NOTICIAS

Mapeando las cosmologías de Sigrid Undset

Detalle de “Retrato de Sigrid Undset” (1923) de Harald Slott-Møller (Wikimedia Commons)

Como devota admiradora de Sigrid Unset, espero aprender más sobre ella y las influencias en su escritura. En Sigrid Unset: lectora de corazones, Fr Aidan Nichols, OP, prepara el escenario apropiadamente con sus influencias fundacionales, que son naturalmente su familia, sus raíces noruegas y sus propias inclinaciones académicas. Sigrid nació de un padre anticuario (dedicado a la arqueología de la edad del hierro y las sagas medievales tempranas) y una madre dotada académica y artísticamente. Es fácil ver cómo una atmósfera culturalmente tan rica nutrió a su hijo mayor.

Tenía solo nueve años cuando leyó su primera saga, que luego calificó como un “punto de inflexión” en su vida, tal fue su impacto psicológico. Esta exposición temprana al poder de la palabra escrita, combinada con el trabajo de su padre y su gran amor por la botánica, finalmente la llevó a combinar con éxito el rigor histórico y biológico con el realismo psicológico, creando escenarios ricos que con el tiempo podrían infundirse con el despertar espiritual que tiene lugar en su propia alma.

Padre Nichols rastrea las principales influencias en su formación (familiar, cultural y política), pero es su tierna ilustración del alma curiosa que se arrastra hacia adelante lo que se hace de manera tan competente: distinguir las pistas reveladoras y los avances intelectuales que crean los puntos de pivote esenciales en el crecimiento de Sigrid. . Un novelista exitoso disecciona ese viaje y lo vuelve a armar en la página por el bien del lector, y lo que Sigrid hizo por sus personajes ficticios, el padre Nichols lo hace por nosotros, aunque no en forma narrativa sino como un mosaico, organizado según una miríada de temas, y cómo y dónde surgieron en su escritura.

Las experiencias de Sigrid, un “almacén de las impresiones de la vida”, se vertieron en su ficción, lo que le permitió crear personajes profundamente interesantes que crecen orgánicamente de acuerdo con las circunstancias y la gracia. De hecho, fue su propio entorno rocoso lo que simultáneamente la llevó a huir de Europa, a aplicar sus habilidades de escritura a la propaganda de guerra y, en última instancia, a abrazar la Iglesia Católica. Cerca del final de este libro, el padre Nichols ofrece la imagen del puente, que da sentido a su vida, el arco de su escritura e incluso la cultura más amplia que se transforma de manera radical e inquietante.

Desafortunadamente, estos fines tienen propósitos opuestos, porque mientras ella se vio impulsada a agudizar las distinciones entre la espuma y la Fe, al mismo tiempo, el mundo en general estaba dejando de lado las verdades ganadas con tanto esfuerzo y hundiéndose nuevamente en el caos. Su amor por la escolástica le permitió dejar de lado el sentimentalismo y el idealismo en aras de “la filosofía de lo real”, que la llevaría con seguridad a través de las arenas movedizas del modernismo y la “anarquía intelectual” del protestantismo. Ella vio claramente que la vaga “hermandad” que se vendía en el mercado secular, especialmente después de la guerra, era imposible sin la Paternidad de Dios y la disciplina de la virtud aplicada.

Aquí es donde encaja la imagen del puente. Con el rechazo de la ley natural, la familia tradicional y la moral cristiana ya tomando forma firme a su alrededor, destacó la importancia de la maternidad como vínculo fundamental entre el niño y el mundo, la familia como baluarte contra el caos de la inestabilidad política. , y las verdades de la fe como base esencial para ejemplificar la realidad en un mundo que se aferra a ideologías cómodas. Ella vio que la visión racionalista del hombre estaba destruyendo su capacidad de encontrar a Dios, porque el hombre es, en realidad, una criatura que necesita suelo, raíces y estructura, ideas que fueron ampliamente ilustradas en todos sus escritos, tanto de ficción como no. ficción. Sin cosas tan concretas a su alcance, el hombre moderno era propenso a la ansiedad y la desesperación y, sin embargo, su sofisticada pretensión lo cegaba ante las “cosmologías en miniatura” que lo rodeaban.

Sus personajes medievales no necesitaban luchar de esta manera —la Iglesia era entonces un sólido puente entre lo humano y lo divino—, pero sus relatos y ensayos contemporáneos vislumbran la pérdida posterior de esa sana antropología, pues de todos los puentes que ofrece, ella sabía por experiencia que una evaluación honesta de la naturaleza apunta confiablemente al Absoluto.

Este perfil ricamente documentado es un tónico para una era arrastrada por el racionalismo y el cientificismo. Su presciencia la llevó a notar que la tendencia al narcisismo ya presente en el siglo XX nos llevaría a reemplazar una auténtica cultura cristiana basada en la verdad con una mera estética, cambiando con los vientos de la moda. El rechazo de un orden católico terminaría en una sociedad fragmentada, asfixiada por intereses contrapuestos de individuos ensimismados.

Todo lo que ella vio en forma embrionaria se ha hecho realidad, ya que nuestro clima moral actual exhibe el terror impotente de una caída libre.

La entropía está siempre arañando nuestras construcciones, y los corazones de los jóvenes están atrapados por la misma “confusión conceptual” que ella predijo hace décadas. Aun así, aquellos que entienden el Evangelio no necesitan desesperarse, porque la salvación está disponible para todos los que simplemente toman la mano de Dios. Esto fue lo que Kristen Lavransdatter se dio cuenta en su lecho de muerte al mirar su propia mano, marcada por la huella residual de su anillo de bodas, donada como último acto de caridad. Nunca es demasiado tarde, la devastación moral que nos rodea nunca debe impedirnos abrazar la verdad que resuena en cada capa de la creación.

Padre Nichols, obviamente profundamente comprensivo con el cuidado de las almas, ofrece una cita final de Sigrid: “Todo hombre nace individualmente y debe ser salvado individualmente”. Esto subraya la tremenda verdad de que, si bien nacemos para la comunión y necesitamos esos puentes que nos conectarán con la familia, la sociedad y Dios, son los medios para la consumación final en Cristo.

Si en la actualidad faltan los grandes puentes de la cultura y la catequesis, quedan todas aquellas pequeñas pasarelas, precarias pero robustas al servicio, creando conexiones personales cada vez que un alma amorosa puede leer el corazón del prójimo y suplir lo que necesita. Sigrid Undset usó sus amplios dones para distinguir aquellas cosas que facilitan el camino hacia Dios, y al estudiar su vida estamos mejor equipados para hacer lo mismo con quienes nos rodean.

Con ese fin, este libro es de hecho un tesoro tanto para los lectores devotos de Undset como para aquellos nuevos en sus ricas y gratificantes novelas.

Sigrid Unset: lectora de corazonesPor P. Aidan Nichols, OPIgnatius Press, 2022 Tapa blanda, 218 páginas

Botón volver arriba

Bloqueo de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS