin escrúpulos de John Tetzel, un monje que vivía en la cercana Sajonia, Lutero se opuso públicamente a esta práctica, que denunció como deshonesta y un abuso del poder de la iglesia.

El 31 de octubre de 1517, Lutero clavó su famoso 95 tesis al tablón de anuncios de la Universidad, la puerta de Castle Church, desafiando formalmente a los líderes de la iglesia sobre la práctica de vender indulgencias y describiendo la doctrina bíblica de la justificación solo por gracia. Este acto de clavar su 95 tesis a la puerta de la iglesia se ha convertido en un momento decisivo en la historia cristiana, simbólico del nacimiento de la Reforma protestante.

Las críticas vocales de Lutero a la iglesia fueron vistas como una amenaza a la autoridad papal, y los cardenales de Roma le advirtieron que se retractara de su cargo. Sin embargo, Lutero se negó a cambiar de posición a menos que alguien pudiera señalarle evidencia bíblica de cualquier otra actitud.

Excomunión y Dieta de Worms

En enero de 1521, Lutero fue excomulgado oficialmente por el Papa. Dos meses después, se le ordenó comparecer ante el emperador Carlos V en Worms, Alemania, para una asamblea general del Sacro Imperio Romano Germánico, una convención conocida como la “Dieta de Worms” (pronunciado “dee-it of Vorms”). En el juicio ante los más altos funcionarios romanos de la Iglesia y el Estado, nuevamente se le pidió a Martín Lutero que renunciara a sus puntos de vista. Al igual que antes, sin nadie capaz de proporcionar evidencia bíblica irrefutable, Lutero se mantuvo firme. Como resultado, a Martín Lutero se le emitió el Edicto de Worms, prohibiendo sus escritos y declarándolo “hereje convicto”. Luther escapó en un “secuestro” planeado al castillo de Wartburg, donde sus amigos lo mantuvieron protegido durante casi un año.

Traducción al alemán

Durante su reclusión, Lutero tradujo el Nuevo Testamento al idioma alemán, dando a los laicos la oportunidad de leer la Palabra de Dios por sí mismos y distribuir Biblias entre los alemanes por primera vez. Aunque fue un punto brillante en su búsqueda espiritual, este fue un momento oscuro en la vida emocional de Lutero. Se informa que los espíritus malignos y los demonios lo perturbaron profundamente mientras realizaba la traducción. Tal vez esto explique la declaración de Lutero en ese momento de que había “expulsado al diablo con tinta”.

Grandes logros

Bajo la amenaza de arresto y muerte, Lutero regresó audazmente a la Iglesia del Castillo de Wittenburg y comenzó a predicar allí y en las áreas circundantes. Su mensaje siguió siendo uno de salvación por la fe sola junto con la libertad del error religioso y la autoridad papal. Evitando milagrosamente la captura, Lutero pudo organizar escuelas cristianas, escribir instrucciones para pastores y maestros (más grande y Catecismo Menor), componer himnos (incluido el conocido “Castillo fuerte es nuestro Dios”), compilar numerosos folletos e incluso publicar un libro de himnos durante este tiempo.

Vida de casados

Sorprendiendo tanto a amigos como a simpatizantes, Lutero se casó el 13 de junio de 1525 con Katherine von Bora, una monja que había abandonado el convento y se había refugiado en Wittenburg. Juntos tuvieron tres niños y tres niñas y llevaron una vida de feliz matrimonio en el monasterio agustino.

Envejeciendo pero Activo

A medida que Lutero envejecía, padecía muchas enfermedades, como artritis, problemas cardíacos y trastornos digestivos. Sin embargo, nunca dejó de dar conferencias en la Universidad, escribir contra los abusos de la Iglesia y luchar por reformas religiosas.

En 1530, el famoso Confesión de Augsburgo (la principal confesión de fe de la Iglesia Luterana), que Lutero ayudó a escribir. Y en 1534 completó la traducción del Antiguo Testamento al alemán. Sus escritos teológicos son considerablemente extensos. Algunas de sus obras posteriores contenían escritos violentos con lenguaje crudo y ofensivo, creando enemigos entre sus compañeros reformadores, judíos y, por supuesto, Papas y líderes de la Iglesia Católica.

Días finales

Durante un viaje agotador a su ciudad natal de Eisleben, en una misión de reconciliación para resolver una disputa de herencia entre los príncipes de Mansfeld, Lutero sucumbió a la muerte el 18 de febrero de 1546. Dos de sus hijos y tres amigos cercanos estaban a su lado. Su cuerpo fue llevado de regreso a Wittenburg para su funeral y entierro en Castle Church. Su tumba está ubicada directamente frente al púlpito donde predicó, y todavía se puede ver hoy.

Más que cualquier otro reformador de la iglesia en la historia cristiana, el impacto y la influencia de las contribuciones de Lutero son difíciles de describir adecuadamente. Su legado, aunque muy controvertido, ha avanzado a través de un desfile de reformadores igualmente celosos que modelaron la pasión de Lutero por permitir que la Palabra de Dios sea conocida y entendida personalmente por cada hombre. No es exagerado decir que casi todas las ramas del cristianismo protestante moderno le deben una parte de su herencia espiritual a Martín Lutero, un hombre de fe radical.

Fuentes:

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS